:)

Negocios

Larry Fink defiende el capitalismo sostenible y pide a las empresas ser atractivas para sus empleados

Las empresas en las que invierte para sus clientes deben evolucionen y crecer para que generen rendimientos atractivos en las próximas décadas

Published

on

Foto: Twitter

Larry Fink, director ejecutivo de BlackRock, el fondo de gestión de activos más grande en el mundo, respaldó la práctica del capitalismo de los grupos de interés que empuja a las empresas a adoptar prácticas más sostenibles y socialmente conscientes.

Ello, al responder a los críticos que dicen que considerar el impacto ambiental en las decisiones de inversión es una moda pasajera políticamente motivada.

En su carta 2022 dirigida a los directores generales de empresas de todo el mundo en las que BlackRock invierte en nombre de sus clientes, Fink alienta a los líderes empresariales a administrar empresas con una mentalidad a largo plazo que generará rendimientos sólidos a lo largo del tiempo para los accionistas.

Lee: El fondo de pensiones BlackRock asegura que le gusta México para invertir

Promueve adoptar el capitalismo de los stakeholders (grupos de interés) como un catalizador para el cambio, para ayudar a las personas a construir mejores futuros, impulsar la innovación, construir economías resilientes y ayudar a resolver algunos de los desafíos que enfrenta nuestra sociedad.

Aclara que el capitalismo de los stakeholders no se trata de política, pues en el mundo globalmente interconectado, las empresas deben crear valor para toda su gama de partes interesadas para ofrecer valor a largo plazo para los accionistas.

En la misiva a los CEOs, el directivo de BlackRock subraya que con la pandemia por Covid-19, ninguna relación ha cambiado más que la que existe entre empleadores y empleados.

“Una característica esencial del capitalismo eficaz es que los empleados exijan más de sus empleadores. Impulsa la prosperidad y crea un panorama más competitivo para el talento, impulsando a las compañías a crear entornos mejores y más innovadores para sus empleados-medidas que los ayudarán a alcanzar mayores ganancias para sus accionistas”, asienta.

Detalla que “la pandemia ha impulsado una evolución en el entorno operativo de prácticamente todas las compañías. Está cambiando la forma en que las personas trabajan y la forma en que los consumidores compran. Está creando nuevos negocios y destruyendo a otros”.

Indica que los empleados recurren cada vez más a su empleador como la fuente de información más confiable, competente y ética, más que el gobierno, los medios de comunicación y las Organizaciones No Gubernamentales.

Resalta que los empleados alrededor del mundo esperan más de sus patrones, en tanto que las empresas que crean entornos mejores y más innovadores para los trabajadores están viendo niveles más bajos de rotación y mayores retornos.

Indica que hay nuevas fuentes de capital que alimentan la disrupción del mercado y que una explosión en la disponibilidad de capital en las últimas cuatro décadas alimenta un panorama dinámico de innovación con una gran cantidad de nuevas empresas disruptivas que intentan derrocar a los líderes del mercado.

Lee: Mi amistad con Larry Fink ayudó a Argentina a la reestructura de deuda con BlackRock: AMLO

Manifiesta la idea de BlackRock de que las empresas en las que invierte para sus clientes evolucionen y crezcan para que generen rendimientos atractivos en las próximas décadas.

El Fink expone que los mercados de capitales han permitido que las compañías y los países prosperen, pero indica a los CEOs que aunque el acceso al capital no es un derecho, sino un privilegio, es deber de los directivos atraer ese capital de una manera responsable y sostenible.

En un marco de la transformación por la transición a un mundo de cero emisiones netas, desde las startups hasta las empresas consolidadas audaces deben entrar a este cambio, mientras que los gobiernos y las firmas deben garantizar que las personas sigan teniendo acceso a energía confiable y asequible.

Señala que la desinversión de sectores enteros, o simplemente la transferencia de activos con uso intensivo de carbono de los mercados públicos a los privados, no conseguirá que el mundo llegue a cero emisiones netas.

Tras advertir un creciente interés en el gobierno corporativo de las empresas públicas entre los accionistas y que muchas personas se replantean sus relaciones con las empresas, “estamos siguiendo una iniciativa para usar la tecnología para darle a más de nuestros clientes la opción de opinar sobre cómo se emiten los votos por poder (proxy) en las empresas en las que invierten su dinero”.

Fink anuncia el lanzamiento de un centro para el capitalismo de los stakeholders para explorar a detalle la relación entre el compromiso de las partes interesadas y el valor para los accionistas.

Destaca la convicción de BlackRock de que las empresas se desempeñen mejor cuando son conscientes de su papel en la sociedad y actúan en interés de sus empleados, clientes, comunidades y accionistas.

“Si se mantiene fiel al propósito de su empresa y se enfoca en el largo plazo, mientras se adapta a este nuevo mundo que nos rodea, ofrecerá rendimientos duraderos a los accionistas y ayudará a hacer realidad el poder del capitalismo para todos”, escribí Fink a los directivos mundiales.