:)

Negocios

Neivor es un sistema operativo que administra grandes condominios

Ayuda a regir y facilitar la vida administrativa de estos inmuebles habitacionales de las ciudades

Published

on

Foto: Roberto Hernández

La pandemia por Covid-19 ha generado complicaciones y conflictos inesperados en la vida de los grandes condominios y mega desarrollos de vivienda, explica la emprendedora colombiana Caterine Castillo, creadora de la plataforma Neivor, que organiza y resuelve los problemas en estos inmuebles.

En complejos donde pueden llegar a vivir hasta tres mil personas, súbitamente los administradores tuvieron que idear controles sanitarios en entradas vehiculares y peatonales, reglamentar el flujo de trabajadores y no residentes, resolver conflictos durante el confinamiento, administrar amenidades y espacios con cupo restringido, sanitizar todo, todo el tiempo, y en general satisfacer una demanda creciente.

Problemas del primer mundo, sin duda, pero problemas complejos al fin y al cabo. Problemas que necesitan una solución nueva y eficiente, explica la emprendedora.

Lee: Casai: entre las comodidades del hotel y lo acogedor de un departamento

Como ella lo describe, Neivor es un sistema operativo de condominios, pensado para regir y facilitar toda la vida administrativa de grandes complejos de vivienda de 150 a mil unidades que se hacen cada vez más comunes en ciudades.

Del lado administrativo, la plataforma permite a los administradores contar con toda una serie de herramientas financieras para su gestión como son control de ingresos y egresos del condominio, cobro y emisión de facturas.

Nacida en primer lugar como una solución financiera, la plataforma se conecta directamente con la red bancaria lo que le permite obtener la información de primera mano sobre el flujo en cuentas, a diferencia de una captura manual por parte de los administradores.

“Lo que hemos encontrado es que mucha gente joven realmente dice ‘yo no quiero saber nada de mi administrador, quiero interactuar con una aplicación, quieren hacer todo digital’. Neivor está construida precisamente para eso, para solucionar los problemas del administrador y de todos los inquilinos que viven en condominios”, expone.

Del lado de los residentes estos pueden pagar cuotas, crear chats vecinales, generar códigos QR para dar acceso a no residentes, obtener tickets para la resolución de problemas y reservar amenidades.

Caterine destaca la importancia del último punto. Los grandes desarrollos de vivienda han apostado por generar valor para sus inquilinos mediante el ofrecimiento de múltiples amenidades, la mayoría sin costo adicional al de la cuota de mantenimiento, tales como albercas, salas de cine, espacios de co-working, canchas, gimnasios, roof gardens, asaderos y hasta minicampos de golf.

Derivado de la pandemia, la gestión de todos estos espacios incrementó su complejidad al tener que hacer reservas anticipadas y con un cupo mucho menor. Una eficiente gestión de la oferta y la demanda de amenidades resultan relevantes para los modelos de negocio de los grandes complejos.

Lee: Esta psicóloga creó una plataforma digital para dar terapia online a parejas durante la pandemia

“Con la pandemia las amenidades se vuelven una locura porque la gente estaba encerrada y quería usarlas con un cupo ilimitado. Diseñamos la funcionalidad para controlar quién puede reservar y quién no”, indicó la emprendora de Neivor.

Asimismo para condominios donde múltiples departamentos están montados en plataformas de renta como Airbnb los accesos de entrada para personas no registradas pueden resultar un problema sin una plataforma ágil.

Según explica Caterine, aunque Neivor puede ser utilizada en cualquier desarrollo de vivienda, la solución está pensada especialmente en grandes complejos de condominios verticales debido a las complejidades administrativas que les acompañan.

“Estás hablando que un administrador debe gestionar la relación con 600 viviendas que en promedio son habitadas por tres personas. Son 90 mil inquilinos, imagínate lo que es hacer la reconciliación de pagos, saber quién pagó qué y quién está moroso y luego entregar un reporte cada mes. En una unidad pequeña como quiera lo hace un vecino con WhatsApp y un Excel, pero en grandes condominios eso no es posible”.

Antes de fundar Neivor, Caterine Castillo había trabajado como country manager para Colombia de InComm, empresa internacional dedicada a la generación de tarjetas de prepago para e-comerce como Spotify, Netflix o XBox, así como cabeza de desarrollo de mercados para las fintechs especializadas en crédito y procesamiento de pagos MOVii y Novopayment.

Por su parte, sus socios Oscar Garzón y Paola Fuertes habían trabajado para la agencia de marketing digital Zyos.

Según explica Caterine, con este antecedente centrado en el desarrollo digital y el sistema bancario fintech, Neivor comenzó hace dos años como un producto específico para la conciliación de pagos que iba siendo adoptado por diferentes condominios en Colombia.

“Los productos que desarrollamos eran soluciones que las usaban condominios a los que bancos les ofrecían una cuenta y un sistema para conciliar sus cuentas. Empezamos a crecer y después de un año decidimos hacerlo nosotros mismos.

