:)

Baja California

Damián 666 prefirió la lucha libre a ser futbolista y técnico en computación

El luchador libre Damián 666 toma terapia de duelo para superar la muerte de su esposa y terapia física para subir al ring

Published

on

Foto: Archivo

TIJUANA, Baja California. El hogar del luchador, José Leonardo Carrera Gómez, conocido como “Damián 666” estaba en la zona norte de Tijuana, un área conocida por sus bares y espacios para la prostitución, pero hay varios gimnasios de boxeo.

La leyenda de la Lucha Libre Mexicana nació y pasó la infancia en la ciudad fronteriza, pero después viajó a Guadalajara y se graduó como Técnico en Sistemas de Computación.

“Era operador de sistemas, habíamos nada más en México 29 operadores. Era que tenías que estar en un cuarto gigante”, contó José Leonardo.

Lee: Sandboarding, un deporte extremo que gana terreno en Baja California

Su camino profesional duró poco, porque llegaron oportunidades en el deporte: fue parte de las fuerzas básicas del equipo de futbol profesional de “Tecos”, de la Universidad Autónoma de Guadalajara.

Pero su paso fue corto también por el futbol. Una tarde encontró a un compañero de la primaria, “Zika”, un luchador, quien le dijo “¿Por qué no te metes de luchador? Tienes espalda como de cargador de abastos”.

Fue fácil para José Leonardo porque su mamá era aficionada a la Lucha Libre y él pasaba los fines de semana en la Arena Coliseo. Pronto su madre pactó un entrenamiento con el promotor y exluchador, Cuauhtémoc “Diablo” Velasco.

Y la vida luchìstica llegó para José Leonardo Carrera. El 12 de octubre de 1982 está presente en su memoria porque debutó en una función en Colima, con el nombre de “Caballero 2000”.

En la empresa mexicana de Lucha Libre se da a conocer a nivel nacional, en su paso por las arenas México, Coliseo, Revolución, pero el terremoto en 1985 de la Ciudad de México le llevó a su ciudad natal: Tijuana, donde peleó por unos meses.

La primera oportunidad internacional llegó y Leonardo viajó a Japón para luchar, ahí se convirtió en “Damián 666”. Contra todos los pronósticos de la gente, que le auguraron “mala suerte” con el nombre por ser del demonio.

“En Japón no son supersticiosos. Mucha gente me dice que el 666 viene en la biblia y es el número de bestia”, refirió.

Lee: Erik El Terrible Morales peleará contra Marco Antonio Barrera en el cuadrilátero y en un podcast

Por cinco años se mantuvo en el país oriental, alejado de su esposa María Guadalupe Lizárraga e hijos “Lo que más sacrifica uno es la familia: los cumpleaños, aniversarios, nacimientos… no estás en muchas cosas”, lamenta.

Perder a la compañera de vida durante 43 años es un golpe, compartió José Leonardo Carrera Gómez. El luchador de 59 años de edad quedó viudo cuando su esposa falleció a causa del SARS-CoV-2. 

“Me cambió mucho la vida, ahora me acuesto y mi cama sola, me levanto y solo. Estoy en la sala y solo… me cambió la vida. Nunca me imaginé que muriera mi esposa, yo juraba que nos íbamos a quedar de viejitos los dos”, señaló.

“Damián 666” logró superar el contagio de Covid-19, sólo con una secuela de fibrosis en los pulmones, aunque eso no es lo más complicado en su vida. 

“Yo tomé la rienda de todo lo que hacía ella (esposa). Tengo una nieta que vive con nosotros y tengo que estar con ella en las clases: A ver matemáticas, español… y a estar por un lado de ella”, relató.

Por la tarde se ocupa de su entrenamiento físico, a preparar la comida, platica con sus hijos y nietos y se olvida del retiro de la Lucha Libre.

“Si ya me quedé solo, me salgo de la lucha y me voy a morir, o no sé… con la muerte de mi esposa prefiero salir, viajar… es muy pesado para mí”, compartió.

Además de las terapias de duelo para superar la muerte de su esposa, José Leonardo va a terapias físicas para tratar hernias lumbares y estar listo para subir al ring