:)

Negocios

Quieren que los viajeros de crucero usen el futuro Teleférico Faro Mazatlán

El Teleférico Faro Mazatlán promovido por el gobierno de Sinaloa requiere de una inversión 400 millones de pesos

Published

on

El teleférico, que conectará Mazatlán con el cerro del Crestón, es el medio de transporte ideal para que cada año 720 mil turistas nacionales e internacionales, así como viajeros de crucero descubran los rincones de la bahía, del Océano Pacífico y la vieja ciudad de Sinaloa.

“El Teleférico Faro Mazatlán está conformado por dos estaciones: la primera ubicada en la parte baja y en la zona de playa llamada estación Centenario, y la segunda ubicada en la cima del cerro del Crestón”, revela el gobierno de Sinaloa.

El proyecto promovido por Cuauhtémoc Rosales Inzunza, subsecretario de Obras Públicas de Sinaloa, requiere de una inversión 400 millones de pesos, según documentación a la que tuvo acceso Cobertura 360.

 El teleférico se presenta como un servicio segura para que cada uno de los turistas, visitantes regionales y los propios habitantes lleguen a contemplar el Faro de Mazatlán, agrega el proyecto.

Lee: GAP invertirá 11 mil 985 mdp en sus aeropuertos de Tijuana y Los Cabos

El medio de transporte se convierte en un nuevo producto turístico para los viajeros de cruceros que visitan nuestro Puerto en tiempos cortos, pues a veces no están preparados para subir un camino sinuoso de 757 metros lineales, senderos y 336 escalinatas.

“No es un recorrido que se realiza en poco tiempo y se tiene que ir preparado con zapatos y ropa adecuada”, agrega. Cada año, el teleférico movilizará a más de 720 mil personas.

El Faro de Mazatlán está ubicado en el cerro del Crestón de la península de Mazatlán, tiene 157 metros sobre el nivel del mar y es el segundo faro natural y en activo más alto del mundo.

En su cima se pueden apreciar 360 grados de paisajes de la bahía, el océano pacífico, las islas, el viejo Mazatlán y las montañas, que rodean al puerto sinaloense.

En 1930, el cerro del Crestón deja de ser una isla, por lo que el ayuntamiento de Mazatlán construyó un camino de piedra terraplenado con tierra para formar parte de la escollera.

Las Cortes de Cádiz decretaron en 1821 como el primer puerto de Altura en el Pacífico Mexicano a Mazatlán. Con esa decisión, el cerro del Crestón era utilizado como señalamiento marítimo y así hasta 1828. 

Durante el porfiriato se mandó a construir un faro de fabricación francesa, el cual empezó a operar 1879. Ese faro se componía de una lámpara de petróleo para aumentar y reflejar la luz, que era confundida con el reflejo de una estrella. En 1905 sustituyó por foro de luz giratoria.

El cerro del Crestón es considerado como el primer Faro Natural del Mundo en operaciones, tiene 157 metros de altura sobre el nivel del mar, 641 metros de longitud, por 321 metros de ancho y su luz tiene un alcance de 48 millas náuticas. 

Con la construcción del Teleférico Faro Mazatlán también se pretende la transformación y recuperación de un área natural como espacio público de identidad local y que aporte una verdadera transformación digna para los Mazatlecos, que agregue valor, que reflexionen sobre su ciudad y sus espacios públicos, como un legado para las generaciones futuras y una visita obligada para sus visitantes con capacidades disminuidas por su movilidad o edad, así como entretenimiento para adicionales para quien visitan el Faro de Mazatlán.

Lee: El Aeropuerto Ojos Negros detonará industria vinícola de Baja California

“El proyecto realizará obras de acceso al teleférico que permiten la promoción y fomento de acciones para beneficio de la población en general, y en particular de las personas con capacidades disminuidas por su movilidad o edad, para quien visitan el Faro de Mazatlán”

Permitirá visualizar durante su recorrido una zona cuyo paisaje es admirable y así apreciar una gran parte de la ciudad de Mazatlán, puerto, bahía, islas, estero, el cerro del Crestón y sus alrededores del mar

El Funicular vendría a contribuir de manera importante social, económica y recreativa a quienes pretenden subir a admirar este sitio y sus alrededores, pero que por razones de tiempo, capacidad física disminuida, capacidades disminuidas por su movilidad o edad, puedan acceder y nuestro icono de paisajismo y recreación.

Por Enrique Jiménez