:)

Baja California

Todos quieren ser promotores de box en Tijuana

El promotor puede narrar muchos sucesos gracias a su pasión al boxeo, deporte en el que estará involucrado “muchos años más”, dijo Guillermo Mayén

Published

on

Foto: Archivo

TIJUANA, Baja California. Mientras varios países combatían en la Segunda Guerra Mundial, en Tijuana se celebraban funciones de boxeo, recuerda Guillermo Mayén, un promotor que ha visto la evolución de este deporte y que sabe que en esta ciudad todos quieren impulsar talentos en este deporte.

“En el casino Aguacaliente había peleas por los turistas. Te estoy hablando de mil novecientos veintitantos”, contó.

Señaló que ene ese casino en Tijuana creado en 1927, se jugaban partidas de azar, se vendía alcohol a los estadunidenses y se organizaban los encuentros de box. 

Lee: Tijuana tiene los guantes bien puestos

“Se fue acercando con California para las funciones. Al principio traían peleadores de fuera, pero con el tiempo los peleadores de aquí (Tijuana) empezaron a crecer”, comentó.

Desde hace décadas, el boxeo tijuanense se mantiene en ascenso, con 18 campeones del mundo, incluyendo a dos mujeres en los últimos seis años: Kenia Enríquez (2014) y Brenda Flores (2018)… Esto genera que el interés crezca por parte de los promotores.

Por eso es que los extranjeros están atentos al talento que emana de Tijuana y si un boxeador tiene un récord ganador, quieren que compita en Estados Unidos.

Mayén indicó que “si sale un peleador nuevo, luego luego se lo quieren llevar al otro lado, ya sea con empresas grandes del otro lado”.

Al respecto, Carlos Labastida Fimbres, expresidente de la Comisión de Box en Tijuana, refirió que se puso un límite a la participación de extranjeros en las funciones en la ciudad, con el objetivo de que no se frenara el desarrollo del talento local.

“El promotor aquí (en Tijuana) tenía tendencia a traer muchos americanos (Estados Unidos), entonces ¿Qué pasaba? Que toda nuestra materia prima de peleadores se estaba dejando perder por dinero”, explicó.

Mencionó que las peleas arregladas por los promotores de boxeo es algo que sucedió en Tijuana. “Le llamaban boxeo de turismo, donde viene el americano, le paga a uno bien chafa a que se tire y eso empezó a quitar espacios a los locales”, apuntó.

Lee: Crisna Álvarez es la primera boxeadora mexicana en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021

Por ello, precisa Labastida Fimbres, es que se acordó que disputaran la pelea el mismo número de mexicanos y estadunidenses, “Si no, nada más somos trampolín de los americanos”.

En Tijuana se celebran en promedio 90 peleas cada año y por ello es una plaza atractiva para los promotores.  

Hijo de boxeador y sobrino del presidente del box amateur en Baja California, Guillermo Mayén se enamoró del boxeo, pasión que le llevó a estudiar este deporte y contar con un acervo de recuerdos físicos de las funciones (guantes, posters, carteleras, etc.).

Tras recordar que “lo llevaban a ver box desde chiquito”, destacó que por eso se dedica a ser promotor desde 1982, década en el que empezó la época dorada en Tijuana con boxeadores como Raúl “Jíbaro” Pérez y Juan “Dinamita” Estrada. 

Comentó que de la ciudad fronteriza han surgido campeones del mundo como Erik “Terrible” Morales y Jackie Nava, considerada la mejor boxeadora que ha dado México.

Y él es el encargado de crearles una imagen y poner a los talentos boxísticos en el foco internacional. “Tengo que buscar el ángulo. Si no anuncias no vendes”, comparte sobre la presentación que incluye los alias.

“A veces el que jala gente no va a ser campeón del mundo, su calidad no es tan buena o a veces traes un boxeador muy bueno, pero está en una división muy difícil”, admitió.

Tras asegurar que el trabajo de promotor se recuerda para bien o para mal, Mayén recordó que sólo tuvo un ídolo: Un boxeador carismático que llenaba el auditorio de Tijuana.

“El sueño de todo promotor es tener un campeón que sea taquillero y yo ya lo tuve. Yo tuve un peleador que subía como nadie: Como un danzante”. Se trata de Luis Ramón “Yori Boy” Campas, quien portaba un penacho y traje típico sonorense, “Yo lo inventé”, dijo con orgullo.

Para dar personalidad a este boxeador, Mayén tuvo un proceso de reflexión para crear la imagen. “Veo a unos danzantes y les digo que si lo acompañan a subir al ring y bailan con él y le alejan los malos espíritus”, contó.

Lee: En Tijuana nació la moda de los boxeadores

El promotor puede narrar muchos sucesos gracias a su pasión al boxeo, deporte en el que estará involucrado “muchos años más”, puntualizó.