:)

La Opinión

Estados Unidos pone presión al Triángulo Norte por la migración

Triángulo Norte vive momentos difíciles por la pandemia de Covid-19, lo que ha impulsado las caravanas de migrantes y otros problemas sociales y políticos

Published

on

A Estados Unidos no le quedó otra más que aplicar medidas más fuertes contra los países del llamado Triángulo Norte, con la finalidad de alinear su lucha contra la migración y la enquistada corrupción en la región, y ya hizo pública una lista de funcionarios corruptos, incluidos ministros de Bukele, expresidentes y jueces.

Honduras, El Salvador y Guatemala tienen mucha cola que les pisen, el presidente hondureño, Orlando Hernández, y su hermano se han encargado de convertir a su país en un narcoestado y desde hace ya varios meses Estados Unidos les pisa los talones.

Ahora Honduras es paso obligado y referente de las operaciones del tráfico de drogas en la región, eso ha provocado ingobernabilidad y por consecuencia éxodos hacia Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida, de hecho, todas las megacaravanas migrantes que se han organizado en la región han iniciado en Honduras.

Lee: AMLO y el gobierno personalista

En esas megacaravanas se ha reportado que sucede de todo, desde gente que intenta probar suerte en la Unión Americana hasta tráfico de drogas y de personas. Por supuesto en tiempos de pandemia la crisis de escasez en la región ha tomado tintes alarmantes.

Luego en El Salvador la cosa ha estado difícil para el mandatario Nayib Bukele, quien desde que llegó al poder se convirtió en el acérrimo rival de los viejos políticos de ese país, pero el mandatario abrió una lucha sin cuartel contra los expresidentes, las pandillas y los cotos de poder que no están de su lado.

Es posible que a mucha gente al interior de El Salvador o en el mismo exterior no le gusten las formas de Bukele y eso ha desatado una ola de acusaciones en contra de su gobierno, sobre malos manejos en la compra de insumos para combatir la pandemia e incluso vínculos con las maras, pero su forma de gobernar le ha dado resultado y por consecuencia también ya les arrebató a sus opositores el control del Congreso.

Precisamente esa forma de gobernar le ha convertido en un personaje incómodo también en el exterior de El Salvador y ha tenido fuertes choque con varias ONG, como Human Rights Watch, con el Caucus Hispano estadounidense, con México, bueno para ser más claros Bukele está en contra que su país esté considerado dentro del llamado Triángulo Norte.

Esa postura ha obligado al gobierno de Bukele a pagar para que gestores estadounidenses reposicionen a El Salvador en Washington, aunque al mismo tiempo ha rechazado reunirse con el enviado de EU a la región, Ricardo Zúñiga, figura clave para la nueva lista de sancionados.

Respecto al gobierno guatemalteco, el presidente Alejandro Giammattei llegó al poder con la consigna de limpiar la corrupción de los que le antecedieron, pero como ya es costumbre eso no sucedió, por el contrario, los derechos humanos en ese país cayeron a un barril sin fondo, de hecho, las voces para que renuncie son cada día más insistentes.

Cuando Giammaittei tomó el poder rompió y echo a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, que depende de la ONU y que tenía como principal misión luchar contra la corrupción gubernamental. Al actual mandatario se le señala del mal manejo de la pandemia, de la creciente pobreza y de nuevos brotes de corrupción.

Con Estados Unidos se comprometió a convertirse en un tercer país seguro para los solicitantes de asilo, pero siempre que quiere hacer presión relaja el control de los flujos migratorios y el paso por ese territorio es aprovechado por los cárteles para reclutar o secuestrar a migrantes.

Es por eso que el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó la denominada ‘Lista Engel’, una relación de 55 funcionarios centroamericanos y del Triángulo Norte a los que Washington señala por actos de corrupción, obstrucción de la justicia o por debilitar la democracia y a los que puede sancionar con restricciones de visas.

La lista incluye a 14 funcionarios salvadoreños, entre ellos siete colaboradores cercanos del presidente  Bukele, como su ministro de Trabajo, Rolando Castro, su jefa de Gabinete, Carolina Recinos, o su exministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas.

Además, hay 20 guatemaltecos, entre ellos el expresidente Álvaro Colom (2008-2012) señalado de corrupción por anomalías en una contratación de transporte público; también está el magistrado de la Corte de Constitucionalidad, Néster Vásquez, y los excandidatos presidenciales Mario Estrada y Alejandro Sinibaldi.

El país con más señalados es Honduras. En el listado aparecen 21 personas de esa nacionalidad, entre ellas el expresidente Porfirio Lobo (2010-2014), acusado de recibir sobornos del grupo del narcotráfico Los Cachiros, y la ex primera dama Rosa Elena Bonilla y más de una docena de diputados.

Hace unas semanas, el gobierno de Biden puso en marcha toda una estrategia para frenar los flujos migratorios hacia Estados Unido desde el Triángulo Norte.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, visitó Guatemala y nuestro país, pero el asunto migratorio es una prioridad en la Casa Blanca y los resultados deben ser rápidos para frenar la migración del Triángulo Norte.

Hoy el Partido Republicano y Donald Trump tienen en la migración su principal herramienta para atacar al gobierno de Biden, y de hecho ya lo están aplicando, ahora falta ver si el poder suave que aplica el actual gobierno da frutos, porque si no la intensidad de la presión va a crecer y puede alcanzar a nuestro país o quizá ya lo alcanzó. O usted ¿qué cree?

Lee: Entre serpientes y alacranes