:)

Negocios

México “se comió sus ahorritos” en 2020: HSBC

El año pasado, México no tuvo ningún tipo de apoyo, se “comió sus ahorritos” y cada quien le hizo como pudo para salir de la crisis, sostuvo el director general de HSBC en el país, Jorge Arce.

Published

on

El año pasado, México no tuvo ningún tipo de apoyo, se “comió sus ahorritos” y cada quien le hizo como pudo para salir de la crisis derivada de la pandemia por coronavirus, sostuvo el director general de HSBC en el país, Jorge Arce.

Al hacer un recuento de los daños que dejó el primer año del Covid-19 , dijo que mantener la confianza de los clientes, la solvencia financiera y diseñar apoyos a la medida fueron algunos de los retos que enfrentó el banco a su cargo y consideró que a la crisis económica todavía le quedan algunos meses.

“Yo creo que todavía nos falta un poquito en 2021. Tenemos que enfrentar todavía varios meses de una crisis de salud, pero eventualmente vamos a salir de esta y el país va a continuar y vamos a salir adelante y vamos a salir más fuertes que nunca”, confió.

El directivo de HSBC señaló que en 2020 México no tuvo ningún apoyo y “no nos apalancamos como país, no nos apalancamos como sociedad para tratar de llevar la crisis. Por varias razones, la decisión fue que cada quien como pueda, es la verdad, y nos comimos nuestros ahorritos, nuestras reservas”.

Lee: “Los zacatecanos queremos paz y seguridad”: David Monreal

“Sobrevivimos la crisis, fue una crisis muy profunda, una baja de la actividad económica muy, muy profunda, y aquí ya estamos en 2021, en un proceso en el cual ya nos comimos todo lo que teníamos”, sostuvo.

Advirtió entonces que cualquier alargamiento de esta crisis en la cual la economía no se abre, la vamos a sufrir mucho más profundo que durante 2020.

“Sin embargo, pues ya vemos vacunas, sabemos que nuestros principales socios comerciales están abiertos o abriéndose, que, por ejemplo, Estados Unidos está vacunando muy rápidamente a su población”, opinó.

Subrayó que la historia principal de 2020 fue que México, como un país abierto, una nación dedicada al comercio internacional, a ser parte de las cadenas productivas del mundo, tuvo beneficios que otros países no tuvieron.

Por ejemplo, mencionó el hecho de que tengamos tantos mexicanos en Estados Unidos que trabajan y que fueron muy solidarios con sus familias en México por la crisis, pues se recibieron 40 mil millones de dólares en remesas, equivalente a más o menos 4.0 por ciento del PIB.

“Eso es un dinero del exterior que nos ayudó a sobrepasar la crisis. También nuestras industrias manufacturera y agrícola se beneficiaron de todos los programas o incentivos contracíclicos del gobierno americano”, anotó.

No obstante, el directivo de HSBC consideró que México va a salir de esta crisis con unas finanzas públicas muy sólidas. “Si tú nos comparas con Brasil o inclusive Estados Unidos, el total de deuda del PIB va a estar arriba de ciento por ciento, mientras que nuestro país va a estar en el 54 por ciento”.

“Por decisión del gobierno decidieron mantener este tipo de flexibilidad fiscal y económica de no sobreendeudar al país y utilizar ese dinero para soportar la crisis, para sobrevivir la crisis”, recordó.

Como parte del sistema bancario, cuestionó que de dónde van a venir los recursos para reactivar o salir de la crisis, porque “una cosa es gastarte tu dinero para sobrevivir una crisis y otra es cómo hago yo para abrir de nuevo mi restaurante, mi hotel, gimnasio o mi cine”.

Indicó que para obtener esos recursos, las autoridades, los bancos y los dueños de esas empresas deben tomar ciertos riesgos e invertir su dinero.

“Yo creo que ahí debemos de enfocar ahorita nuestra imaginación y nuestros recursos para ayudar a abrir la planta productiva del país, especialmente en ese sector de pequeñas y medianas empresas que son la base del empleo en México”, comentó.

México está abierto a otras opciones financieras

Jorge Arce resaltó que gracias a los esfuerzos de la banca y sobretodo, del Banco de México (Banxico), CoDi va a ser un producto y una manera de comprar y vender que va a revolucionar el país.

“Pero el peso se está convirtiendo en una moneda digital. Es fácil hacer transferencias internacionales con el peso, es fácil recibir transferencias internacionales con peso. Entonces, México ya tiene una moneda digital bien regulada, bien administrada, que tiene un valor y que puede guardar valor durante el tiempo, que recibe tasas de interés muy fuertes”, señaló.

En tanto, abundó, el bitcoin es un instrumento de guardar valor, más que intercambiar valor.

“Le va a llevar tiempo, pero tiene un lugar dentro de la economía y dentro de los portafolios de inversión y seguramente se va a facilitar la manera de utilizarlo como un medio de cambio o de transferencia”, apuntó.

Descartó que a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) le suceda lo mismo que a Petróleos Mexicanos (Pemex), pues esta última está haciendo lo correcto al tratar de buscar eficiencias, enfocarse en subir su producción, manejar sus cargas pasivas, pero trabaja dentro de una industria y a nivel global está perdiendo importancia de una manera muy rápida.

En tanto, destacó el director de HSBC en México, la CFE tiene el beneficio de que opera en uno de los países más dinámicos, con mejores perspectivas en el mundo, y lo que tiene que hacer es ver cómo producir, distribuir y vender electricidad de la manera más efectiva y racionalmente.

La CFE tiene un futuro muy prometedor, tiene unas grandes perspectivas y es una empresa sólida que va encontrar oportunidades con socios locales, extranjeros y privados.

“Hay partes de la industria eléctrica que lo saben hacer muy bien, que no necesitan a nadie y que pueden dar un servicio a buen costo y de una manera sustentable”, puntualizó.