:)

Negocios

Así inicia la cosecha de cacahuate, que caerá 60% la producción en Altamira (Tamaulipas)

Cada planta debe producir cuando menos 120 bolsas y sólo alcanzaron a desarrollarse 20

Published

on

TAMPICO, Tamaulipas. Luego de una sequía prolongada y de una lluvia abundante por cuatro meses, la cosecha de cacahuate en Altamira ya comenzó, pero está lejos de lo que se ha obtenido en otros años, pues se espera una disminución de 60 por ciento en la producción.

Las hermanas María, Paola y Lorenza Torres Hernández, dedicadas desde hacer varios años a la siembra y cosecha de la oleaginosa, informaron que este año “no tendremos buena cosecha de cacahuate pues las condiciones climatológicas no favorecieron el desarrollo del fruto que se da dentro de la tierra”.

Lo anterior “debido a que el exceso de humedad vino a perjudicar, pero así es esto de la agricultura y más para nosotros que pertenecemos al sector social”

Lee: Chihuahua inicia la cosecha de nuez con ventas de hasta 80 pesos el kilo

El periodo de siembra y desarrollo de la planta de cacahuate, que incluye las cuatro floraciones del cultivo, es de cuatro meses aproximadamente dentro de este periodo, la planta deberá alcanzar a desarrollar cuando menos 120 bolsitas que contenga una o doble semilla.

“Este año no alcanzamos la producción que deseábamos en nuestras respectivas parcelas, nos ha bajado hasta en un 60 por ciento a consecuencia de la seca que vivimos durante la primera y parte de la segunda mitad de este año, aunque el cacahuate no requiere de mucha humedad al final fue abundante, me refiero al exceso de lluvias que tuvimos en el mes de septiembre”, agregó María Torres Hernández.

La siembra de este producto, que orgullosamente se da en tierra altamirense, inició a finales del mes de junio y durante cuatro meses se desarrolló la semilla, planta y finalmente el fruto final, siendo cosechado a principios del presente mes de noviembre.

El fruto que no se alcanzó a desarrollar se pudrió, por lo que su selección debe ser más cuidadosa al momento de cortar de la planta.

La siembra de cacahuate -que no es un cultivo común entre los agricultores del sector social de Altamira- en esta ocasión se encuentra en el ejido Agua de Castilla, donde las hermanas Torres Hernández cada año llevan a cabo esta actividad con la finalidad de poder comercializar el producto entre la misma comunidad o bien aquellos comerciantes de semillas.

El precio del kilogramo que se cotizó hace un año fue de 80 pesos, para este año seguirá igual a pesar de que habrá poco producto disponible en el mercado “a pesar de que tendremos poco producto, lo daremos igual, solo que el periodo de venta será menor cuando hace un año fueron varias semanas que tuvimos al público en general”.

La cantidad de hectáreas sembradas en la parcela de la familia antes señalada fueron tres aproximadamente, por lo que entre esas tres la producción apenas alcanzará un 40 por ciento.

Además, en un buen periodo de cosecha por surco cosechan alrededor de unas cubetas de 20 litros, en esta ocasión apenas podrán sacar alrededor de unas cuatro a cinco.

Lee: Chihuahua comienza la cosecha de melón

Una vez cosechado el cultivo este será comercializado al público en general a partir de la segunda mitad del presente mes de noviembre en el ejido Agua de Castilla, que se localiza al norte del municipio de Altamira específicamente a un costado del camino que conduce a la localidad Lomas del Real, el cual entronca con la carretera Tampico-Mante.

“Una vez que ha sido levantada la cosecha de cacahuate, debemos de esperar una semana aproximadamente para iniciar con el proceso de tostado con lumbre en tanques de metal de doscientos litros para que se encuentre listo para su venta al público en general”, agregó María Torres Hernández.

Un promedio de cinco mil pesos por hectárea es lo que invierte el agricultor para llevar a cabo la siembra de esta oleaginosa, posteriormente la compra de insecticida para combatir algún tipo de plaga, limpieza de maleza y finalmente levantar la cosecha en este caso el pago de un tractor agrícola para desenterrar el fruto con la ayuda del implementó agrícola rocete.

“Es aquí cuando necesitamos el apoyo del gobierno federal los pequeños agricultores, los del sector social, que nos respalde con un seguro para afrontar este tipo de pérdidas, pues este año ni siquiera alcanzamos a cubrir lo que invertimos en la siembra, trataremos de recuperarnos con la venta del cultivo en nuestras respectivas casas”, informó Toribio Covarrubias.

Otro de los factores que influyó en este año es que no hubo contratación de jornaleros para la pisca del grano, pues no les convenía llevarse gran parte del día para llenar una cubeta que se les pagan a 35 pesos.

La siembra de cacahuate se desarrolla en campos agrícolas de los ejidos Lomas del Real, Agua de Castilla, Cervantes y Cuauhtémoc esto en el norte del municipio de Altamira, así como en los municipios de El Mante, González y Aldama, aunque en una pequeña escala.

Aunque no existe una estadística de la cantidad de productores que se dedican a la siembra y cultivo de esta semilla, básica en la alimentación del mexicano, una gran cantidad de agricultores optan por dedicarse al cacahuate pues es barata su producción.

Miguel Díaz | El Sol de Tampico

Trends