“Las funcionalidades adicionales de seguridad y gestión de espacio se las fuimos añadiendo conforme nos las pedían los administradores, por eso somos muy fuertes en la parte financiera y luego nos expandimos a todas las otras necesidades”, recuerda Caterine, a quien Forbes le reconoció como una de las 30 emprendedoras colombianas más importantes para 2021.

La propuesta de Neivor ha rendido frutos y al momento opera tres mil 300 condominios en Colombia, Ecuador y México.

Según explica Caterine, este tipo de desarrollo se está haciendo cada vez más común derivado principalmente de un mercado de compradores jóvenes.

Se estima que 80 por ciento de los nuevos compradores son millennials, generación x o z, quienes buscan eficiencia y poca interacción en sus relaciones comerciales.

Asimismo, esta demografía está adquiriendo vivienda de menor tamaño pero en desarrollos cercanos a sus lugares de trabajo y con todas las amenidades posibles para su conveniencia.

“Hay tres grandes tendencias en el mercado: una necesidad en las ciudades de aprovechar el suelo de manera vertical; una propuesta de mercado que convierte a los desarrollos de vivienda en miniciudades; y para las nuevas generaciones es más importante la conveniencia y la cercanía a su vida profesional y social que tener espacios más grandes.

“Está ocurriendo en todo el mundo y el Covid ha hecho que la gente valore otras cosas, y vivir en estos sitios”, acota la creadora de Neivor.

Según cuenta Caterine, además de solucionar un problema al que pocas startups latinoamericanas se estaban dedicando, la plataforma recibió un empuje adicional debido a la pandemia, al tiempo que las personas empezaron a preferir el contactless para hacer sus pagos y trámites, así como por la facilidad de reservas de espacios.

De igual forma, también surgió una mayor necesidad de administrar problemáticas entre vecinos confinados y de mantenimiento vía remota.

“Al comienzo de la pandemia no era tan claro qué iba a pasar pero terminó por ser un gran catalizador (…) con la app los usuarios ya podían pagar y hacer otras cosas a la distancia. Ahí entendimos la importancia de estar cerca de ellos para tener un producto relevante. Creo que fue un gran momento para nosotros”.

Caterine y sus socios han recibido el respaldo de importantes nombres del ambiente emprendedor y del proptech que han visto en el concepto un buena oportunidad.

La plataforma Neivor ha logrado captar 1.5 millones de dólares en capital mediante una ronda semilla y otra de inversión en las que han participado el fondo de riesgo Magma Partners, la cual ha invertido en emprendimientos como Albo, Círculo de Belleza o Heru; así como capitalistas importantes como Brian Requarth, reconocido por apoyar startups en la región y por él mismo fundar Viva Real, que es un marketplace digital enfocado en vivienda para Brasil.

Asimismo se encuentran Miguel McCallister, CEO de Merqueo, Daniel Bilbao, cofundador y CEO del validador de identidad digital Truora, el mexicano Rodrigo Sánchez-Ríos creador del marketplace inmobiliario La Haus, así como el fundador de Digital Bank Latam Ramón Heredia.

Según explica Caterine, este respaldo da cuenta de cómo los emprendedores relacionados al proptech están buscando tener participación en todo el proceso de adquisición y ocupación de una vivienda. Están inyectando dinero en proyectos que no sólo vendan viviendas, sino que acompañen al comprador de ahí en adelante mientras ocupa el inmueble.

El capital recabado tiene el objetivo específico de habilitar a la plataforma Neivor para atacar el mercado mexicano, el más grande de habla castellana en el mundo.

“México rápidamente se está convirtiendo en nuestro mercado número uno, es un mercado que tiene todo el potencial por la forma en la que todavía administran los condominios, la mayoría con soluciones muy antiguas y que sólo los ayudan con la parte financiera y sin interacción con los usuarios”.

Entre los planes en el corto plazo está incrementar la presencia nacional e internacional, así como incorporar nuevas verticales al modelo, como por ejemplo ofrecer aseguramiento grupal para condóminos.

El objetivo, añade una de las fundadoras Neivor, es llegar al millón de unidades administradas, de los cuales se espera que sólo México aporte la mitad de ellas.

“Así como es hoy el fintech, el proptech es la nueva niña sexy del barrio. Hay muchas startups y productos que están trabajando desde la fase anterior, desde cómo vendo esas viviendas o como las rentan, pero no hay nadie que esté en el día a día. Tú compras una vivienda y te quedas 10 años en ella y en ese periodo nos queremos colocar.

“Creo que estamos construyendo un ángulo que no mucha gente ha trabajado. Lo que lo hace interesante es que cuando tú piensas en la administración de condominios toda la gente dice ‘qué pereza’. Cuando tú escuchas ese tipo de cosas, ahí es donde puedes generar más disrupción porque hay la oportunidad de cambiar las cosas”.

Erick Ramírez | El Sol de México