:)

La Opinión

Los “intelectuales” orgánicos lloran por el dinero que les pagaban

Un grupo de intelectuales orgánicos encabezados por Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze fueron mantenidos los últimos 30 años por los gobiernos en México

Published

on

Los “intelectuales” orgánicos son soberbios, arrogantes, prepotentes, clasistas y racistas.

Héctor Aguilar Camín, escritor y uno de los “connotados” intelectuales orgánicos, le bastaba descolgar el teléfono para pedirle un a favor al expresidente Carlos Salinas de Gortari.

“Necesito dinero, necesito boletos de avión, necesito una plaza para mi pariente”, decía el dueño de la revista Nexos. Son unos inútiles, holgazanes y mantenidos del gobierno.

Aguilar Camín junto con Enrique Krauze, Jorge Castañeda y Javier Sicilia, por citar algunos, son el vivo retrato de la tranza de los intelectuales orgánicos. Son delincuencia bien organizada. Utilizan su intelecto en transar, chantajear, engañar y robar.

Lee: El pueblo no apoyará el regreso de la corrupción de los intelectuales orgánicos: AMLO

Todos esos intelectuales orgánicos, junto con los Abajo Firmantes (pondré la lista) representan la decadencia, ruindad, perdición de hombres y mujeres adoradores del dinero.

Ellos, esos que se dicen “intelectuales” orgánicos del viejo régimen, sólo sabían sonreír ante la desigualdad, la injusticia, la corrupción, la inseguridad y el saqueo que vivió México durante los últimos 35 años.

Soberbios, arrogantes, prepotentes, clasistas y racistas eran sus puntos de distinción entre su decrépito Círculo Rojo.

¿Creen que nos toman el pelo? ¿Piensan que pueden seguir igual que antes? ¿Esperan que millones de mexicanos les aplaudan como si nada hubiera pasado?

Definitivamente, sufren un trastorno psicológico y emocional que le pudiéramos llamar: Vileza y desvergüenza.

Andan de micrófono en micrófono, de estación en estación, de televisora en televisora sin un ápice de pudor, de sonroja, de decoro. Me doy cuenta que simplemente no conocen estas virtudes.

Lee: Emilio Lozoya detallará cómo fue la entrega de dinero de Odebrecht: AMLO

Es un hecho, ya no podrán engañar más a los mexicanos. Los ciudadanos ya despertaron y tiene hambre de justicia. Fueron muchos años de empobrecimiento físico, emocional y espiritual.

¡Ya no!!! México está despierto, activo, participando, opinando, proponiendo y actuando a favor de una mejor ciudadanía.

México no necesita a los intelectuales orgánicos. México no los quiere cerca. Entiendan México es más grande que su ambición y ego retorcido. Estos intelectuales lloran sólo por el dinero que les entregaban a cambio de su silencio y su complicidad.

No tienen nada que ofrecer, nada que aportar, México ya cambió y México no olvida. Esta historia continuara…