:)

CDMX

El gobierno de la Ciudad de México toma el control total del agua potable

A partir de junio, el gobierno de la Ciudad de México tendrá el control total de los más de 26 mil kilómetros de red de agua potable y de drenaje que hay en la capital.

Published

on

A partir de junio, el gobierno de la Ciudad de México tendrá el control total de los más de 26 mil kilómetros de red de agua potable y de drenaje que hay en la capital.

Esto, luego de más de 27 años que estuvieron concesionados a cuatro empresas privadas: las multinacionales francesas Veolia, Iacmex y Tecsa, además de Agua de México.

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) ya notificó a las cuatro empresas sobre el fin de los contratos que se firmaron desde 1993 y que renovó en mayo de 2004 Andrés Manuel López Obrador cuando era jefe de Gobierno de la capital, y Sheinbaum como secretaria de Medio Ambiente. Los contratos ya se habían prorrogado en cinco ocasiones.

Las concesiones, según consta en los títulos firmados por Sheinbaum, otorgaron la facultad a las empresas privadas para realizar, en sus zonas asignadas, actividades como medición y cobro del consumo de agua, determinación y cobro de multas, gestión del padrón de usuarios e instalación, mantenimiento y reparación de medidores. Esas responsabilidades recaerán ahora en el Sacmex y la Secretaría de Finanzas, directamente.

Lee: La industria 4.0 desplazará a los obreros de los centros de trabajo en Guanajuato

Las cuatro empresas se encargaron de la instalación de nuevas conexiones de agua potable y drenaje, rehabilitación de la red secundaria de agua potable, detección y supresión de fugas no visibles, así como tratamiento y reúso de aguas residuales y protección del acuífero.

Al respecto, Veolia dijo “que se ha cerrado un ciclo positivo gracias a la confianza y colaboración del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, así como del gobierno local”, con quienes fueron aliados estratégicos por más de dos décadas.

No es el primer proyecto que el gobierno de Sheinbaum cancela a la transnacional francesa. Este consorcio también estaría a cargo de la construcción de la planta de termovalorización El Sarape, que serviría para convertir basura inorgánica en energía para nutrir el Sistema de Transporte Colectivo Metro.

La jefa de Gobierno decidió no continuar con el proyecto autorizado durante la administración de Miguel Ángel Mancera.

Aunque admitió que las políticas para la prestación del servicio público deben estar a cargo de los gobiernos, es recomendable que una vez establecidas las condiciones de operación se delegue a operadores, expertos en la materia con la capacidad de administrar el servicio a menor costo, de manera eficiente y con servicios de calidad para la población, “como lo ha hecho Veolia durante más de 25 años en la ciudad” con el agua potable.

Lee: Karen Flores, primera directora de la industria minera, llama a las mujeres a quitarse el techo de cristal

Por su parte, Agua de México manifestó su preocupación por la decisión y el futuro de más de 500 trabajadores -entre las cuatro empresas- cuyo destino ahora es incierto.

Advirtió el riesgo de que el cambio provoque una disminución en la recaudación monetaria porque también las oficinas brindaban atención al público en lo que tenía que ver con el agua potable.

La empresa reveló que entre las justificaciones que el gobierno capitalino les dio para no extender la concesión está cumplir con una política de austeridad y terminar con la subcontratación.

Las cuatro empresas aún emitirán las boletas del segundo bimestre de 2021, correspondiente a los meses de marzo y abril.

Luego, según confirmaron, para mayo deberán entregar toda la documentación y equipos al Sacmex, cuyos empleados son capacitados por las propias empresas que aún esperan continuar trabajando con el gobierno capitalino a través de concursos o licitaciones.