:)

Política

Héctor Astudillo y García Cabeza de Vaca, entre los gobernadores más despilfarradores, revela Imco

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), los gobernadores de extracciones priistas y panistas encabezan la lista de las administraciones estatales más despilfarradoras, entre ellas Guerrero y Tamaulipas, representadas por Héctor Astudillo y Francisco García Cabeza de Vaca, respectivamente.

Published

on

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), los gobernadores de extracciones priistas y panistas encabezan la lista de las administraciones estatales más despilfarradoras, entre ellas Guerrero y Tamaulipas, representadas por Héctor Astudillo y Francisco García Cabeza de Vaca, respectivamente.

En su informe “Gasto burocrático: aumentos y recortes”, señala que en 2019 el gobierno de Guerrero, que encabeza el priista Héctor Astudillo, no escatimó en recursos para ceremonias, congresos y exposiciones, pues gastó 53.8 millones de pesos cuando el Congreso local sólo le autorizó 57 mil pesos.

Tampoco se limitó en viajes y viáticos, dado que de los 40 millones que tenía presupuestados, devengó casi 373 millones de pesos.

En el norte, el gobernador panista de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, desembolsó 689 millones de pesos en publicidad oficial cuando sólo tenía aprobado un presupuesto de 4.8 millones (un incremento de más de 14 mil por ciento).

Lee: El desafuero a gobernador de Tamaulipas es electorero: Martín Orozco

Según el Imco, 20 gobiernos estatales gastaron más de lo que se comprometieron a erogar durante 2019 para realizar sus funciones administrativas, como pago de salarios, prestaciones, papelería, gasolina, viáticos, ceremonias, asesores y publicidad oficial, entre otros conceptos. En 13 de ellos el incremento fue superior a 10 por ciento.

La organización identifica cuatro deficiencias generalizadas en las finanzas de los estados: crecimiento injustificado de partidas del gasto administrativo, diferencias significativas entre los montos aprobados y ejercidos, sobreejercicios sistemáticos en el gasto burocrático y falta de contrapesos en el ejercicio de los recursos públicos estatales.

“A pesar de los discursos y de las buenas intenciones de los gobiernos estatales, éstos no necesariamente gastan como dicen que van a gastar. La falta de candados legales que acoten las modificaciones o adecuaciones presupuestarias, aunado a la falta de contrapesos por parte de los Congresos locales en el ejercicio de los recursos públicos, permite que los gobiernos estatales gasten de forma muy distinta a lo que fue inicialmente aprobado por sus legislaturas”, subraya.

De esta forma, precisa que entre el grupo que excedió su gasto burocrático en 2019, que fue el último año del estudio, hay gobernadores de todos los partidos: ocho del PRI, cinco del PAN, dos del PRD, dos de Morena, uno de Movimiento Ciudadano, uno del PES y el caso de Puebla, que ese año tuvo dos gobernadores emanados del PRI y Morena.

En el extremo, el gobierno de Oaxaca, que encabeza el priista Alejandro Murat, gastó 87.8 por ciento más de lo que tenía autorizado, pues en lugar de seis mil 670 millones de pesos aprobados terminó erogando 12 mil 528 millones.

A este mandatario estatal le siguió el Ejecutivo de Jalisco, que dirige Enrique Alfaro, de Movimiento Ciudadano, y aunque sólo tenía presupuestado 23 mil 950 millones de pesos, desembolsó finalmente 42 mil 223 millones.

Lee: Francisco Javier Cabeza de Vaca es un hipócrita y cínico: AMLO

También sobrepasaron su gasto los gobiernos de Nayarit, Morelos, Guerrero, Sinaloa, Michoacán, Tamaulipas, Baja California Sur, Quintana Roo, Sonora, Zacatecas, Hidalgo, Durango, Coahuila, Yucatán, Tabasco, Colima, Puebla y la Ciudad de México.

Al sumar el gasto burocrático de todas las entidades, las 32 administraciones estatales devengaron 687 mil 670 millones de pesos en rubros administrativos en 2019, 6.6 por ciento más que los 645 mil 377 millones aprobados por sus respectivos congresos.

El gasto administrativo, también llamado burocrático u operativo, se compone de los recursos que un gobierno destina a la compra de bienes y servicios que necesita para llevar a cabo sus funciones, divididos en servicios personales, materiales y suministros y servicios generales.

Los servicios personales son las remuneraciones al personal que labora en las dependencias gubernamentales como sus sueldos, honorarios, prestaciones, estímulos y seguridad social.

El concepto de materiales y suministros se refiere a todos los insumos que el gobierno requiere para desempeñar sus actividades administrativas, y al interior están las partidas como alimentos, materiales de limpieza, gasolina para vehículos, materiales de construcción, suministros médicos, papelería, uniformes, entre otros.

En cuanto a los servicios generales, éstos los comprenden desde el pago de servicios básicos (agua, luz, gas, internet, telefonía fija y celular) hasta los contratados para el desempeño de sus actividades como viáticos, publicidad oficial, ceremonias oficiales, entre otros.

Como propuestas para combatir la discrecionalidad con la que los estados manejan sus recursos, el Imco propone establecer controles a las modificaciones presupuestales de los poderes ejecutivos estatales que limiten el aumento desproporcionado de su gasto administrativo.

Además, considera necesaria una mayor participación de los congresos locales en la aprobación y la supervisión del ejercicio del gasto, para cumplir su función de contrapeso.