:)

La Opinión

La pandemia de Covid-19 abrió la mezquindad en Estados Unidos, Brasil y Unión Europa

El mundo se encamina hacia los 120 millones de contagiados y a los tres millones de muertos por la pandemia de Covid-19, que apareció en China

Published

on

La pandemia de Covid-19 tiró el poder de Donald Trump.

El 11 de marzo se cumplirá el primer año con la pandemia de coronavirus (Covid-19), que ha dejado un sinnúmero de lecciones en todos los sentidos y direcciones, baste con ver la rapiña por las vacunas y los más paradójico, el país donde se detectó el primer caso es uno de los menos afectados en todos los sentidos.  

El mundo se encamina hacia los 120 millones de contagiados y a los tres millones de muertos, en medio de una ola de vacunación que no acaba de arrancar en pleno, ni siquiera entre las grandes potencias mundiales que acapararon el 75 por ciento de las dosis que se van a producir este año.

En el plano político, la pandemia de Covid-19 infectó y derrumbó al hoy ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de otra manera hubiera sido casi imposible frenar su reelección, pero él decidió apostar por minimizar la pandemia, ignorar los confinamientos y el uso del cubrebocas, el resultado: Joe Biden hoy es el jefe de la Casa Blanca y Estados Unidos es la nación más contagiada del mundo.

Lee: La pandemia de Covid-19 abrió la puerta a nuevos emprendedores como Mukay Valdéz

El Trump sudamericano, Jair Bolsonaro, sigue con las maletas en la puerta por una postura similar a la del magnate estadounidense, y lo peor es que Brasil hoy sufre un re contagio que lo acerca a los 2 mil muertos diarios, aunque el mandatario ultraderechista ha señalado que lo peor sería volverse a quedar en casa. 

Y la versión británica de Trump parece que reculó, Boris Johnson se puso las pilas, ahora encabeza las vacunaciones en Europa, antes se contagió y estuvo en terapia intensiva. Ha dispuesto todos los antídotos a su alcance para inmunizar a los ingleses, su principal preocupación sanitaria es la mutación británica del virus. 

Se me pasaba un pequeño detalle, antes de que Trump dejara el poder, con todo y su supuesto fraude, se pasó a vacunar junto con su esposa. En Argentina, unos 70 funcionarios, incluido el presidente Alberto Fernández, también se saltaron la fila para inocularse en el llamado escándalo de la Vacuna VIP. 

En Perú algo similar sucedió, el gobierno y la fiscalía de Perú investigan la vacunación a escondidas con dosis del laboratorio chino Sinopharm a 487 funcionarios de alto rango, un escándalo que ha costado la renuncia de dos ministras. Entre los inoculados está el popular, pero destituido presidente Martín Vizcarra.  

Pero la rapiña no es sólo en ese sentido, la Unión Europea extendió su veto a la exportación de vacunas hasta junio próximo, pese a todos los esfuerzos que ha hecho Naciones Unidas sobre sobre el reparto de las dosis para las naciones más pobres, Europa se maneja bajo el dicho: “A mi mis timbres”. 

Otra tendencia a resaltar son los mitos y remedios que están a la orden del día, que si un shot de cloro te protege; que las hojas de guayaba en té; que si el ajo o el limón; que la ruda, o las gárgaras de bicarbonato o de vinagre, son sólo algunos de los remedios que han saltado al imaginario colectivo para curar o prevenir la pandemia de Covid-19.

Ninguna de los remedios antes mencionados está recomendado médicamente para combatir o prevenir el contagio, pero más de uno los han utilizado ¡por si las dudas! y es que el asunto no es para menos, nadie quiere ir a los hospitales por temor a ya no salir.

Eso nos lleva a la industria funeraria, que hoy vive un idilio en sus ganancias exponenciales, pues se haya muerto o no el paciente de Covid, el funeral debe de ser en el menor tiempo posible, debido a las nuevas reglas sanitarias y de los precios ni hablar, se triplicaron, esto sin contar que hay que hacer fila para poder ser cremado o enterrado, según corresponda. 

Ante la necesidad de no caer en la bancarrota, miles de negocios, sino es que todos, decidieron utilizar el famoso tapete y arcos sanitizadores, el medidor de temperatura, anotarte en una lista quién sabe para que, entre otros, con el único fin de que puedan volver a trabajar. La verdad no sólo culpable, sólo víctimas de la improvisación que reina en esta pandemia de Covid-19. 

Lo básico, aunque no infalible sigue siendo el uso de cubrebocas, la sana distancia y el uso de alcohol en gel, es una fórmula sencilla, pero difícil de cumplir, incluso ha habido protestas en contra de la mascarilla o de plano como el gobernador de Texas, Greg Abbott, quien emitió una orden ejecutiva para dejar de usar el cubrebocas a partir del próximo miércoles.

Lee: Una fundación en Tijuana apoya a periodistas afectados por la pandemia de Covid-19

China que fue el blanco de todos los ataques mundiales porque en Wuhan, capital de la provincia de Hubei, se detectó el primer caso de contagio de Covid-19, pero a partir de ese momento el Gigante Asiático desplegó todo su poder para contener la pandemia, por ejemplo, en 10 días construyó un mega hospital y dispuso cuarentenas absolutas. 

Un país con más de mil 397  millones de habitantes contabiliza solamente 101 mil 37 contagiados y 4 mil 836 víctimas mortales por la pandemia de Covid-19, además es la única potencia que está creciendo económicamente y se da incluso el lujo de repartir vacunas a los países pobres, en lo que hoy se llama “la diplomacia de las vacunas”.

Hay mucho que reflexionar, tanto de manera individual, grupal, nacional y mundial, pero siempre que nuestro interés y mezquindad se impongan al otro o a los otros esto difícilmente se va a domar, es más probable que llegue una tercera y hasta cuarta ola hasta que entendamos. O ¿usted qué cree?

Lee: Yiyo Partida es expulsado por la pandemia de Covid-19 de los escenarios a los pinceles