:)

Baja California

Manifestaciones colapsan flujo de productos en BC

Published

on

Por José Víctor Rodríguez

La diputada federal Lizbeth Mata Lozano (PAN) solicitó a las autoridades de los tres niveles de gobierno a que liberen las vialidades de Baja California de manifestantes, ya que, alertó éstas unen los destinos turísticos de la península y hacen conexión con los Estados Unidos. 

“Las carreteras que unen a Baja California, son un sistema de infraestructura vital para el estado y el país. Aproximadamente el 80 por ciento del turismo en nuestra entidad federativa se desplaza vía terrestre y el intenso flujo transfronterizo de vehículos ligeros y de carga se conectan con el importante sistema carretero del sur de California”, afirmó.

La legisladora del albiazul dijo a Cobertura 360 que en los últimos días se han presentado manifestantes en las plazas de cobro de las carreteras concesionadas de Baja California, lo que pone en riesgo el flujo de mercancías, vehículos y personas.

Mata Lozano agregó que en la entidad existen cuatro autopistas de cuota, –el tramo Centinela-Rumorosa; La Rumorosa-Tecate; Tecate – Tijuana; Tijuana – Ensenada–, que son administrados por Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe), a excepción del tramo de Tecate-Tijuana y el de Mexicali la Rumorosa que es administrado por un fideicomiso estatal.

“Desafortunadamente, desde hace más de cinco meses, grupos de manifestantes se apoderaron de las diversas casetas de peaje carretero de Baja California con la supuesta intención de recabar fondos para ayudar a las personas vulnerables como adultos mayores, personas con discapacidad; afectando de forma grave a quienes transitan y viven en las ciudades aledañas”, señaló.

Lizbeth Mata Lozano

Sólo por dar un ejemplo, en abril pasado, añadió la legisladora, empresarios y comerciantes sobre todo de la región de Ensenada se han visto afectados directamente por esta situación, por lo que interpusieron una denuncia 1591/2019 ante la Fiscalía General de la República.

“Sin embargo, hasta el momento no se han tomado acciones para liberar las casetas de los manifestantes; ello ha generado que el sector empresarial se vea afectado por la constante toma de casetas en el estado, en un movimiento que ha atraído a varios grupos que se aprovechan de esta situación.

“El mayor problema en la toma de casetas, es el marco legal que ha sido violentado, y lejos de representar un apoyo para la sociedad, los perjudica, en mayor medida a los empresarios, pues se generan retardos en la entrega de mercancías, principalmente en materia industrial. La falta de certidumbre jurídica en el ejercicio económico que se maneja a través de las casetas tiene altas probabilidades de ocasionar un colapso incluso en materia turística, ya que son por esas vías donde cruzan numerosos visitantes de Baja California”, expresó Mata Lozano.

jvr.