:)

Guanajuato

El tren rápido México, Querétaro y Guanajuato será construido por una empresa privada: AMLO

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dice que vale la pena construir un tren rápido de pasajeros para conectar al Bajío

Published

on

La SCT trabaja un tren rápido para el Bajío.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que sí hay una posibilidad de que la iniciativa privada construya el tren rápido entre México-Querétaro-Guanajuato.

“Hay la posibilidad, sería extraordinario que se pudiese concretar el proyecto de el tren México, Querétaro, Querétaro-Guanajuato, o Querétaro-San Luis, que era el centro ferroviario de México durante mucho tiempo”, declaró el fundador de Morena.

“Aquí solamente que se busque una sociedad, ahora que se está hablando de la participación de la iniciativa privada, no descartamos esa posibilidad. El Estado no podríamos nosotros hacer esa obra, porque no tendríamos los recursos y no nos alcanzaría el tiempo. No queremos dejar nada sin  terminar”

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República.

Lee: Los viajes del tren de pasajeros cambiarán la vida del Bajío

El tren de pasajeros cambiará la vida del Bajío
El tren de pasajeros cambiará la vida del Bajío

El ex jefe de gobierno de la Ciudad de México dijo que la carretera en Querétaro es una de las más transitadas, por lo que se requiere de un tren rápido de pasajeros moderno.

“Esta carretera debe ser la más transitada del país, sí amerita un medio de transporte que se tenía antes. Por las privatizaciones se quedaron solamente trenes de carga”, comentó el mandatario.

“Una empresa privada sí podría hacerlo, con la condición de que fuesen trenes de pasajeros y modernos, pero sí se justifica”, expresó el político tabasqueño.

En febrero de 2020, el gobierno federal planteó la posibilidad de construir un tren de pasajeros para unir Guanajuato y Querétaro, ambos estados afectados por el congestionamiento del autotransporte de carga que pasa con mercancía hacia y desde Estados Unidos.

“El Tren Estatal Municipal e Interurbano busca ser un proyecto integral de transporte de pasajeros entre Guanajuato y Querétaro, que contribuya a la solución de los problemas del transporte y movilidad por el desarrollo económico”, reveló la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

León, Silao, Salamanca, Celaya y Querétaro así como otras localidades del Bajío serán conectadas por un nuevo ferrocarril de pasajeros de aproximadamente 174 kilómetros, explicó la dependencia en ese entonces a cargo de Javier Jiménez Espriú, quien encargó el plan maestro y los estudios de demanda de mercado y financiero.

Lee: AMLO le pedirá a Germán Larrea retomar el tren de pasajeros del Pacífico

De acuerdo con la consultora Steer, el tránsito de vehículos en la red carreteras de Guanajuato se incrementará cerca de 70 por ciento hacia el año 2040.

Con ello se evidencia la necesidad de fomentar un transporte público efectivo y eficiente para disminuir los requerimientos en infraestructura vial, así como la congestión y sus efectos negativos conexos, brindando condiciones de calidad, accesibilidad y equidad a los habitantes del Bajío, dijo la SCT.

Todo estaba listo para que los chinos llegaran a México con sus trenes. El 15 de octubre de 2014, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) recibió ocho cajas de empresas con sus propues­tas para la construcción del tren de alta velocidad México-Querétaro.

Pablo Suárez Coello, director de Transporte Fe­rroviario y Multimodal de la SCT, informó el 3 de noviembre de ese año que el consorcio ganador lo encabezaba China Railway y sus socios mexicanos: GIA, Prodemex, GHP y TEYA.

El costo de la obra, dijo la SCT, ascende­ría a 50 mil 820 mdp, lo que significa 16.6 por ciento más que los 43,580 mdp calculados previamen­te. Eso, junto con el perfil de algunos de los socios mexicanos, alimentó suspicacias en torno de la designación del contrato, bajo la hipótesis de que fueron favorecidos ciertos grupos afines a Peña Nieto.

El gobierno de Enrique Peña Nieto, canceló la licitación para la construcción del tren, lo que inconformó a los inversionistas chinos quienes exigieron una indemnización por la cancelación.

“El Tren Maya se establece como la obra de infraestructura más importante y un detonador clave de empleo y desarrollo en el sur-sureste de México”, informó Fonatur con la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Solamente la construcción de los primeros cinco tramos generará cerca de 80 mil empleos en lo que queda del año 2020 para la región del sureste de México, detalló la dependencia federal.