:)

El Extranjero

La lucha contra el narco en Estados Unidos debe de cambiar: WHDPC

Un informe de la Comisión de Política de Drogas del Hemisferio Occidental hace una recomendación a Estados Unidos con 5 puntos para la lucha antidrogas

Published

on

propone apoyar a los gobiernos de América Latina.

La política antidrogas de Estados Unidos para con América Latina debe cambiar si es que Washington quiere combatir eficazmente un problema agravado por la pandemia de Covid-19, de acuerdo con una comisión del Congreso estadounidense que presentará un informe bipartidista que se publicará en próximos días.

El informe de la Comisión de Política de Drogas del Hemisferio Occidental (WHDPC) llega a unos días de a haber iniciado la transición de gobierno entre el gobierno del presidente saliente Donald Trump y el equipo del demócrata Joe Biden, quien asumirá el mando de Estados Unidos el 20 de enero de 2021, con una posible vuelta de turca hacia la política con América Latina.

Para poner en contexto la comisión se define como una entidad bipartidista independiente con dos misiones: evaluar una variedad de programas antinarcóticos estadounidenses en Latinoamérica y luego hacer recomendaciones para mejorarlos.

Lee: México y Estados Unidos trazan un plan para frenar el tráfico de armas y drogas

El documento asegura: “Una amenaza cada vez más compleja requiere una estrategia a largo plazo más ágil y adaptativa. Nuestro esfuerzo general debe enfocarse en lograr un objetivo fundamental de política exterior: reducir el suministro de drogas peligrosas ayudando a los gobiernos socios en América Latina a contrarrestar las viciosas organizaciones criminales transnacionales”.

El análisis es el resultado de 18 meses de investigación sobre la “guerra contra las drogas”, que ha costado miles de millones de dólares a los contribuyentes estadounidenses sin poner fin a las altas tasas de violencia y corrupción en gran parte del hemisferio occidental.

“Una amenaza cada vez más compleja requiere una estrategia a largo plazo más ágil y adaptativa”, dijo la Comisión de Política de Drogas del Hemisferio Occidental en el informe, al que tuvo acceso Reuters antes de su publicación.

Su publicación coincide con un momento en que los problemas de salud y el estrés económico asociados con el brote de coronavirus, que ha impactado duramente a Estados Unidos, y que han aumentado los desafíos para erradicar el narcotráfico en la región.

“La pandemia ha exacerbado las condiciones que están empeorando nuestra actual crisis de opioides, como la falta de tratamiento adecuado, la angustia económica y el aislamiento social”, dijo el reporte emitido por un panel de ex funcionarios gubernamentales demócratas y republicanos y miembros de la Cámara de Representantes.

El informe elogia algunas políticas, como los programas en Colombia para proporcionar alternativas al cultivo de coca –la fuente de la cocaína– y los esfuerzos para fortalecer las reformas de la justicia penal en México.

Asimismo, se refiere al progreso desigual de los planes de reforma policial en El Salvador, Guatemala y Honduras, un grupo de atribuladas naciones conocidas como el Triángulo del Norte.

Lee: “Seré un presidente para todos los estadounidenses”: Joe Biden

Particularmente el gobierno de El Salvador, de Nayib Bukele, tiene una lucha abierta contra las pandillas o maras de ese país que también se dedican al trasiego de la droga, pero también enfrenta una lucha encarnizada con la oposición y algunas ONG que critican sus métodos, que según ellos violentan los derechos humanos de los delincuentes.

Sin embargo, el informe también encontró que las políticas antinarcóticos han causado daños considerables. Por ejemplo, algunos esfuerzos para erradicar la producción de coca han trasladado la producción y la violencia asociada a nuevas comunidades.

Además, los esfuerzos para aplicar la ley dirigidos a los líderes de las bandas han fracturado en ocasiones a los carteles de la droga, provocando más violencia a medida que sus miembros luchaban por el control.

Se espera que el gobierno del presidente electo Joe Biden cambie el enfoque de Estados Unidos hacia la región, con más énfasis en la ayuda exterior, la diplomacia y los derechos humanos, en comparación con el mandatario saliente, Donald Trump, que apostó más por sancionar a Venezuela y Cuba y detener a los inmigrantes en la frontera, presionando a México con impuestos arancelarios y al Triángulo Norte con quitarle partidas económicas.

Sugerencias

Según Reuters, el informe de 117 páginas insta a instaurar políticas interagencias “más inteligentes”. En total son cinco las recomendaciones que hace la entidad al gobierno estadounidense para su estrategia antidroga.

La primera es “empoderar al Departamento de Estado para desarrollar y coordinar un esfuerzo de todo el gobierno para contrarrestar las organizaciones criminales transnacionales en el exterior y reducir el suministro extranjero de drogas ilícitas”.

Lo segundo que recomiendan es “reemplazar el proceso de certificación y designación de drogas por herramientas más efectivas para evaluar los esfuerzos de los países para contrarrestar la delincuencia transnacional y sancionar a quienes no actúen. El proceso de certificación actual ofende a nuestros socios y hace poco para disuadir las prácticas corruptas en naciones hostiles”.

Además, creen que es importante desarrollar programas de asistencia policial y antinarcóticos basados en acuerdos, haciendo énfasis en el fortalecimiento de las instituciones y así poder reducir las tasas de impunidad y aumentar las de la confianza en el estado.

“Los acuerdos resultantes deben ser lo más transparentes posible e incluir mecanismos sólidos de seguimiento y evaluación, basados en indicadores cuantitativos y cualitativos recopilados tanto por los ejecutores del programa como por expertos independientes”, afirma la comisión.

Por último aconsejan reorientar la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP) y fortalecer la capacidad del Tesoro de los Estados Unidos para investigar los flujos financieros ilícitos.

“El Congreso debe proporcionar recursos adicionales a la Red de Ejecución de Delitos Financieros del Tesoro, fortaleciendo su capacidad para investigar el lavado de dinero y otros delitos financieros y para ayudar a socios extranjeros”, se lee en el documento.