:)

Guanajuato

La Arrocera del Bajío es clausurada por contaminar en Cortazar

Fueron suspendidas áreas de trasvase y secado, mientras se busca convenio para mejorar condiciones ambientales

Published

on

Foto: Vicente Ruiz

CORTAZAR, Guanajuato. La empresa Arrocera del Bajío y representantes de las áreas Jurídica y Derechos Humanos y la de Medio Ambiente del municipio se reunieron con representantes legales de la firma que ofrece 130 empleos directos y 70 indirectos, a fin de negociar la apertura de la empresa.

Se busca generar un convenio de compromiso para mejorar las condiciones ambientales, como seguimiento a la clausura parcial temporal de las áreas de trasvase y secado por parte de la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial del Estado de Guanajuato (PAOT).

En la reunión, la secretaria del Ayuntamiento, Ángela Gloria Rodríguez, indicó que antes de esta clausura ya trabajaba con la empresa para mejorar sus condiciones, buscando evitar la clausura total.

Lee: Descartan contaminación de cruceros en la bahía de La Paz

“Si bien han tenido algunos problemas la arrocera, sí han tenido acercamiento con nosotros para tratarlo en estos meses, desde mayo hemos tenido acercamientos para llegar a un acuerdo y tratar de corregir la problemática que existe”, mencionó.

Incluso, abundó, ahorita estamos precisamente finiquitando este convenio que beneficiará a los cortazarenses porque ya no vamos a tener la problemática de las partículas y porque no se cerraría la empresa, porque se perjudicaría a los trabajadores.

Dentro de las cláusulas que se manejarán, Fernando Obregón, representante de la empresa, informó que se reforestará un área dentro del municipio con 150 ejemplares de dos metros.

También se instalarán árboles dentro de la empresa arrocera para que sirvan como cortina y evitar que se dispersen las partículas que se generan en el proceso productivo, así como la colocación una malla ciclónica con cintilla y equipo para evitar en lo más posible la dispersión de partículas.

La titular de Medio Ambiente, Graciela Arriaga, propuso a los presentes plantar jacaranda y alternar con especies endémicas, además de informar que la empresa ya trabaja en la instalación de árboles en el área natural protegida del Cerro de Culiacán.

Se espera que los sellos de clausura a la arrocera sean retirados la siguiente semana para permitir las labores normales de la plantilla.

De acuerdo a información de su página oficial de Facebook, ABSA nació en el estado de Veracruz en 1996 y se estableció en Cortazar un año después, dentro de una estrategia de comercialización tendiente a cubrir los estados del centro del país con diferentes puntos de venta y distribución.

Lee: Bachoco adeuda multas por contaminación en Celaya

La planta tiene una capacidad de producción de ocho mil toneladas mensuales para procesar el arroz con cáscara, envasarlo y comercializarlo entero, quebrado o pulido.

Sus principales puntos de venta y distribución están en los estados de Guanajuato, San Luis Potosí, Zacatecas, Michoacán, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Colima, Querétaro, Aguascalientes, Puebla, Veracruz, Morelos, Hidalgo, Estado de México y Ciudad de México.

ABSA se encontraba en las afueras de la ciudad y con el tiempo, al crecer la mancha urbana, se poblaron sus inmediaciones con las colonias Valle Hermoso y del Valle, cuyos vecinos se quejaron de las emisiones del polvo que genera la cáscara de arroz.

Vicente Ruiz | El Sol del Bajío

Seguir Leyendo
Publicidad