:)

Política

Por impunidad y concentración del poder, la corrupción en México seguirá creciendo: Diego Valadés

En México prelavece la corrupción, estimulada por la impunidad, y lo peor es que crece aún más debido a la elevada concentración de facultades, sostuvo el jurista Diego Valadés

Published

on

CULIACÁN, Sinaloa. En México prevalece la corrupción, estimulada por la impunidad, y lo peor es que crece aún más debido a la elevada concentración de facultades que tiene el presidente de la República, sostuvo el jurista Diego Valadés.

En la conferencia “Régimen de gobierno y combate a la corrupción” que dictó en el Colegio de Sinaloa, advirtió que “no saldremos de este gran problema mientras no veamos la necesidad de examinar el régimen de gobierno y corrupción”.

Consideró que México tiene un sistema presidencial de alta concentración de facultades en el Ejecutivo federal y mínimos controles dentro del gobierno y hacia el gobierno.

Lee: La veda del camarón desoló al muelle pesquero del Parque Bonfil (Mazatlán)

El experto nivel III del Sistema Nacional de Investigadores señaló que esta situación se presenta en todos los niveles del poder en el país porque el esquema presidencialista ha permeado toda la estructura de organización y de funcionamiento del poder en México.

Para Diego Valadés, ese es el verdadero cuello de botella para que los esfuerzos al combatir la corrupción sean colosales y que los resultados sean modestos.

“No hay relación entre lo que se invierte, como la capacidad de trabajo, y lo que se obtiene como resultado en cuanto a la depuración de la corrupción”, insistió.

Dijo que cuando se persigue a un corrupto se tiene éxito, pero la corrupción sigue esplendente en México debido a que al número de personas castigadas por actos de este tipo es mucho menor a la cifra de individuos que incurren en hechos enviciados.

“La estructura del poder está hecha para que la corrupción prospere, porque en la medida que se concentra el poder las posibilidades que tiene quien lo ejerce en cuanto verificar a todo el aparato que depende de él o ella, actúe con prioridad, son muy limitadas”, manifestó.

Diego Valadés expuso que aún siendo honorables, quienes gobiernan no tienen capacidad de controlar toda la estructura del poder.

Esto, abundó, con todas las reservas que resultan del hecho de que hay 17 gobernadores sujetos a proceso, ya procesados o que son buscados por la justicia, “lo que significa que la honorabilidad o el ejercicio recto depende de la decisión personal de quien ocupa el poder.”

Insistió en que mientras sigan las mismas reglas del régimen de gobierno, la corrupción no solamente desaparecerá, sino que aumentará.

El abogado sinaloense destacó que es una labor ejemplar de quienes trabajan en el sistema anti-corrupción, porque se trata de una labor ardua, dura, a veces incomprendida y en muchas ocasiones encuentran obstáculos que los obliga a un esfuerzo adicional .

“El problema que están teniendo en el país que tienen tareas análogas en los ámbitos federal, estatal y municipal es que los avances que se advierten son resultados inferiores a los que querían llegar y a los que la sociedad percibe, lo que genera una situación difícil de entender”, puntualizó Diego Valadés.

Irene Medrano Villanueva | Organización Editorial Mexicana

Trends