:)

Baja California

Restaurantes en Mexicali diario registran intentos de extorsión: Canirac

Se trata de llamadas que provienen principalmente de números con LADA del interior del país, aunque también se han identificado algunos de Baja California.

Published

on

Restaurantes en Mexicali diario registran intentos de extorsión: Canirac

Un intento de extorsión al día es lo que reciben en promedio restaurantes de Mexicali por medio de llamadas telefónicas, de quienes simulan ser funcionarios de gobierno, indicó el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Mexicali, Raúl Vásquez Krauss.

Se trata de llamadas que provienen principalmente de números con LADA del interior del país, aunque también se han identificado algunos de Baja California.

Lee: Más del 50% de los restaurantes son irregulares en Mexicali

De acuerdo al entrevistado, es común que en este tipo de llamadas la persona que realiza el intento de extorsión se haga pasar por trabajador del Ayuntamiento o la Comisión Estatal Contra Riesgos Sanitarios (Coepris), para solicitar dinero a cambio de algún permiso.

Sin embargo, hay casos en los que se aprovechan de la credulidad de los trabajadores para solicitar que depositen grandes cantidades de dinero.

También se han dado casos de personas que amenazan a los trabajadores diciéndoles que se encuentran vigilándolos desde afuera del negocio y utilizan fotos robadas de las redes sociales de los propios restaurantes para generar miedo.

Ese ejemplo sucedió en un restaurante ubicado en la zona Dorada de Mexicali, en donde se depositaron alrededor de 8 mil pesos a una cuenta ajena al comercio.

Lo más común

La Fiscalía General del Estado (FGE), por medio de la emisión de una guía de seguridad para prevenir la extorsión y el fraude telefónico, señaló que las modalidades más utilizadas por los delincuentes para realizar este tipo de delitos son:

Fingir ser un familiar secuestrado, amenaza de grupos de la delincuencia organizada o por una supuesta denuncia en contra de la persona, fingir ser una autoridad para exonerar a alguien de un delito y fotografías comprometedoras.

De acuerdo a datos de la FGE, hasta septiembre de 2022 se habían abierto 15 carpetas de investigación por casos consumados de extorsión en contra de comercios o empresas de Baja California, además de seis por intentos de extorsión.

Esto representa casi la mitad de las 30 carpetas abiertas durante 2021 por casos de extorsión y tres por intento de este delito.

Según lo mencionado por el presidente de Canirac Mexicali, autoridades municipales señalan que se reportan alrededor de 100 llamadas diarias de este tipo entre los comercios y restaurantes de Mexicali.

Te recomendamos: A pesar de la saturación, hay espacios para migrantes en 13 albergues de Mexicali: Catalino

Delito frecuente

Los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE), que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), señalan a la extorsión telefónica como el delito más frecuente contra empresas de Baja California, el cual afectó al 30.6% de las empresas en el estado durante 2021.

Asimismo, se informa que el 82.6 por ciento de los delitos no fueron denunciados por parte de las empresas víctimas, de los cuales más de la mitad no se denunció por razones que se atribuyen a la autoridad.

Los capacitan

Ante el gran número de llamadas de extorsión que reciben comerciantes locales, Vásquez Krauss explicó que han recibido apoyo por parte de la Dirección de Seguridad Pública Municipal y la propia FGE, que dan cursos a los trabajadores sobre qué hacer en estos casos.

Resaltó que muchos trabajadores ya conocen algunos de los números que se utilizan para realizar extorsiones, por lo que los bloquean sin contestarlos, además de que se avisan por medio de un chat entre la policía municipal y los propios restaurantes.

Entre las recomendaciones que emite la FGE para evitar la extorsión telefónica, está el no proporcionar información personal o financiera a desconocidos.

También, tratar de indagar información sobre la persona que llama, no seguir sus indicaciones, no depositar dinero y no dejar que niños o adultos mayores contesten el teléfono sin supervisión.

En el caso de los comerciantes, se recomienda no proporcionar números particulares en negocios, volantes o anuncios, sino establecer uno comercial para este fin, además de solicitar a sus empleados que no otorguen información personal de los propietarios, socios o familiares a desconocidos.

Andrea Jiménez | La Voz de la Frontera

Trends