:)

Seguridad

Hallan basurero ilegal de medicamentos caducos en Tlaxcala

Los residuos peligrosos están a la intemperie y violan todas las normas ecológicas y de salud

Published

on

La autoridad sanitaria no ha atendido el caso. / Foto: César Rodríguez

CHIAUTEMPAN, Tlaxcala. Una barranca de este municipio se convirtió en un tiradero clandestino donde grandes cantidades de medicamentos caducos se echan a perder abandonados a la intemperie.

Sorprendentemente, el basurero ilegal se ubica a escasos 200 metros del Centro de Salud Urbano de Chiautempan, adscrito a la Secretaría de Salud del estado.

La gran mayoría de fármacos localizados cuentan con su empaque de plástico y cartón. Aunque algunos lotes han sido cubiertos de tierra del lugar para ocultar su presencia, otros son calcinados parcialmente y el olor fétido se percibe a varios metros de distancia.

Lee: El relleno sanitario de “La Candelaria” compacta 11 mil toneladas de basura de Los Cabos

A principios del mes, una denuncia anónima y otra más vía Facebook alertaron a las autoridades municipales y estatales, pero hasta ahora no se han atendido el problema.

Por la cercanía con el Centro de Salud Urbano de Chiautempan, los vecinos sospechan que los residuos pertenecen a su almacén, versión que al momento no ha sido confirmada.

Y es que aunque actualmente hay desabasto de medicamentos en esa unidad médica, los empaques de los fármacos en la barranca cuentan con precio y carecen de la leyenda que especifica la prohibición de su venta, características que tienen los medicamentos del sector público.

Es la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Tlaxcala (Coeprist) la dependencia en la entidad encargada de verificar el destino final de los medicamentos caducos.

Lo anterior, ya sea mediante un convenio con una asociación civil o bien una empresa farmacéutica a la que se le regresan las medicinas a escasos meses de vencer su vigencia.

Otra opción es enviarlos a un sitio de disposición controlada o a un basurero, donde los medicamentos deben cubrirse inmediatamente con grandes cantidades de desechos sólidos para evitar su recuperación o contaminación.

El hallazgo del tiradero clandestino de medicamentos es un peligro latente para la salud de la población porque contamina el medio ambiente y porque se corre el riesgo de que sean recogidos de esa zona y comercializados en el llamado “mercado negro”.

Lee: Por omisión legal, la Cofepris retira reglas para registrar medicamentos

La clasificación de Residuos Peligrosos Biológico Infecciosos (RPBI), basada en la norma NOM-045-SEMARNAT-2005, especifica que este tipo de desechos deben ser sometidos a una inactivación química o ser incinerados cuando ya estén caducados, pero en un sitio apropiado para su destino final.

En la lista de los RPBI se incluyen las medicinas porque pueden volverse tóxicas al entrar en contacto con el drenaje. En el caso de antibióticos y antivirales, la misma norma indica que se genera una resistencia a los microorganismos, sobre todo los que se encuentran en el agua.

Sobre esta problemática, asociaciones civiles en diversas partes del país recomiendan que los medicamentos caducos no sean depositados en basura, sanitarios, tiraderos al aire libre o reservas naturales, sino desechados a través de los mecanismos adecuados de recolección y destrucción.

De hecho, aclaran que la disposición de este proceso debe ejecutarse por la autoridad competente en materia de salud.

El manejo de los desechos también atañe a dependencias públicas del sector ambiental y a expertos a nivel ministerial, regional y local.

Sin embargo, nadie en el gobierno de Tlaxcala se hace responsable por el tiradero clandestino de medicamentos. Los vecinos que radican en las inmediaciones afirman que ya reportaron el hallazgo del basurero, pero no han tenido respuesta de la Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios de la entidad.

Ante este descubrimiento, especialistas recomiendan no comprar medicamentos en mercados, tianguis, puestos ambulantes u otro tipo de establecimientos, y solo hacerlo en farmacias autorizadas para evitar adquirir productos que puedan venir de este tipo de sitios.

Entre los medicamentos encontrados están antibióticos, analgésicos, diuréticos, suplementos alimenticios e antihipertensivos, entre otros, fácil de ser comercializados en el “mercado negro”.

En el medio ambiente, estos productos pueden poner en riesgo reservas naturales u otros sitios como aguas superficiales, el suelo, los mantos freáticos y, eventualmente, al agua potable de una ciudad.

En ese sentido, vecinos del municipio de Chiautempan han externado su preocupación a este problema, debido a la cercanía de decenas de viviendas al barranco, además del propio Centro de Salud Urbano del lugar.

Ciudadanos creen que la descarga de los medicamentos en la barranca, en los límites con Tlalcuapan, se realiza durante la madrugada, debido a la escasa movilidad de personas y automóviles, además de que existe poco alumbrado público en un amplio perímetro de esa zona.

Eduardo Tlachi | El Sol de Tlaxcala