:)

Negocios

Los camaroneros de Sinaloa compensan la baja en la producción con mejores precios de exportación

MAZATLÁN, Sinaloa. Aunque la temporada de captura de camarón disminuyó un 15 por ciento en la producción de altamar, será el precio al público del crustáceo lo que beneficie a los productores sinaloenses.

Published

on

MAZATLÁN, Sinaloa. Aunque la temporada de captura de camarón disminuyó un 15 por ciento en la producción de altamar, será el precio al público del crustáceo lo que beneficie a los productores sinaloenses.

El gerente general de Productores del Mar de México, Miguel Rousse Acosta, señaló que las exportaciones se mantuvieron bajas de octubre a diciembre, pero se incrementaron a partir de enero.

Indicó que ante la disminución en la captura de camarón en esta temporada que está por terminar, el precio del producto en el mercado extranjero aumentó un 10 por ciento.

“Vemos un aumento en el precio de un 10 por ciento comparado con el año anterior, es algo importante, por ejemplo la talla 16-20 se está vendiendo hasta casi un dólar arriba comparado con el año anterior y esto es por la falta de producción”, subrayó.

Lee: Mineras zacatecanas padecen por los cortes de energía eléctrica

El dirigente pesquero comentó que ahorita no hay venta fuerte, pero visualizan mucha demanda en los siguientes meses, por lo tanto tienen que ir poniendo precio en el mercado.

Mencionó que con las recientes nevadas en Estados Unidos tuvieron ligeras afectaciones en la transportación del producto, pero nada grave hasta el momento.

Explicó que varias cargas del crustáceo se quedaron detenidas en ciertas áreas, sobre todo en la parte de Texas, por lo que tendrán que esperar a que el mercado se restablezca.

“Tuvimos una afectación, pero no vamos a perder dinero, las carreteras ya se abrieron, sólo hay que esperar unos días para que el mercado se restablezca”, confió.

Rousse Acosta puntualizó que si bien el sector arrastra una mala racha desde años atrás, éste ha sido uno de los más críticos, al combinarse el disparo del furtivismo, el alto costo del diesel marino y la pandemia por el Covid-19.