:)

Guanajuato

La crisis de Covid-19 provoca pérdidas de 700 mdp a la industria del vestido de Guanajuato

Fernando de la Vega Araiza, director de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido en Guanajuato, dice que varias empresas están al borde de la quiebra

Published

on

Algunos productores diversificaron su oferta.

LEÓN, Guanajuato. Desde que inició la pandemia, más de 700 millones de pesos han perdido los productores de la industria de vestido en Guanajuato. Con el inicio de la contingencia y al no haber clases presenciales los productores, proveedores y hasta vendedores de ropa y uniformes escolares no han tenido ganancias, pues siguen conservando mucha de la mercancía que tienen, incluso desde hace un año, por lo que algunos están cerca de la quiebra.

“Definitivamente este año se perdieron las ganancias, no nada más el uniforme escolar, sino la venta en general, ahorita la gente está sin dinero, muy mal económicamente, esperamos que repunte el año que viene, esa es nuestra esperanza antes de que lleguemos a la quiebra”, confía Alejandro Morales Fuentes, vendedor de uniformes escolares.

De acuerdo con Fernando de la Vega Araiza, director de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido en Guanajuato, dijo que desde marzo que inició la pandemia por el coronavirus, han registrado cada mes, más de 150 millones de pesos perdidos.

Lee: Guanajuato vuelve a semáforo naranja ante aumento de contagios y muertes por Covid-19

Señaló que el sector generan más de tres unidades económicas en la entidad, y la mayoría de los productores y proveedores se encuentran ubicados en la zona sur de Guanajuato, en municipios como Uriangato, Yuriria y Moroleón. Sin embargo, desde el primer momento que se cerraron los negocios y espacios de trabajo no esenciales, fue cuando comenzaron a tener pérdidas.

Tan sólo de enero a julio, se han calculado más de 700 millones de pesos, pues los más de 680 productores de la industria de vestido en el estado, esperaban mejorar sus ganancias en el segundo semestre del año, principalmente por el regreso a clases, donde cada año los padres de familia se abastecían de la ropa escolar necesaria para sus hijos, como faldas, suéteres, chalecos, camisas y hasta calcetas.

Este año no ha sido así, pues las clases continuaron a distancia y se prevé que sigan así, al menos el primer semestre del próximo año. Esa situación pone en riesgo a los cientos de vendedores de ropa, principalmente a aquellos que sólo se dedican a la venta de uniforme escolar.

Algunos aún conservar la mercancía de hace un año, mientras que otros han decidido diversificar sus negocios para no llegar la quiebra económica.

Por mes, se calculan más de 150 millones de pesos en pérdidas en la industria del vestido en todo el estado durante esta contingencia sanitaria.

Como Alejandro Morales Fuentes, quien se ha dedicado por 45 años a la venta de uniforme escolar y otro tipo de prendas, aseguró que está cerca de la quiebra, y desconoce hasta cuándo vayan a seguir resistiendo la pandemia.

Explicó que las ventas se le han bajado casi en su totalidad, primero cuando las autoridades los obligaron a cerrar a todos aquellos negocios no esenciales, por lo que no tuvo otra manera de continuar vendiendo sus mercancía. Una vez que se les permitió la apertura con estrictas medidas sanitarias, las familias han dejado de comprar ropa, esto al haber más prioridades como la comida y la salud.

La situación está muy difícil y este año ha sido perdido económicamente. “Desde marzo, cuando empezamos la pandemia, nos ha ido muy mal económicamente, pues uno como vendedor, no saca ni un peso, y nosotros como los proveedores están a un paso de la quiebra”.

Lee: Las armadoras buscan generar 2 mil 500 empleos perdidos por la crisis de Covid-19 en Guanajuato

El vendedor aseguró que cada inicio del ciclo escolar era el mejor momento para los comerciantes y proveedores de uniforme escolar, pero solo se dio el regreso a clases a distancia.

Los papás no aprovecharon para renovar las prendas de sus hijos, lo que ha provocado que sus bodegas y almacenes continúen llenos de este tipo de ropa y haya golpeado a la industria del vestido de Guanajuato.

“En 2020 no se ha podido sacar nada, porque los proveedores dejaron de hacer y nosotros ya no hemos hecho pedidos, incluso las prendas de los niños para el desfile de primavera, como las mallas, todo se nos ha quedado, junto con los uniformes de secundaria, primaria y escuelas técnicas”, comentó Alejandro Morales Fuentes.

“Ya sólo esperamos que repunte para el año que viene porque este 2020 ya lo vimos perdido”, agregó Morales Fuentes.

Otros comerciantes de prendas han decidido diversificar su mercancía para tener ventas, y no sólo enfocarse a los uniformes escolares, como Carlos Armenta, quien aseguró que enfocarse a otros mercados ha sido una ayuda para evitar llegar a la quiebra.

“Los uniformes ya no se vendieron como en otros años, de repente se nos llegó a vender uno que otro para prepa, pero simplemente se deja eso y se enfoca uno en otra clase de mercancía, a la bonetería en general, no sólo a los uniformes para las primarias y secundarias”, comentó el pequeño comerciante.

Carlos Armenta aseguró que tampoco ha tenido que abastecer su mercancía, ya que al haber poca venta aún sigue almacenando la ropa de hasta hace un año. Mencionó que ni siquiera han solicitado más mercancía a los proveedores, por lo que ellos al igual que el resto de los vendedores, están teniendo complicaciones.

“Quien se dedica solo a la venta de uniformes si está cerca de la quiebra, por eso tiene uno tiene que diversificar la mercancía porque con una sola clase de ropa no se puede. Ahorita no hemos sabido cómo la están pasando los proveedores, pues los vendedores teníamos todo almacenado y no hubo necesidad de solicitar más producto”, dijo el vendedor.

Karla Aguilera | Organización Editorial Mexicana