:)

Política

La SCJN ataca la libertad de expresión con la distinción de qué es información y opinión: CIRT

La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) dice que se corre el riesgo que desaparezcan noticieros con la distinción de qué es información y opinión

Published

on

La Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) afirmó que es un ataque a la libertad de expresión la sentencia aprobada por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual establece que los medios de comunicación deben distinguir a sus comunicadores claramente entre lo qué es información y opinión.

“Dicha sentencia es un ataque directo e inusitado a la libertad de expresión en México, al ordenar que en cualquier contenido de las estaciones de radio y televisión del país se deba diferenciar entre información noticiosa y la opinión de quien la comunica”, declaró el organismo donde están afiliadas televisoras y radiodifusoras  

Afirmó que se trata de una obligación de imposible cumplimiento en la realidad y que va en contra del más elemental sentido común.

Lee: Pemex usó dinero del Fonadin para adquirir la refinería de Deer Park en Texas

“La libertad de expresión de los medios de comunicación y de sus comunicadores es la que les permite entrever noticia y opinión; decidir la agilidad con la que se hace uso la comunicación; el derecho a la libertad editorial y el momento y la forma en que se utiliza”. 

La CIRT dijo que es absurdo que desde el Estado se pretenda someter a la radio y la televisión a controles y sanciones burocráticas, que rompan con el flujo y el ritmo de la comunicación. 

La sentencia del amparo en revisión 1031/2019 aprobada por mayoría en la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordena que los programas de radio y televisión deben distinguir qué es información y opinión.

La decisión de la Corte fue declarar inconstitucional la reforma del 31 de octubre de 2017 a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión (LFTR), que eliminó regulaciones que habían molestado a la industria, así como derogó los Lineamientos sobre Derechos de las Audiencias que había dictado en 2016 el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Ante esta grave imposición sobre la radio y la televisión, se corre el riesgo inminente de que sean cancelados la mayor parte de los programas noticiosos y que se eliminen aquellas notas informativas en que terceros no distinguen entre información y opinión, expone.

“Tal medida afectará la dinámica de trabajo de todos los medios, tanto públicos como privados, como es el caso de la transmisión de los encuentros en “Las mañaneras” del C. Presidente de la República, si no hace una clara distinción entre noticia y opinión”, añadió la CIRT. 

Al haber propuesto tan desafortunada sentencia, el Ministro Juan Luis González Alcántara muestra su despreocupación y ligereza por los efectos antidemocráticos que la misma tiene sobre la libertad de expresión; desconoce por completo cómo funciona la radio y televisión; ignora que el principal derechos de las audiencias es estar informadas con oportunidad, veracidad y por medios y comunicadores libres, y nuevamente pone en desventaja a la radio y la televisión mexicanas respecto de otras plataformas de comunicación plenamente desreguladas, muchas de ellas con contenidos respecto de México generados desde el extranjero. 

“Estamos frente a un gran retroceso en la libertad de información y de expresión; probablemente el más grave de los últimos 45 años”, añadió.

Lee: La venta de Citibanamex dejará un banco más pequeño, afirma Moodys

La CIRT y los comunicadores de sus más de mil 400 estaciones de radio y televisión afiliadas refrendan su compromiso con la audiencia de que darán la batalla para no ser censurados y que haremos uso de todos los recursos legales que la ley nos concede para continuar ofreciendo a la audiencia mexicana contenidos de calidad, ágiles, entretenidos, comprometidos con la verdad y, antes que cualquier cosa: emitidos con total libertad y sin controles del Estado.

“Se hace un atento llamado al Gobierno Federal, al Congreso de la Unión, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y al IFETEL a fin de que este asunto pueda resolverse con pleno respeto a la Constitución, a los tratados internacionales celebrados por nuestro país, y la defensa del desarrollo democrático de México”, concluyó.