:)

Inteligencia Artificial

Los supergusanos ayudarían a reciclar el poliestireno que contamina el mar

Son conocidos como larvas de los escarabajos Zophobas morio

Published

on

Foto: DPA

Un equipo de científicos de la Universidad de Queensland, en Australia, descubrió que los supergusanos, como se les conoce a las larvas de los escarabajos oscuros Zophobas morio, disfrutan comer poliestireno, además de que sus enzimas intestinales podrían ser la clave para que la tasa de reciclaje pueda subir.

Reciclar este plástico no es tan sencillo como antes, de hecho la gran mayoría de este material termina en los océanos, donde amenaza la vida marina.

El encargado de dirigir el estudio, Chris Rinke, dijo que estudios anteriores han demostrado que los gusanos de cera y los gusanos de harina (larvas de escarabajo) tiene buena reputación para comer plástico.

Lee: La Ibero crea una red de monitoreo de la contaminación en la CDMX

También planteó que tienen la hipótesis de que cuanto más grande sea el tamaño del gusano, pueda comer mucho más.

De acuerdo con la agencia AFP, estos supergusanos pueden llegar a crecer hasta cinco centímetros y suelen ser criados como alimento para reptiles y para aves, incluso en países como México y Tailandia son vendidos como comida para humanos.

El encargado del estudio y el equipo de científicos estuvo alimentando al grupo de gusanos con diferentes dietas durante un periodo de tres semanas, en donde algunos de ellos recibieron espuma de poliestireno, otro grupo recibió salvado y el último no recibió nada.

“Confirmamos que los supergusanos pueden sobrevivir con una dieta única de poliestireno e incluso ganar una pequeña cantidad de peso en comparación con el grupo de control de hambre, lo que sugiere que los gusanos pueden obtener energía únicamente al comer poliestireno”, dijo Rinke.

Los supergusanos que fueron criados a base de poliestireno completaron su ciclo de vida, para después convertirse en pupas y después en escarabajos adultos completamente desarrollados.

Las pruebas que realizaron, arrojaron una pérdida de diversidad microbiana en los intestinos de los gusanos y patógenos potenciales. Estos hallazgos sugieren que los insectos pueden sobrevivir con poliestireno, sin embargo, esta no es una dieta nutritiva y afecta su salud.

Una manera de que estos hallazgos sean útiles, es dar a los supergusanos desechos de alimentos o bioproductos agrícolas para que los consuman junto con el poliestireno. El líder del estudio señaló que esta podría ser una forma de mejorar la salud de los gusanos y también de lidiar con la gran cantidad de desperdicio de alimentos que se genera sobre todo en los países occidentales.

Lee: La Universidad de Guanajuato asegura que hay contaminación en la presa La Purísima

Aunque es posible criar más gusanos para este propósito, el científico tiene planeado otro camino, que es crear plantas de reciclaje que tengan la capacidad de imitar lo que hacen las larvas, que primero trituran el plástico en sus bocas para después digerirlo a través de enzimas bacterianas. Y añadió: “En última instancia, queremos sacar a los súper gusanos de la ecuación”.

El experto por ahora planea más investigaciones que van destinadas a identificar las enzimas que son más eficientes, para después mejorarlas aún más con ayuda de la ingeniería de enzimas.

Los productos de descomposición de esa reacción podrían luego alimentar a otros microbios para así crear compuestos de alto valor, así como los bioplásticos.

El experto espera que esto se convierta en un “upcycling” económicamente viable y se trata de reusar los desechos para poder crear algo de mayor valor, que a diferencia del reciclaje supone destruir los desechos para crear algo nuevo.

Diego Torija / El Sol de México

Seguir Leyendo
Publicidad