:)

El Extranjero

La variante Ómicron del Covid-19 sepulta la esperanza de inmunidad de rebaño

Es mucho más potente que sus predecesoras a la hora de infectar a personas vacunadas o con una infección previa

Published

on

Foto: EFE

CHICAGO, Estados Unidos. Es improbable que la variante Ómicron, que se propaga mucho más rápido que las mutaciones anteriores del coronavirus, ayude a los países a lograr la llamada inmunidad de rebaño contra el Covid-19, en la que suficientes personas se vuelven inmunes al virus como para frenar los contagios.

Desde los primeros días de la pandemia, algunos funcionarios de salud pública expresaron su esperanza de que esto fuera posible, siempre y cuando un porcentaje suficiente de la población estuviera vacunada o infectada con el virus.

Sin embargo, las esperanzas se desvanecieron cuando el virus mutó en nuevas variantes de rápida sucesión durante 2021, lo que le permitió reinfectar a personas que estaban vacunadas o que habían contraído previamente la enfermedad.

Lee: Ómicron recuerda que la pandemia de Covid-19 está muy viva

Algunas autoridades sanitarias han revivido la posibilidad de la inmunidad de rebaño desde que apareció Ómicron a finales del año pasado, argumentando que el hecho de que la variante se propague tan rápidamente y cause una enfermedad más leve podría exponer pronto a suficientes personas para proporcionar la protección colectiva.

Pero distintos expertos en enfermedades señalan que la transmisibilidad de Ómicron se ve favorecida por el hecho de que esta variante es incluso mejor que sus predecesoras a la hora de infectar a personas vacunadas o con una infección previa. Y esto se suma a la evidencia de que el coronavirus seguirá encontrando formas de atravesar nuestras defensas inmunitarias.

“Alcanzar un umbral teórico más allá del cual cesará la transmisión es quizá poco realista, dada la experiencia que hemos tenido en la pandemia”, dijo el doctor Olivier le Polain, epidemiólogo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esto no quiere decir que la inmunidad previa no ofrezca ningún beneficio. En lugar de la de rebaño, muchos expertos entrevistados por la agencia Reuters afirmaron que cada vez hay más pruebas de que las vacunas y la infección previa ayudarían a reforzar la protección de la población contra el Covid-19, lo que hace que la enfermedad sea menos grave para quienes se infectan o se reinfectan.

“Mientras la inmunidad de la población se mantenga con esta variante y las futuras, tendremos suerte y la enfermedad será manejable”, dijo el doctor David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Las actuales vacunas contra el Covid se diseñaron principalmente para prevenir la enfermedad grave y la muerte, más que la infección. Pero los resultados de las pruebas clínicas realizadas a finales de 2020, en los que se demostró que dos de las vacunas tenían una eficacia superior al 90 por ciento contra la enfermedad, despertaron inicialmente la esperanza de que el virus pudiera contenerse mediante la vacunación generalizada, de forma similar a como se ha frenado el sarampión.

Con el SARS-CoV-2, dos factores han socavado desde entonces el panorama, dijo Marc Lipsitch, epidemiólogo de la Escuela de Salud Pública T.H. Chan de Harvard: “El primero es que la inmunidad, sobre todo a la infección, que es el tipo de inmunidad importante, disminuye con bastante rapidez, al menos con las vacunas que tenemos ahora”… La segunda es que el virus puede mutar rápidamente de forma que le permite eludir la protección de la vacunación o de la infección previa, incluso cuando la inmunidad no ha disminuido.

Lee: La variante Ómicron del Covid-19 daría inmunidad más rápido: López-Gatell

El doctor David Wohl, especialista en enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte, dijo que “las reglas cambian cuando las personas vacunadas pueden seguir albergando el virus e infectar a otras”.

Wohl alertó del peligro de asumir que la infección con Ómicron aumentaría la protección, especialmente contra la siguiente variante que pueda surgir. “Sólo porque hayas tenido Ómicron, puede que eso te proteja de volver a contraer Ómicron… Tal vez“, agregó.

Las vacunas en desarrollo que proporcionan inmunidad contra futuras variantes o incluso contra múltiples tipos de coronavirus podrían cambiar esto, dijo Pasi Penttinen, el principal experto en gripe del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades, pero llevará tiempo.

Aun así, la esperanza de que la inmunidad de rebaño o en grupo sea un boleto de vuelta a la vida normal es difícil de eliminar.

Julie Steenhuysen | The Conversation / El Sol de México