:)

El Extranjero

QAnon es el movimiento de extrema derecha encargado de cuestionar todo en Estados Unidos

Entre los principales objeticos del movimiento QAnon está la de luchar contra la existencia de una élite compuesta por pedófilos adoradores de satán

Published

on

Twitter ha desactivado miles de cuentas allegadas al movimiento. / Foto: Cortesía

El movimiento de conspiración QAnon, considerado desde 2019 como una potencial amenaza terrorista en Estados Unidos, ahora prohibido en las principales plataformas digitales, nació en 2017 en suelo estadounidense entre los partidarios de Donald Trump, que denuncian la existencia de una presunta “élite” compuesta por pedófilos adoradores de Satán.

La insurrección en el Capitolio, el pasado 6 de enero, fue alimentada por grupos conspirativos, extremistas y movimientos marginales vinculados a QAnon y los Proud Boys, dos facciones de extrema derecha que el presidente Trump se negó repetidamente a condenar durante su campaña electoral el año pasado.

En 2016, el caso Pizzagate, un rumor según el cual una pizzería de Washington estaba siendo utilizada como escondite de una élite demócrata pedófila, tuvo una gran repercusión en los círculos de conspiración y contribuyó al nacimiento de la “teoría” QAnon el año siguiente.

Lee: La irrupción de seguidores de Donald Trump en el Capitolio es un golpe de Estado

Lleva el nombre de un misterioso funcionario que se hace llamar Q, que lucharía por derribar un “Estado profundo”, una organización de altos funcionarios del gobierno involucrados en redes de pedófilos que buscan establecer un “nuevo orden mundial”. Y sólo el presidente Trump, sería capaz de frustrar este plan.

Desde su inicios, QAnon ha vivido en los rincones más oscuros de Internet. Ahora los seguidores del grupo, que se hacen llamar “creyentes”, han encontrado un nicho en las redes sociales y dentro del Partido Republicano.

En las redes sociales, QAnon “es una esponja para las teorías de conspiración. Todo es aceptable, desde las mitologías antisemitas, la 5G, las mascarillas, la ciencia ficción…”, y las diferentes teorías se alimentan mutuamente, según Tristan Mendès France, que enseña culturas digitales en la Universidad de París, retomada por la agencia AFP.

Sus principales teorías de conspiración afirman que docenas de políticos y celebridades de una lista A trabajan en conjunto con los gobiernos de todo el mundo para involucrarse en el abuso sexual infantil. Los seguidores también creen que hay un esfuerzo de “estado profundo” para aniquilar al presidente Trump.

Con la crisis sanitaria de Covid-19 y los temores que generó, la teoría estadounidense se está afianzando en Europa, tanto en Internet como durante las manifestaciones contra las medidas sanitarias en Alemania, Londres y París, en las que se escucharon slogans de QAnon.

El período de incertidumbre, el clima de ansiedad y la caída de la confianza de las poblaciones en sus gobiernos e instituciones proporcionan un terreno fértil para estas teorías de conspiración, dicen los expertos. A los investigadores también les preocupan los vínculos recurrentes con la extrema derecha. 

Trump siempre se ha negado a condenar explícitamente el movimiento conspirativo. Una de sus activistas, Marjorie Taylor Greene, una clara partidaria de QAnon, ganó un escaño en el Congreso de Estados Unidos el 3 de noviembre de 2020.

Lee: Simpatizantes de Donald Trump violentan seguridad del Capitolio y causan destrozos

“+Q+ es un patriota”, estimó en 2017

Lauren Boebert, una candidata de Colorado que participó en varios programas en línea pro-QAnon, también fue elegida para la Cámara de Representantes. Sin embargo, dijo que se había distanciado del movimiento.

Unos 20 candidatos más cercanos al movimiento se presentaron a las elecciones del 3 de noviembre para el Congreso, como Mike Cargile en California, o Antoine Tucker en Nueva York. Pero sólo Taylor Greene y Boebert fueron elegidos. 

En Europa, algunas personalidades han popularizado las tesis QAnon, como el cantante alemán Xavier Naidoo, o Attila Hildmann, un chef vegano que participó en las manifestaciones contra las mascarillas en Berlín a principios de septiembre. 

Facebook afirma que ha tomado medidas enérgicas contra los movimientos conspirativos QAnon, eliminando cuentas e invirtiendo en un programa de verificación de información.

Twitter anunció el pasado lunes que había “suspendido permanentemente” 70 mil cuentas afiliadas al movimiento para evitar que usaran la red social con fines violentos. El anuncio se produjo después de que la cuenta del presidente Trump fue suspendida permanentemente por cargos de incitación a la violencia al haber pedido a sus partidarios que marcharan al Capitolio.

El nacimiento del grupo anárquico y su continua infiltración en la vida estadounidense, es el resultado de la campaña de desinformación rusa que tuvo como objetivo las elecciones estadounidenses en 2016.

Si bien la campaña rusa tenía un objetivo aparente –influir en los votantes para elegir a Trump–, QAnon es descentralizado y no tiene un objetivo claro aparte de su eslogan popular, “Cuestionar todo”.