:)

Baja California

“Si quieres ser de los grandes tienes que batallar con los grandes”: Espectro Dos

Espectro vive en Texas y pronto regresará a Tijuana, cuando la lucha libre se reactive. Así vive su pasión

Published

on

Foto: Archivo

TIJUANA, Baja California. Para Carlos, entrar a la lucha libre fue una forma de ganarse la vida, pero llegar a esta ciudad, fue el escenario perfecto para ser un personaje exitoso, Espectro Dos.

El entonces joven Espectro Dos llegó de la Ciudad de México en 1997 a Tijuana, que ya era la plaza predilecta para los luchadores y ahí forjó una carrera exitosa que le permitió vivir cómodamente.

“Ya estaba fuerte la lucha libre”, recordó tras mencionar que “para eso ya estaban surgiendo nuevos talentos, empezaba Rey Misterio, Psicosis, Konnan, el talento de Tijuana empezaba a tomar forma”.

Lee: Sandboarding, un deporte extremo que gana terreno en Baja California

Médico asesino, Arandu, Black Tiger, Pandilleros, Thunderbird, Super Astro eran algunos talentos que surgieron, recuerda Espectro, quien admitió que esa porque “los tijuanenses eran los tijuaneses”.

Como foráneo, le costó tiempo y esfuerzo hacerse de un nombre y una carrera en Tijuana, pero los obstáculos no lo frenaron para que su personaje sobresaliera.  

“En esto de la lucha libre todo mundo se quiere ver, es como una guerra de egos: todo mundo se quiere ver mejor que el otro, entonces todos eran rivales difíciles. Si quieres ser de los grandes tienes que batallar con los grandes y derribarlos, para que resaltes”, expresó.

Carlos tiene una carrera de 33 años como luchador. Desde los 14 años se involucró en este deporte y tuvo el valor para subirse a un ring.

“Ya andaba haciendo maromas. Mi papá fue boxeador y me metió al box y kung fu, entonces ya tenía agilidad y peso”, contó.

Con físico fuerte, estatura de más de 1.80 y con entrenamiento previo en artes marciales, Espectro Dos estaba preparado para triunfar en las funciones de Tijuana.

Lee: Dan curso antirracista para los atletas brasileños que participarán en los Juegos Olímpicos

“Yo no era de Tijuana, vine de México y llegué a la lucha estelar. Eso era más fuerte en contra porque imagínate: ¿cuánta gente no había batallado por llegar a la lucha y llega un extraño y va a semifinal. Eso es algo que no les gustaba y cuando me tocaba enfrentarlos me querían ver”, señaló.

Era una lucha agresiva, porque la lucha de Tijuana se caracterizó en los años 90 por tener peleadores rudos y no tanto técnicos, recuerda.

“Ha habido diferentes generaciones, no voy a decir que hoy es menos, pero se van más a las acrobacias, a lo aéreo, ya no es tan fuerte”, dijo Espectro Dos, quien ahora vive en Texas, pero afirmó que regresará a Tijuana una vez que la lucha libre se reactive en la ciudad fronteriza, lugar en el que su carrera fue en ascenso y le dio un nombre.

“Voy a seguir en la lucha libre toda mi vida: Como entrenador, preparador, no sé, pero me veo siendo parte de la lucha”, anotó.

Con un personaje rudo, con un pantalón licra, descalzo y la máscara, hacen a un monstruo de ultratumba, que seguirá vivo por algunos años más.