:)

Guanajuato

El Bachillerato de Villagrán (Guanajuato) regresa a clases con medidas contra el Covid-19

Los estudiantes regresaron a las aulas después de más de un año de confinamiento

Published

on

Foto: Cortesía

VILLAGRÁN, Guanajuato. Como parte del inicio de la prueba piloto de regreso a clases en el estado, el centro Sistema Avanzado de Bachillerato y Educación Superior (SABES) Cabecera Villagrán fue el primer plantel del subsistema en regresar a clases presenciales tras 14 meses de estudiar en casa.

La prueba piloto comenzó con la participación de 52 estudiantes, tres docentes, tres madres de familia y la jefa de centro, con un ingreso distribuido por grupos y de manera escalonada.

El uso de cubrebocas, toma de temperatura, gel antibacterial y sanitizante fueron fundamentales para el acceso a las instalaciones del Bachillerato.

Lee: Trabajamos por un regreso a clases seguro, escalonado y gradual: Claudia Pavlovich

El retorno a clases presenciales fue de manera voluntaria pero para poder participar en esta prueba piloto fue necesario que los padres de familia o alumnos con mayoría de edad llenaran el documento “manifestación de acuerdo de voluntades”, mismo que se registró en la plataforma de la Secretaría de Educación de Guanajuato en el apartado de las escuelas de pilotaje, para finalmente informar a los estudiantes que habían quedado dentro del proyecto.

La distribución del estudiantado se organizó en cuatro grupos, dos de segundo semestre, uno de cuarto y otro más de sexto, los cuales ingresaron en tres horarios diferentes, mientras que el segundo semestre ingresó primero, seguido por los de sexto y finalizando con los de cuarto.

“La prueba piloto de regreso a clases me parece magnífica, estoy muy emocionada de volver a las aulas y ver a mis alumnos. Yo creo que la prueba piloto es sin duda un reto, tanto para los estudiantes como para los maestros. Confío en que las condiciones se darán para regresar pronto a clases”, expresó Serafina López Acosta, docente del SABES.

A su vez, Griselda Rodríguez Rangel, alumna de sexto semestre, se mostró segura y emocionada de volver a las aulas e invitó a sus demás compañeros a sumarse a estas actividades.

Por su parte, Verónica Zamora Montoya, jefa del centro, dio la bienvenida a cada uno de los grupos y supervisó en todo momento que se respetaran los protocolos de salud y seguridad para salvaguardar la integridad de los asistentes. Además, explicó que se retoman los planes académicos, sin dejar de lado la parte socioemocional de los alumnos.

Para el regreso a las aulas de manera presencial fue importante pasar por diferentes filtros, el primero de ellos en casa, donde los padres de familia verificaron que el alumno no contará con síntomas de resfriado para poder acudir al bachillerato sin problema alguno.

El segundo fue en el acceso a las instalaciones de la escuela con la toma de temperatura, registro de bitácora de acceso, gel antibacterial y sanitizante, en tanto que los estudiantes respetaron la señalética en el piso para el ingreso a las aulas.

Lee: El regreso a clases está a la vista con la llegada de la vacuna contra el Covid-19 a Sonora

En el salón de clases se aplica el tercero filtro, cuando los alumnos pasan sobre el tapete sanitizante y usan gel antibacterial del despachador; los lugares se encontraban delimitados a manera de barrera física para cumplir con el distanciamiento de 1.5 metros, y el mobiliario se sanitiza cada 45 minutos para mayor seguridad de los estudiantes y docentes.

La prueba piloto de regreso a clases tuvo una duración de tres horas de actividades para cada semestre, combinando las clases de manera presencial y virtual, hasta concluir el 18 junio próximo.

Con el esfuerzo de docentes, estudiantes y padres de familia se pretende lograr muy buenos resultados en la prueba piloto para poder dar paso a un regreso seguro para el próximo semestre.