:)

Inclasificables

Sugieren a los campesinos mexicanos cambiar los herbicidas caros por la composta de lombriz

La composta, abonos naturales y el uso de excretas de animales son mucho más baratos porque sólo se aplican cada tres años

Published

on

Foto: David Bello

XALAPA, Veracruz. La composta de lombriz, las excretas de animales y los desechos de productos orgánicos representan una gran ventaja para los productores agrícolas, puesto que el glifosato vale entre 800 y mil pesos un litro y el bulto de urea unos 600 pesos porque no se produce en México, por lo que no hay nada mejor que utilizar los abonos naturales.

El representante de la Unión General de Obreros y Campesinos de México (Ugocem) Democrática, Israel Castillo Cano, señaló que para el combate de hierbas y maleza no hay nada mejor que el deshierbe manual.

¨Pero cuando son grandes extensiones no conviene porque se tendría que contratar a mucha gente, de ahí que se utilicen los herbicidas a pesar de que la tendencia en todo el mundo es dejar de usarlos debido a los problemas de enfermedad que que se han detectado”, señaló.

Lee: Empresa curtidora genera composta con desechos orgánicos en León

Detalló que las excretas de animales para abonar un terreno sólo se utilizan cada tres años, mientras que los herbicidas deben usarse en cada ciclo porque son principalmente para monocultivos, donde lo más importante es la cantidad de producto por hectárea que puede llegar hasta 14 toneladas por hectárea.

Aclaró que si el productor es de milpa, lo que más le conviene es hacer un cultivo tradicional como lo hacían los antepasados mesoamericanos que aprovechan el frijol, calabaza y el maíz, no conviene el uso de herbicidas ni fertilizantes sino abonos naturales y quitar la maleza con la mano pues así tendrá un mayor rendimiento y una tierra fértil sin contaminarla con agroquímicos.

Aconsejó cambiar los agroquímicos por fertilizantes naturales para combatir ciertos tipos de plagas o enfermedades, aunque para erradicar las malezas no hay trabajo mejor que las prácticas culturales para disminuir la cantidad de hierbas, pues entre menos se utilicen los agroquímicos se transita hacia una agronomía orgánica, donde el agricultor no será el único beneficiario sino el consumidor.

Subrayó que la composta, abonos naturales y el uso de excretas de animales son mucho más baratos que los agroquímicos, porque con los primeros sólo se tendrá que hacer cada tres años.

Lee: Muchos migrantes centroamericanos se labran la vida con Sembrando Vida

En tanto, abundó, los agroquímicos se tendrían que usar ciclo con ciclo, sin embargo los abonos naturales no son para cultivos extensivos, porque habría mayor incidencia de malezas, que en cultivos tradicionales se pueden atacar con labores culturales, como borrar el lomo del surco porque ahí crece mucha maleza.

Celia Gayosso | Diario de Xalapa