:)

Negocios

México padece anemia crónica de inversión, dice Moody’s

Durante el sexenio de AMLO se presentaron diversas iniciativas que afectaron el entorno de las inversiones privadas en el país.

Published

on

México padece anemia crónica de inversión, dice Moody’s

La economía nacional padece de una “anemia crónica de inversión”, y esto debe considerarse como una señal de alerta ante una posible recesión económica para el próximo año, aseguró Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics.

“La economía mexicana adolece de una anemia crónica de inversión, la cual se ha agravado durante la presente administración; esto no le ayuda en nada a la economía para defenderse de mejor manera ante una recesión”, dijo el directivo a El Sol de México.

Lee: PIB de México crece 1% en segundo trimestre de 2022; AMLO presume resultados

Durante el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador se presentaron diversas iniciativas que afectaron el entorno de las inversiones privadas en el país, como la reciente propuesta de Reforma Eléctrica, que busca fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre sus competidores y que fue desechada en abril pasado.

También está la cancelación del Aeropuerto de Texcoco para construir el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, al igual que diversos apoyos financieros para mejorar la situación de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Para Coutiño hay por los menos tres alertas en la actividad económica del país. La primera es la moderación de la economía estadounidense, que ya se evidenciaba desde el primer trimestre del año.

Una segunda señal es la aceleración del alza de tasas por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos, lo cual indica que la inflación sí es una “amenaza” y, por lo tanto, se va atacar con una política monetaria más agresiva y eso contribuirá a la desaceleración económica.

“La tercera señal es la persistente y terca inflación en México, la cual va a forzar a las autoridades (del Banco de México) a apretar las condiciones monetarias más allá de lo que ellos mismos esperaban”, sostuvo el analista.

La semana pasada, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio González, descartó que México pueda atravesar por un periodo de recesión, debido a que no todos los componentes de la economía se encuentran a la baja.

“En este momento no se está observando una recesión en México. El país no está en esa posición, el mercado laboral se está recuperando bastante, hemos alcanzado cifras históricas en las últimas semanas, el sector exportador se mantiene resiliente”, afirmó el funcionario durante una conferencia de prensa.

Para el segundo al mando de la dependencia, el mayor riesgo de recesión se encuentra en la Zona Europea, con quien México tiene una vinculación comercial aproximada de apenas el siete por ciento.

Además, aseguró que México aún tiene espacio para crecer más de dos por ciento, luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportó que entre abril y junio la economía nacional creció 1.9 por ciento anual.

Según el directivo de Moody’s Analytics, lo que “más se puede hacer” para evitar una recesión de la economía mexicana es tener un manejo de política económica saludable y que sea capaz de prevenir cualquier choque.

Te recomendamos: La unión de la ciudadanía es clave para lograr que México alcance la grandeza: Ricardo Monreal

“Esto último quiere decir que la política fiscal y monetaria deben ser capaces de anticipar los eventos negativos y reaccionar preventivamente a través de medidas que permitan mitigar de alguna manera el impacto del choque del exterior”, precisó Coutiño.

De igual forma, para acelerar una recuperación destacó que las autoridades mexicanas deben ser capaces de implementar las medidas de política económica con estímulos para apoyar a empresas y trabajadores, al igual que promover un ambiente favorable para las inversiones.

Alta inflación frenará consumo interno

El director para América Latina de Moody’s Analytics agregó que en el mediano plazo el consumo interno será debilitado por los altos niveles de inflación y un aumento en las tasas de interés por parte del Banco de México.

Lo anterior, a pesar del impulso que pueda tener la demanda doméstica gracias a las remesas, que de acuerdo con analistas este año podrían rebasar los 50 mil millones de dólares.

Las remesas van a continuar fluyendo pero a un ritmo más moderado, porque la recesión estadounidense también va a afectar el empleo de los trabajadores mexicanos en aquel país”, concluyó el directivo de Moody’s Analytics.

Miguel Ensástigue | El Sol de México

Trends