:)

CDMX

El robo a casa-habitación es una constante en la Ciudad de México

La preocupación de las víctimas no sólo es por las pérdidas materiales, sino por los cohabitantes

Published

on

Foto: Archivo

Cada vez son más comunes los robos a casa-habitación en la Ciudad de México, pero para las víctimas, la preocupación no sólo es por los objetos robados y su valor, sino por las personas que cohabitan en la vivienda, que van desde los padres hasta la mascota.

“Al ver que uno de los sujetos sacaba la mano de su sudadera me tiré al suelo, mientras ellos abordaban una camioneta y escapaban”, cuenta Diego recordando el día en que él y su familia fueron víctimas de un robo en su casa en la colonia El Recreo, en la alcaldía Azcapotzalco, de la Ciudad de México.

Esa tarde, después de haber salido a Villa del Carbón en compañía de su pastor belga, Coyac, y disfrutar de un día de aire libre, en donde corrieron, sudaron y jugaron hasta el cansancio, regresaron a su hogar.

Lee: Hay robos en Centro Nacional de Inteligencia y ningún responsable

La calle lucía normal, igual que todos los días. Diego descendió de su coche y dejó al perro en el auto, caminó hasta la entrada y entonces se percató de una camioneta que nunca había visto sobre la cuadra y a un hombre junto a ella que daba algunas instrucciones a alguien, sin embargo, no le tomó mucha importancia y continúo su camino hasta la puerta de entrada.

“Metí la llave y giré el seguro para poder abrir, de pronto, en cuanto empujé la puerta peatonal que da hacia el patio y estacionamiento de la casa y entré, cuatro sujetos abrieron de golpe el pesado zaguán dejándolo ir sobre mi”.

Uno de ellos metió la mano al bolsillo delantero de su sudadera como si fuera a sacar un arma de fuego, por lo que el joven aterrado se tiró pecho tierra contra el piso, mientras los sujetos con el paso libre subieron a la camioneta y escaparon del sitio a toda velocidad.

Tras la huida de los maleantes, Diego se levantó y atravesó el patio para poder ingresar a la casa y fue entonces que se dio cuenta que se encontraba todo fuera de su lugar.

Cocina, sala, baños y cada espacio de los cuartos fue desordenado, los clósets de las habitaciones fueron completamente vaciados como si estuvieran buscando algo detrás de las paredes.

Ropa, zapatos y cosas de uso de personal quedaron tiradas sobre los pisos y camas, obviamente, televisores y cosas de valor fueron robados.

Sin embargo, en las habitaciones dejaron atrás computadoras portátiles, tabletas y celulares que sabían que tenían localizadores.

La impotencia de Diego ante el robo se calma ante el alivio que siente al saber que su mamá no estaba en casa y el que nadie hubiera salido herido, “si las cosas hubieran sido diferentes y hubiera bajado a Coyac del auto, seguro se les habría aventado y quién sabe que hubiera pasado, quizá habría atrapado a uno de los ladrones, pero también estaba el riesgo de que mataran a mi perro”

Karla Rivas | La Prensa