:)

Negocios

La Chiapasteña rescata la producción de cacao en Tabasco y Chiapas

Luego de más de una década de intenso trabajo, campesinos revirtieron la devastación productiva y evitaron el exterminio del cacao almendra blanca en los estados de Tabasco y Chiapas, con la creación de la empresa La Chiapasteña.

Published

on

Luego de más de una década de intenso trabajo, campesinos revirtieron la devastación productiva y evitaron el exterminio del cacao almendra blanca en los estados de Tabasco y Chiapas, con la creación de la empresa La Chiapasteña.

Previo a la marca, los campesinos se dieron a la tarea de crear una Sociedad de Producción Rural “Productores y Transformadores de Cacao Zoque SPR” y con ello formar una verdadera cadena de valor.

De acuerdo con Carlos Sandoval Miranda, especialista en valuación rural, de 2003 a 2019 la cosecha nacional de cacao cayó de 50 mil toneladas a 28 mil 452 toneladas, 43 por ciento menos y colocó a México en el decimotercer lugar como productor mundial, donde ni siquiera alcanza 1.0 por ciento del cacao mundial.

El también agrónomo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) destacó que por ello, la reconversión productiva está en manos de los pequeños y medianos productores, quienes trabajan para revertir situaciones de pérdida de superficie establecida.

Lee: La vida de Macedonia Blas Flores inspira un documental de los pueblos originarios de Amealco

Opinó que la industria del chocolate fino se ha convertido en un sector muy dinámico en la producción y exportación, por lo cual es importante fomentar la producción doméstica de cacao, que es un insumo insustituible y que genera 2.5 empleos por cada hectárea de cacao fino que esté en producción.

Carlos Sandoval dirigió a un grupo de 100 productores ubicados en 24 comunidades de los municipios de Tacotalpa, en Tabasco y Pichucalco, en Chiapas, donde conforman una superficie global de 167 hectáreas con cacao almendra blanca, variedad de las que hace apenas 10 años estaba en peligro de extinción.

Sandoval Miranda, quien se ha enfocado al desarrollo de proyectos productivos con alto contenido social en el territorio nacional, relató que en los inicios del proyecto, en enero de 2012, en Tacotalpa, se dio a la tarea de visitar a jóvenes universitarios, comuneros y productores privados para proponerles se independizaran.

Refirió que en Pichucalco, un municipio que gozó de ser uno de los territorios más importantes en cacao y ganado hace 70 años, figuraba como uno de los mejores cacaos en México.

Sin embargo, apuntó, por la falta de integración de verdaderas cadenas de valor en los últimos 50 años, el municipio perdió la tradición productiva y con esto más de 14 mil hectáreas establecidas de cacao se transformaron a potreros donde sólo se trabaja la ganadería extensiva, con bajos rendimientos.

Explicó que el reto era lograr revertir la situación económica de los productores, cambiar de fondo y hacerles sentir que estaba en sus manos el ser un productor exitoso.

Asimismo, que con el esfuerzo de todo el grupo podrían producir y comercializar un cacao capaz de retomar la línea del éxito, volverse a posicionar en los mercados del mundo.

El también especialista en Revalorización del Territorio Rural destacó que actualmente los granos de cacao de estas dos regiones están en mercados de otros países donde reconocen la calidad.

Lee: La dramaturga yucateca Conchi León dice que el feminismo no es moda

Estas hectáreas no solo producen un gran cacao, también especias como la canela, la pimienta y vainilla; también han sido certificadas en producción orgánica por dos años de forma consecutiva, abundó.

Aunado a ello, la sociedad de productores iniciaron en 2018 actividades para lograr consolidar la transformación de cacao almendra blanca.

La marca registrada La Chiapasteña buscará posicionarse en lo local y de ahí brincar a otros lugares, incluso de talla internacional, de la cual los productores de Chiapas y Tabasco.

Una vez en total operación, la firma pretende la consolidación de más de 300 empleos en el campo y al menos 30 en la industria, además de las fuentes de trabajo indirectas que se generarán de proveedores asociados.