:)

Guanajuato

Los robos y extorsiones en el ramo constructor de Guanajuato inhibe las inversiones

En algunos casos de extorsión se exigen pagos semanales de hasta 50 mil pesos

Published

on

Foto: José Almanza

SALAMANCA, Guanajuato. Derivado del aumento de los robos de maquinaria e implementos para la construcción, los costos de los seguros se han disparado en el estado hasta 10 veces su valor, que junto con las extorsiones, merman la inversión del sector en la obra pública y privada de Guanajuato.

Para Carlos Arroyo González, presidente del Colegio Estatal de Ingenieros Civiles, ante los hechos de extorsión, al parecer por parte de grupos delictivos, lo que debe hacer el sector “capacitarnos y mantener la cordura”, a pesar de que la institución no lleva un registro del robo de maquinaria, “porque nuestro ámbito es profesional”.

En este sentido, explicó que a través de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), se proporciona el asesoramiento y acompañamiento ante las autoridades a quienes han sido víctima de este delito, del que dijo que las retroexcavadoras son el tipo de maquinaria con mayor índice de robo en Guanajuato.

Lee: La Coparmex exige al gobierno de AMLO enfrente al crimen organizado

“En el robo del auto transporte de repente se mueve un equipo de un municipio a otro y ya no llego, pero por lo regular se puede recuperar el vehículo, no así la carga, creemos que es porque ya no les resulta tan rentable el vender la unidad”.

Mencionó que de los 10 colegios municipales distribuidos en el estado, de manera recurrente se reportan dos o tres casos de extorsión, robo, asalto; “hemos tenidos decesos de compañeros en algunos municipios por problema de algún robo o una situación que no ha sido favorable y ahí la situación cambia ya en poner en riesgo la vida o hasta secuestros, como tal nunca se nos da un dato especifico ya que eso a manejo las autoridades”.

Derivado de ello, Arroyo González señaló que en cuestión de equipo, maquinaria y seguro de vida se han modificado las primas precisamente por ese tema, pasando de los cinco hasta los 50 mil pesos, lo que aunado al pago de vigilancia y seguridad privada en el traslado y resguardo de maquinaria ha mermado la utilidad del ramo constructor en la entidad y en consecuencia en el desarrollo de obra pública y privada.

Respecto a las extorsiones en el sector indicó que generalmente estas se realizan a través de llamadas telefónicas a las oficinas o incluso a los números particulares de los contratistas; “te llaman tres veces para obtener datos personales y la siguiente es cuando ya comienzan las amenazas y exigencia de pagos de hasta 50 mil pesos semanales, los cuales piden hacerlos por medio de tarjeta y depósitos, hay compañeros que han pagado para no arriesgar su vida y requerimos que las autoridades atiendan este tema que tanto ha afectado la vida productiva y social de Guanajuato”, concluyó.

Oswaldo Durán | El Sol de Salamanca