:)

Política

Los sindicatos de la 4T ganan con la crisis laboral en México

Ven en Napoleón Gómez Urrutia y Pedro Haces a las figuras de este movimiento obrero que pretende mayor cobertura

Published

on

Foto: Cortesía @NGOMEZURRUTIAMX

Las dos quejas de sindicatos en Estados Unidos por violaciones a derechos laborales en empresas del sector automotriz en México son sólo las primeras de una oleada de demandas que se anticipan y que serán respaldadas y aprovechadas por líderes gremiales, como los morenistas Napoleón Gómez Urrutia y Pedro Haces para empujar un movimiento obrero corporativista, similar al que por décadas integró la Confederación de Trabajadores de México (CTM) con el PRI, dicen especialistas.

Para Diego García Saucedo, integrante de la Academia Mexicana de Derecho Procesal del Trabajo, con las denuncias contra la CTM por violaciones a los derechos de los trabajadores en una planta de General Motors en Silao, el gobierno federal pretende mostrar que cumple sus compromisos en el marco del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá, pero también busca impulsar el éxito de los sindicatos que le son afines.

Desde mayo de 2019, un análisis de Citibanamex advirtió que la entrada en vigor del T-MEC podría derivar en el surgimiento de un movimiento obrero nacional empujado por el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, en una relación parecida a la que tuvo la CTM con el partido en el poder.

Lee: Pide senadora morenista Cecilia Sánchez elecciones libres en sindicato petrolero

El grupo financiero explicó el apoyo a la renegociación del acuerdo comercial por parte de las organizaciones de trabajo en Estados Unidos y Canadá, por la relación cercana del presidente de la Comisión del Senado encargada del asunto, Napoleón Gómez Urrutia, con sus homólogos en ambos países.

García Saucedo señala que la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT) de Gómez Urrutia, y la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), de Pedro Haces, el primero senador en activo y el segundo senador suplente pero ambos morenistas, podrían erigirse al frente de este nuevo sindicalismo.

El especialista recuerda que durante su exilio en Canadá por más de 12 años, Gómez Urrutia se relacionó con líderes sindicales de América del Norte, entre ellos Richard Trumka, de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFLCIO, por sus siglas en inglés).

“Aprendió mucho sindicalismo moderno, aunque no necesariamente a favor de México, fue diferente, un poco más golpista (…) Trajo una nueva visión pero emparejada a sus intereses; son líderes sindicales enemigos de la CTM desde siempre”, comenta el abogado.

Debido a esta cercanía, Gómez Urrutia tuvo una serie de reuniones con Trumka en 2019, antes y durante la visita del líder sindicalista estadounidense al presidente López Obrador en Palacio Nacional, donde hablaron sobre la nueva legislación laboral de México.

Óscar Alatorre Castillo, socio y director corporativo en Bufete Alatorre Mendieta, coincide en que la CIT y la CATEM han cobrado una fuerza relevante en el país, donde destaca la presencia de Gómez Urrutia, quien es el que más sinergia tiene con los sindicatos de Estados Unidos y Canadá, mientras que la CTM ha perdido fuerza.

“Sabemos de la fuerza que tuvo la CTM durante muchos años y que ya no la tiene como antes, y es probable que ahora los dos líderes sindicales principales en Morena quieran hacer algo en ese sentido”, agrega el especialista.

Lee: Piden investigar la opacidad de los centros deportivos propiedad del sindicato ferrocarrilero

Destaca que el problema con el tema sindical es la injerencia política y los intereses que puede haber detrás de estos organismos, pero si surge un sindicalismo con base en lo que quieran los trabajadores, que es lo que se busca con el T-MEC y la reforma laboral, será algo positivo.

El lunes pasado, AFL-CIO solicitó al Gobierno de ese país presentar la primera denuncia laboral en el marco del T-MEC contra la empresa Tridonex por obstaculizar la elección de una representación sindical independiente en su planta de autopartes en Matamoros, Tamaulipas.

