:)

Política

Migrantes burlan vigilancia en Chiapas, ahora toman otras rutas

Toman ruta la carretera Ciudad Hidalgo-Jaritas y la zona media alta de Cacahoatán y Tapachula para poder avanzar

Published

on

Los centroamericanos comparten por WhatsApp con sus compañeros las ruta / Foto: Eduardo Torres

TAPACHULA, Chiapas. Migrantes hondureños que llegan a la frontera entre México y Guatemala toman nuevas rutas para burlar los cercos de vigilancia que el Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Guardia Nacional y ahora se mueven en el camino que lleva de Ciudad Hidalgo a Tapachula.

Los extranjeros, la mayoría provenientes de Honduras y Guatemala, ahora llegan a Ciudad Hidalgo y en lugar de tomar el camino hacia Tapachula, donde operan al menos dos retenes de vigilancia, se encaminan hacia la carretera Ciudad Hidalgo-Jaritas, después van hacia la vía Puerto Madero-Tapachula y se pierden en la ruta hacia el centro de la entidad.

Otros lo hacen por la vía Talismán y escalan hacia Cacahoatán, por consecuencia se dirigen a Carrillo Puerto y avanzan por toda la carretera  de la zona media alta que termina en la zona norte de Tapachula.

Lee: Migrantes se apoderan de las calles del centro en Tapachula (Chiapas), pero no respetan las medidas de sanidad

Los hondureños que logran ingresar a territorio chiapaneco explican a sus compañeros, vía WhatsApp, la manera de moverse hacia el centro de la entidad.

La recomendación de rutas de viaje ha sido tomada por varios usuarios que aseguran que logran avanzar desde el río Suchiate hasta Tapachula sin mayor problema.

Otros centroamericanos han orientado sobre su viaje desde el río Suchiate hasta la zona media alta, a través del ejido Carrillo Puerto, por donde aseguran no tendrán inconveniente para poder pasear hacia Tapachula.

El INM mantiene despliegue de guardias en la ribera del río Suchiate y caminos de extravío. En la vía que conduce desde este lugar hacia Tapachula hay patrullajes constantes y retenes, lo que impide a los migrantes concretar su llegada a esta ciudad fronteriza.

Sin embargo, las nuevas dos rutas que utilizan los centroamericanos les ayuda a pasar inadvertidos, toda vez que son puntos donde la vigilancia es nula y se trata de caminos con menor flujo vehicular y de personas.

Lee: La ONU construirá una escuela para migrantes en Tijuana

En la carretera a Jaritas, se trata de al menos 45 kilómetros los que se tienen que avanzar, mientras que por la zona  media alta hay un tramo de unos 50 kilómetros.

Eduardo Torres | Diario del Sur