:)

Sonora

Hay barcos “hundidos” en el abandono en el muelle pesquero del Parque Bonfil en Mazatlán

Hay embarcaciones camaroneras que están convertidas en “fierro viejo”

Published

on

MAZATLÁN, Sinaloa. Decenas de embarcaciones se encuentran en el olvido, envejecidas y a punto de ser fierro viejo en el muelle pesquero del Parque Bonfil, como reflejo de la crisis pesquera que se registra en el municipio.

Aunque la flota de Mazatlán está conformada por 500 barcos pesqueros, la mayoría de ellos tiene una antigüedad de 30 años.

El paso de los años ha convertido al muelle pesquero mazatleco prácticamente en un cementerio, por el poco mantenimiento que reciben, mientras que otros han quedado abandonados por litigios o que han sido embargados por los bancos.

Lee: Los armadores dicen que es lento el mantenimiento de los barcos camaroneros en Mazatlán

En 2016, autoridades de la Administración Portuaria Integral de la Cuarta Zona Naval y de la Capitanía de Puerto de Mazatlán emprendieron un programa de extracción de embarcaciones que se hundieron al cumplir su vida útil.

En los últimos seis años se lograron sustraer 14 barcos, mientras que aún quedan otras 12 embarcaciones por sacar de las aguas del estero, derivado del riesgo que causan para el resto de embarcaciones.

El casco de los barcos pesqueros tiene diferentes recubrimientos para evitar el deterioro y la oxidación de las mismas. Una de las sustancias aplicadas es la pintura antivegetativa. Este tipo de pintura tiene la función de evitar la acumulación de “conchuela” que puede afectar en el rendimiento del barco.

Como consecuencia de la utilización de químicos para protección y mantenimiento de las embarcaciones, el agua se ve contaminada al paso de los barcos, situación que empeora cuando son atracados por mucho tiempo y sin darles mantenimiento.

Los barcos camaroneros hundidos no pueden reflotar debido a su grave deterioro, pero pueden ser desmantelados y fundir el fierro para ser reciclado, o bien, ser vendido para recuperar los gastos de operación por su extracción del lecho marino.

Alrededor de las embarcaciones pesqueras hundidas o semihundidas, el agua tiene un aspecto espeso y de color verde, provocado por los químicos con los que están cubiertos los cascos de las embarcaciones, además del diesel y elementos plásticos como el poliuretano que son utilizados para la pesca.

Marimar Toledo | El Sol de Mazatlán

Trends