:)

Inclasificables

Luna Miguel, una escritora que promueve en sus letras la igualdad de género y el combate al racismo

Luna Miguel lee, escribe y edita, además tiene un canal de YouTube en el que comparte sus intereses literarios al leer, analizar y resumir textos de otros autores

Published

on

Luna Miguel
Luna Miguel es una escritora española que a través de su trabajo promueve diversas causas sociales. Crédito: Cortesía

TIJUANA, Baja California. A Luna Miguel la descubrí en redes sociales, pero su literatura va más allá. Lee, escribe y edita como ella misma lo resume en su biografía. Posee una plática ardiente, divertida, intensa e interesante. Además de escribir tiene un canal de YouTube en el que comparte sus intereses literarios al leer, analizar y resumir textos de autores.

Luna Miguel es una escritora española  y a través de su trabajo promueve la igualdad de género y otras causas sociales, aunque ella simplemente se define como alguien que lee, escribe y edita.

Tiene 30 años de edad y ha escrito seis libros de poesía. En el 2018 publicó su primera novela El funeral de Lolita y en el 2019 El coloquio de las perras.

En entrevista desde Barcelona, Luna Miguel nos cuenta de cómo se inició en el mundo de las letras, habla del erotismo y del amor en tiempos de Covid-19, expone la ideología de esa nueva generación de autoras españolas promotoras de causas sociales que encabezan en un mismo frente, todas a la vez y sin retroceder, desde combatir el racismo y la desigualdad de género hasta impulsar movimientos como #MeToo, Black Lives Matters y por el medio ambiente.

Lee: Elena Medel, la poeta que fundó su propia casa editorial a los 19 años

—¿Cómo fue que Luna se acercó a la literatura?

—”Por mi abuela paterna, la abuela Chus, que era profesora de literatura preparatoria en un instituto, ella siempre ha tenido muchos libros en casa e influidos por ella, mi padre y mi madre han sido muy lectores. He sido una niña muy privilegiada porque en casa tenía una biblioteca muy alucinante, desde autores surrealistas hasta literatura latinoamericana y pasando por los clásicos. Entonces creo que si empecé a leer fue porque era algo natural, que estaba en mi casa y en mi ADN”.

—El erotismo en la literatura… ¿cómo lo aborda?

—”Justamente ahora he terminado un libro que aparecerá  en España en enero que se titula Caliente, es un ensayo en el que abordo no sólo mi definición del deseo, del amor y el erotismo, sino que a través de autoras que han hablado de este tema hago también un repaso histórico de ellas, entre ellas, por supuesto, está Anaïs Nin.

“Supongo que el libro llegara a México unos meses después. Este tema siempre me ha interesado porque creo que hay muchos tipos de escritores, pero me gusta diferenciar que hay escritores que escriben con el cerebro y hay otros que escriben con el cuerpo. Aunque soy muy lectora de esos escritores inteligentes, como Borges, que escriben con el cerebro, siempre he sido muy fanática de los que escriben con las vísceras del cuerpo, entre esas vísceras también está la piel y los órganos sexuales. Siempre me han interesado las mujeres que han centrado su escritura sobre lo que el cuerpo puede sentir, el placer, me interesa retratar el placer y analizar a quienes ya lo han retratado a lo largo de los siglos”.

Lee: Tijuanense escribe poesía inspirada en enfermedades; su nuevo tema es el coronavirus

‘La escritura de la mujer son muchas cosas’

Para Luna Miguel, la literatura femenina o la escritura de la mujer son muchísimas cosas y aún queda tanto por escribir y tanto por contar, pero no hay tiempo para lamentos, sino que hay que agarrarse de las páginas de los libros escritos por mujeres y masticarlos, deleitarlos y seguir contando lo que las grandes mujeres de la literatura escribían y escriben.

—¿Cómo definir la escritura de las mujeres?

—”Eso lo hablaba hace poco con una escritora española, María Sánchez. Hicimos entre las dos un proyecto, nos hicieron un microdocumental en el que ambas cruzábamos cartas. Precisamente nos preguntaban que cómo definiríamos la escritura de las mujeres, entonces para nosotros era imposible encontrar una definición porque la escritura de la mujer son muchísimas cosas, pero en una de las cosas que si caíamos las dos era en hacer ese hincapié en la intimidad y en los pequeños detalles, porque precisamente yo tengo la teoría que como se nos ha negado nuestro derecho a escribir como mujeres o a existir y a dar nuestra opinión, es justo en esos detalles como hemos marcado nuestra existencia también.

“Yo creo también que hay una gran corriente de escritoras que se han centrado en lo cotidiano, en lo casero, en el propio cuerpo, porque era de lo que se podía hablar, porque no nos dejaban salir al mundo, no nos dejaban explicar otro tipo de experiencias, entonces era a través de lo íntimo, de lo corporal, como podíamos conocer el mundo”.

Escritoras millennials

En España actualmente existe un movimiento de literatura femenina entre las que destacan Luna Miguel, María Sánchez y Elena Medel, entre otras.