La central obrera presidida por Richard Trumka, la más grande de Estados Unidos, denunció que en los últimos dos años los trabajadores de Tridonex han sido acosados y despedidos por intentar organizarse en un sindicato independiente, lo que significa una violación al acuerdo comercial de América del Norte que entró en vigor en julio del 2020.

Un día después, los congresistas estadounidenses Dan Kildee, Bill Pascrell Jr. y Earl Blumenauer enviaron una carta a la presidenta de GM, Mary Barra, para cuestionarla por presuntas violaciones de derechos laborales en la planta de la compañía en Silao, Guanajuato.

Los legisladores señalaron violaciones en la elección del sindicato de la fábrica automotriz por parte de la CTM, como la retención de contratos o intimidación para votar a favor de un grupo.

De inmediato la Secretaría del Trabajo declaró que ya había advertido de las irregularidades, emplazó a reponer la votación en 30 días y anunció que iniciaría demandas penales contra los miembros de la CTM por esta situación.

Las primeras quejas desde el vecino país se producen casi un año después de aquel 29 de junio de 2020, cuando se publicó el decreto del Tratado de Libre Comercio entre México, EU y Canadá (T-MEC), que en su Capítulo 23 establece los acuerdos en materia laboral.

En este marco, México pactó compromisos para garantizar la libertad de asociación y el reconocimiento efectivo del derecho a la negociación colectiva, la creación de órganos independientes e imparciales para registrar las elecciones sindicales y resolver controversias relacionadas con contratos colectivos y el reconocimiento de los sindicatos.

También pactó un sistema de verificación de las elecciones de los líderes sindicales para que se realicen a través del voto personal, libre y secreto de sus miembros y el inicio de un proceso de legitimación de contratos colectivos a través de la representatividad del sindicato.

Los tres países pactaron un inédito Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida en Instalaciones Específicas, que se distingue por su celeridad, ya que puede resolver una controversia en aproximadamente cuatro meses. Este mecanismo permite a Estados Unidos o Canadá solicitar la resolución de una Denegación de derechos que ocurra en un planta o fábrica en territorio nacional. Si bien México puede también presentar tales reclamos el alcance es más limitado.

Así, los dos socios de México pueden tomar medidas como bloquear la entrada de bienes procedentes de plantas o instalaciones de sectores como el aeroespacial, automotriz, autopartes y otros que no se adecúen a los lineamientos laborales tres meses después de iniciar el proceso de disputa.

Las demandas laborales presentadas la semana pasada sorprendieron al presentarse de manera continua, según los especialistas.

Luego de las denuncias de la AFL-CIO contra Tridonex y de tres congresistas contra la planta de GM en Silao, la Embajada de México en EU hizo un llamado al Gobierno de ese país para revisar la situación de trabajadores agrícolas. México pidió respeto a los derechos laborales de los jornaleros connacionales previstos tanto en la legislación estadounidense como en el T-MEC.

Para los abogados consultados, esto apenas inicia ya que en las próximas semanas o meses comenzará a verse una ola de denuncias ante los paneles laborales. “Fue la gota que derramó el vaso.

Lee: Morena exige investigar a los 36 líderes de las secciones del sindicato de Pemex

Esto empezó con Tridonex, luego GM y ahora hay que ver quién sigue. Se dio la pauta para que los trabajadores y sindicatos empiecen a meter más quejas”, señala Alejandra Gómez Massud, asociada laboral del despacho GLZ Abogados.

Los especialistas laborales coinciden en que la respuesta a estas violaciones laborales indican que el T-MEC y la reforma a la Ley Federal del Trabajo (LFT) de 2019 traerán cambios positivos para los trabajadores mexicanos, como la elección libre de sus representantes sindicales y sus contratos colectivos de trabajo.

Alejandro Avilés, presidente del Colegio de Abogados Laboralistas de la Ciudad de México, considera que difícilmente regresará al país un viejo sindicalismo como el de la CTM, ya que con los cambios legislativos ahora son los trabajadores los que eligen a sus dirigentes mediante el voto libre y secreto.

Juan Luis Ramos | El Sol de Puebla