:)

Guanajuato

El lago Cuitzeo está a punto de desaparecer por la sequía en Guanajuato

La desecación ha causado pérdida de especies vegetales, animales y actividades productivas

Published

on

Muchos pescadores han decidido dedicarse al campo o a la construcción Foto: Jorge Carmona

ACÁMBARO, Guanajuato. El lago Cuitzeo está a punto de desaparecer por la sequía, y entre lodo y espejismo de agua, los pocos pescadores aún buscan el sustento en lo que otrora fuera un importante embalse de la región.

Hoy, tardan hasta tres horas en llegar a lo más profundo: 30 centímetro de agua y tras ocho horas de trabajo sacan 10 pesos, “ni para comer”, dicen.

La desecación del lago Cuitzeo provoca la pérdida de especies vegetales, animales y actividades productivas de cientos de pescadores guanajuatenses de las comunidades de La Ortiga, Parcialidad, El Zapote, Andocutín e Irámuco.

Lee: Los tablajeros de Irapuato (Guanajuato) culpan a la sequía por el alza en el precio de la carne

Desde hace algunos años, el nivel de agua del lago Cuitzeo del lado de Guanajuato ha bajado considerablemente, por lo que la actividad productiva de pesca se ha vuelto solo una opción para algunos, ya que la mayoría de pescadores han dejado este oficio por buscar oportunidades en el campo y la construcción.

Everardo Ramos Hernández, pescador de Irámuco desde hace más de 20 años, dio a conocer que el lago Cuitzeo sufre una evaporación nunca antes vista, alejando el agua a kilómetros de las comunidades aledañas como La Ortiga, Parcialidad, El Zapote, Andocutín e Irámuco.

Dijo que “el lago está a un 20 por ciento de su capacidad del volumen de agua, es puro lodo; las zonas más profundas tienen sólo 30 centímetros, lo demás es solo un espejismo de agua porque tiene solo unos cinco centímetros de agua”.

Advirtió que si este año no llueve, lo más viable es que este cuerpo de agua desaparezca por completo, “la falta de lluvia durante estos dos últimos años y la evaporación nos están dejando sin este hermoso lago, tenemos la esperanza que este año llueva lo suficiente para aumentar sus niveles, de lo contrario sólo tendremos kilómetros desérticos con polvo”.

Por otro lado, el pescador Guillermo Maravilla refirió que este año ha sido el más difícil desde hace décadas, puesto que hay días que han trabajado durante ocho horas para solo ganar 10 pesos, aunque “este año ha sido de los peores, por eso, muchos ya no quieren entrar al lago a pescar, los que entramos es porque no tenemos otra entrada de dinero más que pescar, no sale ni para comer”.

“El lago ya no tiene agua, andamos entre el lodo, duramos horas para entrar a la zona más profunda, la cual está a unos tres kilómetros de la orilla; sólo quedamos unos 20 pescadores de cientos que hay, es muy difícil pescar, una barrica la repartimos entre cuatro y nos la pagan a 150 pesos”.

Los pescadores de esta región piden a las autoridades correspondientes que se les apoye, ya que se están quedando sin empleo por la sequía del lago Cuitzeo, aseguran que los pocos apoyos que brindan son bajo muchos requisitos, los cuales no pueden cumplir y por eso no tienen nada del gobierno.

Lee: La sequía en 15 estados está pegando a la producción agrícola: Álvaro López Ríos

Por otro lado, Oscar Alejandro Morales Juárez, encargado de flora y fauna del departamento de Ecología confirmó que la sequía de este lago afecta de manera directa al sector productivo de pesca de la rivera del lago Cuitzeo que comprende las comunidades de Irámuco, Parcialidad, Buenavista, Andocutín, El Zapote, La Cañada y La Ortiga ya que su principal actividad es o era la pesca.

En cuanto a la biodiversidad, dijo que las especies nativas del lago están en riesgo de desaparecer, pese a los esfuerzos de la Universidad Michoacana de San Nicolas de Hidalgo de tener algunos de los peces en reproducción fuera del sitio.

Actualmente, agregó, la zona que comparte Acámbaro con Zinapécuaro es la que continua con un poco de agua, “pero finalmente las condiciones hidrometeorológicas nos están apuntando a que pronto no va a haber recarga de agua en esta zona y muy probablemente quedará seca esta parte”.

El Sol del Bajío