:)

Negocios

Los productores de henequén están en emergencia por el desplome del oro verde en Yucatán

Después de 31 años de esplendor, la producción de henequén en Yucatán vive en estado de emergencia, y los campesinos reclaman al gobierno federal los apoyos básicos para reactivar los campos del “oro verde”.

Published

on

Después de 31 años de esplendor, la producción de henequén en Yucatán vive en estado de emergencia, y los campesinos reclaman al gobierno federal los apoyos básicos para reactivar los campos del “oro verde”.

El secretario general de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, Álvaro López Ríos, expuso que la producción de henequén esté estancada en 27 mil toneladas y los campesinos de esta península se ubiquen en emergencia de 1993 a la fecha.

Señaló que los campesinos se han visto obligados a vender sus tierras, a no producir el “oro verde”, atados al desplome económico de esta industria y fuera de cualquier programa del gobierno federal.

Refirió que actualmente la superficie cultivada alcanza las 15 mil hectáreas ubicadas en 16 municipios de Yucatán, donde participan entre tres mil 500 y seis mil campesinos.

Lee: Chef yucateco: de una cocina tradicional a una oferta de talla internacional

Además, participan 11 empresas privadas para producir ocho mil toneladas anuales, con un pago al productor de la fibra del henequén de 14.50 pesos por kilogramo, precio que representa más del doble de lo que cotizaba en 2013.

Recordó que en 1961 la producción alcanzó 139 mil 650 toneladas de fibra mientras que en 1993, ya liquidados los casi 40 mil ejidatarios henequeneros del programa de subsidios del gobierno federal, la producción llegó a 27 mil 007 toneladas.

“El legendario oro verde se fue extinguiendo y nadie pudo evitarlo”. Hoy es urgente que los gobiernos federal y estatal contribuyan a alentar la producción del henequén para evitar exterminio, sostuvo.

A su vez, Guillermo Cauich, dirigente de la UNTA en Yucatán, dijo el “oro verde” era el motor de la economía en la entidad, pero “hoy el campo está totalmente abandonado y aquellas desfibriladoras están convertidas en ruinas”.

Señaló que actualmente el henequén se cultiva en 15 países y México es el segundo productor más grande, con una aportación de 7.0 por ciento del henequén mundial, mientras que Brasil produce 54 por ciento.

“Hemos exigido al gobierno en turno que esta industria sea reactivada porque la sociedad mexicana y mundial requiere regresar a los hilos naturales, a lo que es el oro verde, a mover la economía”, aseveró.

Lee: Arqueología, historia y secretos naturales son los lugares para conocer de Yucatán

Además, agregó, con el jugo del henequen se produce etanol para biodisel y tequila, mientras que con la fibra se elaboran pastas de papel, láminas de henequén, sacos de mecate, cuerdas, hilos, bolsos, tapetes, zapatos, alfombras, hamacas; hasta alimento para ganado en su proceso de producción.

Expuso que el reto es generar empleos y activar la economía rural, pues se tiene que mejorar la red carretera, apoyos y créditos accesibles para adquirir herramientas de trabajo y camiones de carga para transporte de hojas y plantas desfribriladoras, sin olvidar construir caminos rurales y sacacocechas.

Lamentó que el gobierno federal no tome en cuenta el henequén en el programa Sembrando Vida, toda vez que sería un impulso para hacer producir de nuevo las tierras en los ejidos y en las comunidades rurales en la zona henequenera yucateca.