:)

Negocios

La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica de AMLO “apaga” los empleos

El sector eólico genera dos mil 700 empleos en Tamaulipas y casi 47 mil en el país

Published

on

Foto: José Luis Tapia

TAMPICO, Tamaulipas. La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) presentada en marzo por el presidente Andrés Manuel López Obrador busca modificar el esquema legal para la generación de la energía eléctrica, transformando el modelo vigente para darle preponderancia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Sin embargo, no toma en cuenta el severo impacto que tendrá sobre los empleos que genera la industria eólica y solar en entidades como Tamaulipas, uno de los más grandes generadores de energías limpias en el país.

La iniciativa pretende terminar con el mecanismo de despacho de energía de las centrales eléctricas que funcionan de forma independiente para dar prioridad a las plantas de las CFE, eliminando la obligación de despachar primero la energía más barata para dar prioridad a las centrales generadoras de la Comisión.

Lee: AMLO descarta apagones en el verano por una poca capacidad para atender la demanda eléctrica

De esta forma, primero serán las hidroeléctricas, en segundo las demás centrales de la CFE, en tercer lugar la energía solar y eólica de particulares, para finalmente dar paso a las centrales de ciclo combinado que operan a partir de gas y de vapor.

“Debido a que las centrales hidroeléctricas no satisfacen la demanda del país las beneficiadas serán las plantas más contaminantes de las CFE que generan energía a partir de combustóleo y carbón, y que tienen costos más elevados que las demás, dijo Valeria Vázquez, socia líder de la industria de energía de Deloitte Legal.

En un análisis, explicó que lo anterior implica consecuencias económicas y ambientales a nivel local y global, por lo que las principales perdedoras de esta propuesta son las centrales de energías renovables y limpias”.

En Tamaulipas operan 13 parques eólicos que generan mil 710 Megawatts de energía limpia; a la fecha se han invertido tres mil millones de dólares en parques eólicos y plantas de fabricación; y la industria genera dos mil 700 empleos directos que corren el riesgo de verse afectados con los cambios que se promueven en la legislación.

Pero también hay riesgo en las inversiones que se aplican en dos parques eólicos que se construyen en San Carlos y Delaro en Reynosa.

A nivel nacional, el daño alcanzará a 47 mil empleos de la industria, la inversión de 28 mil millones de dólares y 17 mil megawatts de capacidad de generación eléctrica, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee).

Por el momento, la entrada en vigor de dicha ley está detenida por la ola de amparos, pues la Amdee contabiliza 400 amparos interpuestos en México, recientemente el primer Tribunal Colegiado Especializado en Competencia Económica declaró improcedente una suspensión a la reforma de la LIE.

Lee: México requiere invertir en plantas eléctricas para evitar próximos apagones: Schneider Electric

Deloitte expuso que en este momento la CFE está obligada a comprar electricidad a través de subastas para elegir el precio más barato y ahora pretenden quitar esa obligación con las modificaciones a la ley.

Con ello podría optarse por la electricidad de cualquier planta fuente de acuerdo con el nivel de prioridad del gobierno y sin hacer subastas, lo que también puede afectar al bolsillo de los usuarios finales.

 “Esta iniciativa da opción a revocar permisos que se habían dado bajo la anterior ley a pequeños generadores de autoabastecimiento o cogeneración, los cuales han funcionado como una alternativa para cubrir las necesidades propias de generación de energía, esos permisos pueden ser revocados por una revisión de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), lo cual pone en una situación de inseguridad jurídica a todas las empresas que funcionaban con ese esquema”, apuntó.

Detalló que hay dos implicaciones para el sector privado, uno es darle prioridad a la CFE en el Sistema Eléctrico Nacional, lo que afectará las empresas que ya invirtieron en la generación de energías limpias mediante parques eólicos y solares.

Esas empresas ya no tendrán incentivos para seguir creciendo o traer inversiones a México, que tiene una riqueza sobresaliente de recursos solares y eólicos con factores meteorológicos como nubosidad, viento y radiación solar muy predecible, lo que hace que las inversiones en la materia sean muy firmes, sin embargo con esta reforma lo que se busca hacer es que este tipo de inversiones dejen de ser atractivas.

Torres de energía eléctrica
Torres de energía eléctrica

Otro impacto es que a los grandes consumidores de electricidad, al eliminar el esquema de despacho económico el servicio de electricidad puede encarecerse y para los pequeños consumidores de suministro básico, la ausencia de subastas para la compra de energía también subirá el costo del servicio.

Se estima que haya un impacto en el suministro de energía eléctrica, ya que toda la industria eléctrica tiene una correlación con la industria de los combustibles, porque para producir electricidad necesitan combustible.

Entre 70 y 80 por ciento del costo de la electricidad tiene que ver con cuál combustible se utiliza para su generación, ese combustible puede ser combustóleo, diésel, o gas natural, que son los principales que hay en México, pero se puede también tener orígenes limpios, como la luz solar y la energía nuclear.

“El problema es que solo se usa combustóleo y diésel, mientras que se podría tener grandes reservas de gas natural que se encuentran bajo tierra y no han sido procesadas, por lo tanto tenemos que importarlo, mientras sigamos dependiendo del combustible estadounidense existirá el riesgo de que se presenten cortes en el suministro y se tengan apagones como lo que ocurrió a principios del 2021 cuando se congelaron los ductos que abastecían desde Texas”, abundó.

Los argumentos a favor de esta reforma en el sistema eléctrico señalan que hay un desorden en el sector eléctrico nacional debido a los permisos que fueron otorgadas en el sexenio pasado.

Sin embargo, estos permisos operan bajo una regulación de la Comisión Reguladora de Energía y deben ordenarse, precisamente obligándoles a cumplir con determinada regulación bajo los permisos que se les dieron.

Otros de los motivos que se exponen es que con esta reforma el estado pretende recuperar la rectoría sobre la generación de la energía eléctrica regresando a la CFE las facultades y dándole prioridad en el despacho de energía.

Teresa Macías | El Sol de Tampico