“Desde que yo empecé a leer de adolescente he notado que he tenido una conexión con escritoras españolas, vamos a decir ‘millennials’. Creo que todo empezó con Elena Medel, que ella es del año 1985, es directora de la editorial La Bella Varsovia y va a publicar ahora su primera novela El anagrama. Ella como a los 16 años publicó su primer libro, entonces para nosotros ella abre la puerta para todas las escritoras jóvenes españolas.

“Pero si digo Elena tengo que decir Cristina Morales, Aisa de la Cruz, Lucía Baskaran, creo que hay una red de escritoras que están haciendo las cosas muy bien y una red como de amistad, de apoyo entre todas nosotras, porque conocemos las dificultades a las que se han tenido que enfrentar las escritoras apenas unos 10 años mayores que nosotras. Siendo conscientes de esa dificultad y de ese mundo hostil para con la mujer que escribe yo creo que se ha creado un vínculo muy fuerte entre nosotras”.

Lee: El coronavirus, una oportunidad para reaprender a estar solos

—Dicen que la obsesión es la madre de las realizaciones profundas… ¿Qué le obsesiona a Luna?

—”Yo voy por obsesiones, ahora estoy obsesionada con escritoras que nacieron a finales del siglo XIX y que a principios del siglo XX empezaron a escribir una poesía en la que yo nunca me había detenido, es muy concreta, con rima, en sonetos, etc. Yo me he criado en el siglo XX, entonces es ahora casi a mis 30 años que comienzo a leer el siglo XIX.

“Estas escritoras me interesan porque más allá de su poesía y lo que cuenta su poesía, por ejemplo, estoy leyendo a Hilda Doolittle y a Marina Tsvetáyeva, son escritoras que se declararon bisexuales en su época, entonces son figuras que me llaman la atención por su vida y su obra. Conocí la historia de un poema de Marina Tsvetáyeva, un poema de amor que ella le dedicaba a una mujer, pero al hacer la traducción al castellano lo tradujeron como si estuviera dedicado a un hombre. De repente nos encontramos con temas que eran visibles en la literatura desde hace 100 años. Al pensar en poesía amorosa lésbica se te ocurren muy pocos nombres porque hasta se han traducido mal, entonces ahora estoy centrada en estas mujeres que vivieron en París a principios del siglo XX y esa es mi nueva obsesión”.

La maternidad gozosa

Otro de los temas que Luna Miguel suele abordar es el de la maternidad y lo hace a manera de reclamo cuando es tratado como un espacio doloroso que fragmenta la personalidad.

“Esto es algo que ya casi más que un reclamo literario es un reclamo social, parece que si una se queda embarazada deja de existir como la persona que era y de repente se convierte en otra cosa. El proceso es tan fuerte en la vida de una que se transforma en cierto modo, pero hay como una sensación, impresión y comentarios de que la crianza, que la maternidad es algo aburrida cuando puede ser algo feliz. A mí me gusta mucho una periodista argentina que se llama Luciana  Péker, ella precisamente aboga por esto, ella dice que está a favor del feminismo del goce, entonces por qué no hablar de una maternidad gozosa”.

A Luna Miguel también le interesan los textos que aportan miradas sobre los amores plurales, la maternidad, la amistad, el autocuidado. Reducirnos al amor de pareja, dice Luna, eso nos vuelve ciegos.

Lee: Gustavo Yuste, el escritor que convierte lo ordinario en una obra poética

“Además hay muchas cosas que te pueden cambiar la vida, buenas o malas, mudarte te puede cambiar la vida, escribir un libro te puede cambiar la vida, hacerte un tatuaje… hay muchas cosas que le pueden cambiar la vida a uno, pero al final siempre somos los mismos, es decir, no podemos empezar a ser otra persona.

“El Amor, con mayúscula, no es un bien escaso, sino un órgano que crece cuando lo ejercitas, un ser vivo que responde al alimento. El amor debería ser energía renovable, ese estado ideal que no resta, sino que suma, que no te mengua, sino que eleva tu potencia y te hace grande”, dice Luna Miguel.

—¿Hay algo nuevo qué decir del amor?

“Creo que siempre es imposible decir cosas nuevas del amor. Hace poco estaba leyendo a Platón que debate sobre el amor y uno piensa lo poco que se puede decir sobre el amor que sea nuevo, lo que sí que es cierto es que se puede hablar de distintas formas o se pueden modular las definiciones de amor a través de los tiempos que vivimos. Por ejemplo, ahora vivimos en un tiempo en que el Covid-19 nos ha encerrado en nuestras casas, no es lo mismo hablar de amor cuando puedes salir libremente y encontrarte con personas y demás a hablar de amor en plena reclusión.

Es como que los discursos y la literatura se adecuan al tiempo en el que vivimos. Ahora se debate sobre las mujeres transgénero y la literatura trans, cómo hablar de amor desde ese lugar o cómo hablar de amor cuando el mundo está infestado de políticos racistas, porque amar a tus compañeros independientemente del género y la raza también es amor. Creo que en siglo XXI hablar de amor no es sólo romántico, sino también de hablar de amor al resto de personas con las que tenemos que generar un lugar más habitable donde ahora es cero habitable y tenemos una serie de políticos que deberían leer a Platón y saber lo que significan las palabra amor y amistad”.