:)

El Extranjero

Con la llegada de las vacunas contra el Covid-19 también llegó la pandemia del agandalle 

En diversos países funcionarios y sus familias han aprovechado sus puestos gubernamentales y se han vacunado contra el Covid-19

Published

on

Se han perdido miles de dosis por diversos descuidos. / Foto: Archivo

Los últimos meses del año pasado el mundo esperaba con ansiedad desmedida la llegada de la primera vacuna para frenar la pandemia del Covid-19, ahora que ya están en circulación varios antídotos, el problema es cómo evitar el abuso o agandalle de naciones ricas y de políticos que han aprovechado sus cargos para saltarse la fila.

No sólo eso, hermanos, hijos, esposas, entrañables amigos y todos los que puedan están siendo vacunados, saltándose la regla casi universal de primero los más vulnerables, personal sanitario y personas con enfermedades crónicas. 

También personajes de la farándula han aprovechado sus recursos y conectes para inocularse en su país o en otro, y lo peor, luego presumir en sus redes sociales.

Lee: Retrasos en vacunas avizoran demandas contra farmacéuticas por incumplir contratos

En esta vorágine hay otros graves problemas con la vacunación mundial, las autoridades sanitarias, por ejemplo de Europa, no previeron el mejor uso de las dosis con material específico para ello, como las jeringas de bajo espacio muerto, por lo que al inicio de las  campañas se perdieron miles de inyecciones.

España utilizaba sólo cinco de seis posibles dosis y en enero perdió casi 100 mil inyecciones, luego se corrigió, pero el daño ya estaba hecho. En Argentina se perdieron decenas de vacunas debido a que se rompió la frecuencia de temperatura y se tuvieron que tirar.

En Boston, Estados Unidos, un hombre por error desconectó la refrigeración y se perdieron 2 mil vacunas más, dentro de esta parafernalia, también hay que reconocer, que ha habido casos en donde, por ejemplo, paramédicos se han inoculado para evitar que se pierdan las dosis sobrantes.

Tampoco se puede dejar de mencionar como siempre la ONU y la OMS van un paso atrás de lo que acontece diario en la pandemia, se habla de que les faltan recursos para actuar más rápido, pero el punto es muy cuestionable.

El pasado miércoles el secretario general de la ONU, António Guterres, dijo que los países del G20 deberían de liderar la vacunación mundial para que sea equitativa, sólo que las campañas ya comenzaron en diciembre y precisamente primero en varios de los países que conforman ese grupo.

Un estudio que realizó la Universidad de Duke, en Estados Unidos, dice que la forma en la que se distribuyen actualmente las vacunas supone otro grave peligro de salud pública a nivel mundial.

Se estima que cerca del 90% de las habitantes en casi 70 países de bajos ingresos tendrán pocas posibilidades de vacunarse contra el Covid-19 en 2021. Mientras, otras naciones, como Canadá, ya han comprado suficientes dosis para vacunar cinco veces a su población.

Lee: México no compra “vacunas de segunda”: Arturo Herrera

Sólo 10 países ricos concentran más del 75% de la producción de vacunas para este año, esta tendencia orilla a que naciones con pobreza extrema, como Haití, tengan que esperar, si bien les va hasta el próximo año.  

Casi 63 millones de personas ya habían sido vacunadas la semana pasada en el continente americano, la mayoría en países del norte (léase Estados Unidos y Canadá), pero se necesitan al menos 700 millones para lograr inmunidad en la región, dijo la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Por su puesto, los países que requieren el mayor número de dosis están en el resto del continente, desde México hasta la Patagonia argentina, en varias naciones latinoamericanas (como El salvador) la vacunación comenzó casi dos meses después que en Gran Bretaña, Estados Unidos, Israel, Francia, España, etc.

En ese sentido, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, fijó la postura de México y América Latina ante el Consejo de Seguridad de la ONU, frente a la desigualdad en la distribución de las vacunas contra el Covid-19 en el mundo. 

Señaló que tres cuartas partes de las primeras dosis de vacunas administradas en el orbe, se concentran en apenas 10 países que representan el 60% del Producto Interno Bruto global.

La OPS hizo un llamado a los todos países del Continente Americano, independientemente de sus niveles de ingresos, a disponer los marcos legales y regulatorios. Además, contar con el suficiente personal capacitado para aplicar las vacunas, que comenzarán a distribuirse de manera gradual a principios de esta semana a través de la plataforma COVAX.

No hay que pasar por alto, que también las farmacéuticas llevan la voz cantante en la distribución de vacunas y no aplican el suelo parejo, en buena medida porque la Unión Europea ya se agandalló y bloqueó la distribución hacia el exterior, la condición es dejar una obligatoria tajada de dosis para los europeos. 

La verdad una solución a esa mezquindad puede ser la vacuna cubana Patriota II, que ya está en fase tres y que políticos, como el colombiano Gustavo Petro, han planteado la posibilidad de que se produzca en Colombia y México. 

Ya sabe que también en el imaginario colectivo sigue la rumorología de que si la vacuna será buena, de que quién sabe qué contiene, de que si nos quieren matar, en fin, todo tipo de hipótesis infundadas, ahora sólo estamos a merced de que las potencias y políticos sacien su sed de vacunas y a ver cuándo nos toca. O ¿qué cree usted?