:)

Política

Ojalá que Joe Biden ponga fin al bloqueo económico en contra de Cuba: AMLO

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, dice que el bloqueo económico de Estados Unidos impide el desarrollo de Cuba

Published

on

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, exigió a Joe Biden levantar el bloqueo económico impuesto a Cuba desde hace más de 60 años.

“El gobierno que represento llama respetuosamente al gobierno de Estados Unidos a levantar el bloqueo económico en contra Cuba, porque ningún Estado tiene derecho a someter a otro pueblo, a otro país”, declaró el fundador de Morena.

El ex jefe de gobierno de la Ciudad de México recordó lo que decía George Washington: “Las naciones no deben aprovecharse del infortunio de otros pueblos”.

Se ve mal que el gobierno de Estados Unidos utilice el bloqueo para impedir el bienestar del pueblo de Cuba, manifestó el ex presidente del PRD.

Lee: Más de 15 mil elementos de las Fuerzas Armadas desfilan para AMLO

El mandatario mexicano tuvo como invitado a Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, quien presenció el desfile de 15 mil integrantes de las Fuerzas Armadas de México.

“Si esta perversa estrategia lograse tener éxito se convertiría en un triunfo pírrico, vil y canallesco, en una mancha de que esas que no se borran ni con toda el agua de los océanos”, afirmó López Obrador.

El mejor entendimiento es el respeto mutuo y la libertad sin condiciones ni prepotencia, dijo durante los festejos del 211 aniversario de la Independencia de México.

“Todavía vive y desde esta plaza principal de México le enviamos un saludo al presidente Jimmy Carter, quien supo entenderse con el general Omar Torrijos para devolverle a Panamá el canal y su soberanía”, agregó López Obrador.

Lee: Las fiestas patrias dejan ventas de 9 mil mdp a los pequeños comercios: Concanaco Servytur

“Ojalá que el presidente Biden, quien posee suficiente sensibilidad política, actúe con esa grandeza y ponga fin, para siempre, a la política de agravios hacia Cuba”. 

El bloqueo económico a Cuba comenzó con la cancelación de la cuota azucarera cubana en el mercado estadounidense en junio de 1959. Y  se oficializó el 7 de febrero de 1962 con la aplicación de la Sección 620a de la Ley de Ayuda Extranjera, que estaba vigente desde septiembre de 1961, cuando el presidente John F. Kennedy, prohibió totalmente la importación de mercancías de origen cubano. Posteriormente, se fueron sumando otras prohibiciones al bloque económico.

En 1992, la Ley Torricelli codificó por primera vez las prohibiciones del bloqueo, haciéndolo extraterritorial, lo cual significa fijar sanciones a terceras naciones donde radiquen subsidiarias de empresas estadounidenses y a los barcos que comerciaban con Cuba. 

La Ley Helms-Burton lo recrudeció, internacionalizó y afianzó en 1996. Con posterioridad, otros actos legislativos como las leyes de presupuesto federal y la Ley de Reforma de las Sanciones Comerciales y Ampliación de las Exportaciones del año 2000, incorporaron otras prohibiciones, como la denegación de financiamiento a las ventas de productos agrícolas a Cuba y la prohibición del viaje de ciudadanos estadounidenses como turistas.

Durante el gobierno de Donald Trump se adoptaron, adicionalmente, otras 243 medidas del bloqueo económico en contra de Cuba.

Entre ellas; la eliminación de los viajes de los cruceros y de vuelos de aerolíneas estadounidenses a toda la Isla, exceptuando a La Habana; cancelación de los servicios consulares en Cuba y su ubicación en terceros países; impedimento de transacciones bancarias; limitación primero y cese después de las transferencias bancarias de ciudadanos (privados) y el cierre ulterior de las operaciones de la empresa Western Unión; las sanciones a empresas cubanas; la persecución de petroleras, aseguradoras, navieras e, incluso, tripulaciones que transportarán gas licuado o petróleo a la Isla.

“En la búsqueda de la reconciliación también debe ayudar la comunidad cubano y  estadounidense, haciendo a un lado los intereses electorales o partidistas. Hay que dejar atrás resentimientos, entender las nuevas circunstancias y buscar la reconciliación”, apuntó López Obrador.

“Es tiempo de la hermandad y no de la confrontación, como lo señalaba José Martí. El choque puede evitarse con el exquisito tacto político que viene de la majestad, del desinterés y de la soberanía del amor”, concluyó AMLO.