:)

Seguridad

Por violencia en Michoacán, custodios piden regresar a Puente Grande, Jalisco

Son más de 200 personas las que trasladaron de Puente Grande al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 17

Published

on

Foto. Antonio Miramontes

GUADALAJARA, Jalisco. Custodios y personal del reclusorio número 2 de Alta Seguridad en Puente Grande que fueron enviados al penal de Buenavista, en Michoacán, solicitaron la intervención del gobernador Enrique Alfaro Ramírez, para que sean regresados.

Ante los eventos violentos suscitados entre los grupos de la delincuencia en esa comunidad michoacana, los custodios y trabajadores del Centro Penitenciario de Alta Seguridad enviados al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 17 piden que los regresen, pues ese penal es de baja seguridad pero con internos de alto peligro.

“Ahorita está el enfrentamiento de cárteles ahí y nadie los ha apoyado, tenemos a compañeros que están en Buenavista que están resguardados en el penal porque se suscitó la balacera en la zona de Apatzingan, tienen rodeados los caminos, nadie puede entrar o salir, las balaceras están al por mayor y queremos ver si por medio del gobernador nos los pueden traer a Guadalajara”, señaló Salvador Villalobos.

Lee: Los policías y personal de penales y fiscalías deben contar con un seguro de gastos médicos: PRD

Son más de 200 personas a las que trasladaron de Puente Grande a ese penal en Michoacán para laborar y “tenemos desde el sábado de la semana pasada que están perpetrados todos allá y nos llegó un comunicado de que los grupos de delincuentes están sacando a toda la gente de su casa y los asesinan, entonces hay pánico” en toda la comunidad.

Son aproximadamente de 200 a 300 personas que “trabajábamos aquí en Puente Grande y nos llevaron para allá donde no tenemos nada de resguardo, allá se suscitan las balaceras a cada rato, tenemos comunicación con los compañeros a través de los chats del celular, pero en dado caso que dejen la comunicación, ya que Buenavista es el que se da la comunicación y si les llegan a quitar la luz, los perdemos y ese es el pendiente que tenemos”.

Además, abundó, todos los internos de ese penal son considerados como de alto peligro, pero el problema es que ese “centro de readaptación no es apto para eso, es de baja seguridad y no tiene bardas perimetrales, son alambrados solamente, ahí no sirve para nada y lo que quieren los grupos de delincuentes es sacar a los que están ahí adentro”.

Víctor Ramírez | El Occidental