:)

Negocios

El cambio en la ley ferroviaria es una mala señal para la fusión de Kansas City Southern

La iniciativa desincentiva la unión de Kansas City Southern con una firma canadiense, dice Óscar del Cueto

Published

on

foto: Cortesía KCS

La iniciativa para modificar la Ley Reglamentaria del Servicio Ferroviario desincentiva la intención de crear una empresa del sector que atienda a los tres países que forman parte del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC), advierte Óscar del Cueto, presidente de Kansas City Southern de México (KCSM).

La matriz de esta compañía, Kansas City Southern (KCS) está por decidir si se une con Canadian Pacific Railway o con Canadian National Railway, dos empresas canadienses que buscan, a través de la fusión, prestar servicios ferroviarios en los tres países de Norteamérica para impulsar el intercambio comercial en el acuerdo internacional.

El 22 de marzo, Canadian Pacific Railway (CP) presentó una oferta de fusión en la que pagaría 29 mil millones de dólares a KCS para consolidarse en una empresa con una red de 32 mil kilómetros entre México, Estados Unidos y Canadá.

Lee: CAF México continúa con la entrega de trenes para el Metro de Manila (Filipinas)

Un mes después, Canadian National Railway (CN), la competencia directa de CP, presentó una oferta alternativa en la que ofreció mil millones de dólares adicionales por el control de la ferrocarrilera.

Kansas City Southern señaló en un comunicado en abril que está analizando las dos ofertas para definir por cuál se inclinan los accionistas.

“Una postura en este sentido de un ferrocarril que una a los tres países es que este tipo de iniciativas (de reforma) manda una señal equivocada. Esta iniciativa no incentiva esta parte de inversión de hacer un ferrocarril de Norteamérica, por eso hablamos de que ojalá podamos tener un diálogo abierto en el que legisladores, gobierno federal y nosotros podamos discutir este tipo de temas para no mandar señales equivocadas”, dijo Del Cueto.

La propuesta de reforma, que ya fue aprobada por el Senado de la República, pretende reducir los periodos de concesión ferroviaria de 50 a 35 años, así como darle la facultad a la Autoridad Regulatoria de Transporte Ferroviario (ARTF) para poner topes a las tarifas que cobran las empresas por sus servicios.

El empresario aseguró que los cambios en las reglas del juego afectan los planes de inversión del sector a nivel internacional, aunque reconoció que todavía es muy pronto para definir el futuro de la fusión.

“En este momento diría que no, porque no está aprobada (la reforma). Es un primer paso que se da pero no lo vería así. Si vas a tener que hacer inversiones bajo reglas distintas y un plazo menor de concesión, sí, obviamente afectaría (la fusión de KCS)”, expuso.

Canadian Pacific, la primera empresa que presentó una propuesta para unirse con KCS, informó que la fusión que intenta su rival, Canadian National es una amenaza contra la competencia en el sector de transporte ferroviario.

Lee: Denuncian extracción de roca en la Reserva de Los Tuxtlas, en Veracruz, para el Tren Maya

La compañía señaló que más de 100 clientes e integrantes del sector ferroviario han presentado cartas ante la Junta de Transporte de Superficie de Estados Unidos (TSB, por sus siglas en inglés), la encargada de regular la competencia en este ramo, expresando su preocupación respecto a la posible unión de Canadian National con Kansas Citu Southern.

“Las cartas de clientes y otras partes interesadas destacan la creciente preocupación de que la combinación CNKCS reduciría la competencia en el corredor Canadá-Estados Unidos-México”, expuso Canadian Pacific en un comunicado.

Óscar del Cueto, quien también es presidente de la Asociación Mexicana de Ferrocarrileros, agregó que tener concesiones más cortas también puede frenar la inversión dentro del país para el desarrollo ferroviario en el largo plazo.

“Si haces inversiones en locomotoras o carros, son bienes que se deprecian en 35 o 40 años, si reduces el tiempo de concesiones lo que haces es desincentivar la inversión. La inversión está planeada en 50 años y otros 50 prorrogables, lo que sucede aquí es que te cambian las reglas del juego, modifica las reglas y esto, para amortizar a muchos años, se complica”, apuntó el empresario.

Cada año, abundó, la industria ferroviaria invierte entre 500 y 600 millones de dólares y aseguró que el gasto comprometido por la empresa que preside en México se mantendrá sin cambios.

En marzo de este año, Kansas City Southern de México anunció que invertirá dos mil 368 millones de pesos, lo que representa 7.8 por ciento menos que lo destinado en 2020, aunque la compañía aseguró que el monto puede incrementarse conforme se recupere la economía.

Del total, mil 984 millones de pesos se destinarán a infraestructura y el resto a material rodante y sistemas.

Juan Luis Ramos | El Sol de México