:)

Capital

Claudia Sheinbaum y Alfredo del Mazo extinguen a los restaurantes con el semáforo rojo de Covid-19

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19 en la Zona Metropolitana del Valle de México se han cerrado 13 mil 500 restaurantes y otros pronto

Published

on

Alsea, Grupo Fisher, IHOP México, Sushi Itto, Los Canario, La Mansión, La Casa de las Catrinas, Restaurante Arroyo, El Afán, Los Parados y 490 restaurantes más advierten que los están extinguiendo y ya no pueden más con el semáforo rojo de Covid-19 impuesto por Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México,  y Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México.

“Desde el inicio de la pandemia en la Zona Metropolitana del Valle de México se han cerrado 13 mil 500 establecimientos” por la medidas para frenar la pandemia de Covid-19 en México”, afirman 500 dueños de cadenas restaurantes en un llamado de auxilio.

“Nos están extinguiendo ¡Ya no podemos más! ¡No condenemos a los trabajadores de los restaurantes al desempleo ni a miles de negocios a la quiebra!”, explican los propietarios de esos establecimientos donde sirven sopas, caldos, guisados, pizzas, tortas y otros alimentos fríos y calientes en la Ciudad de México y Estado de México.

Los inversionistas, quienes han apostado por posicionar su restaurante como el mejor que sirven comida, afirman que los restaurantes están en peligro de desaparecer,  a pesar de ser parte esencial de la economía de México.

Lee: Los restaurantes sufren por las medidas para frenar un brote de covid-19 en el Centro Histórico de Morelia

En el Estado de México antes de la pandemia se tenían registrados 70 mil restaurantes generando 340 mil empleos directos. Hasta el momento han cerrado definitivamente 10 mil unidades, con una pérdida de  50 mil empleos directos.

“Es una muerte lenta y dolorosa porque implica perder el patrimonio de miles de personas y por consiguiente la seguridad de un ingreso para millones de familias”, manifiestan los dueños de los restaurantes de la Ciudad de México y Estado de México.

La situación es muy distinta a la que vivimos a principios del año pasado: “Hoy los

restaurantes ya acabaron con sus ahorros. Incluso, parte de estos fueron utilizados para adecuarlos con medidas sanitarias y de protección para los colaboradores, proveedores y clientes”.

“Gracias a esas medidas de higiene y a un aforo limitado es que los restaurantes no son fuente de contagio, así lo han demostrado estudios internacionales, las mismas autoridades mexicanas han coincidido en esto”, agregan.

Los periodos de gracia con nuestros acreedores se han terminado y ahora tenemos el agua hasta el cuello porque debemos seguir pagando impuestos, licencias, servicios y con las puertas cerradas es imposible, ya no sólo pagar las deudas, sino sobrevivir, dicen.

“Se está condenando a miles de personas al desempleo. A nivel nacional, la industria genera 5.6 millones de empleos directos e indirectos. 

Calculamos que a finales de año se habrán perdido 450 mil en el país. Tan solo el anuncio del cierre de nuestros establecimientos por tres semanas provocó un incremento del 10 por ciento de empleos perdidos a los ya registrados”, añaden los restauranteros.

Existe una amplia cadena productiva asociada a la industria que también ha sido dañada: “Estamos hablando del sostén de negocios locales, muchos de ellos provenientes del campo: verdulerías, panaderías, tortillerías, carnicerías, pollerías por citar algunos giros que están siendo fuertemente afectados.

No se puede seguir castigando a la economía formal a costa de la falta de control de otras actividades. Tal como sus respectivos gobiernos lo han declarado, así como estudios internacionales lo han establecido, los restaurantes no son fuente de contagio, expresan los dueños de 500 restaurantes en el Valle de México.

Lee: El semáforo en rojo en Chihuahua pone al borde del colapso a los restaurantes