:)

Política

Construirán 22 Bancos del Bienestar en Jalisco, pero son insuficientes

Sin embargo, aseguran que son insuficientes, pues ni atienden a la gente ni tienen dinero suficiente

Published

on

Foto: Aurelio Magaña

GUADALAJARA, Jalisco. Las 25 sucursales del Banco del Bienestar en la entidad son insuficientes para atender a los beneficiarios de los distintos programas, pues se reparten apenas 170 fichas, sólo se atiende a 150 y los 20 restantes son atendidos el día siguiente, para lo cual hay gente que se queda a dormir en el lugar para alcanzar un lugar.

Esta práctica se repite desde la semana pasado, al grado del hartazgo que amas de casa se sublevaron cuando “se acabó el dinero” en una de las sucursales de Tlaquepaque.

Son seis Bancos del Bienestar en Zona metropolitana: dos por Zapopan, dos por Tlaquepaque y dos en Guadalajara. El resto son en el interior del estado.

Lee: Alistan apertura de 50 sucursales del Banco del Bienestar

Mónica Padilla, que durmió desde anoche en la sucursal de avenida Juárez, se queja de que no son atendidos de manera correcta por los trabajadores del sitio, reparten 170 fichas diarias, pero nunca las terminan, se quedan en promedio en la 150 y a las siguientes 20 personas les piden que regresen al día siguiente.

Pero, como ella, desconfían, prefieren volverse a quedar dormir, no les vayan a ganar el lugar o se vaya a suscitar un problema.

Amas de casa reclaman que las sacan de sus actividades, tienen que pedir que recojan a sus niños de las escuelas o que se los cuiden.

Han tenido que soportar noches calurosas, otro día frescas y casi siempre alguna lluvia, para recibir el apoyo necesario.

Sin embargo, con las personas de la tercera edad, la situación ha sido más complicada y muchos de plano ya no volvieron o buscar otras alternativas bancarias. “El problema es que a mí me dijeron que tengo que renovar la credencial y voy a tener que dar una segunda vuelta”, expresó don José que es del programa de Bienestar para Adultos Mayores.

En la sucursal Tlaquepaque, de la calle Huerta y Leandro Valle, en la colonia San Francisco, de plano las amas de casa ya no soportaron y “clausuraron” simbólicamente la sucursal, cuyos funcionarios detuvieron funciones bajo el argumento de que el dinero “se había acabado”.

Víctor Chávez | El Occidental