:)

Política

La Guardia Nacional y Ejército se despliegan para detener a los migrantes hondureños

Más de 6 mil migrantes hondureños han llegado a Guatemala y tratan de avanzar hacia México donde ya los espera el Ejército

Published

on

migrantes hondureños

TAPACHULA, Chiapas.- El Instituto Nacional de Migración, con apoyo de la Guardia Nacional y del Ejército Mexicano, han desplegado a sus elementos cerca de la frontera con Guatemala ante la posible llegada de una nueva caravana de migrantes hondureños en camino a Estados Unidos.

Los dispositivos de vigilancia se mantienen las 24 horas en Tabasco y Chiapas para detener a los migrantes que ingresen a México sin documentos.

Información preliminar señala que más de seis mil migrantes hondureños salieron a pie y han entrado en Guatemala para después dirigirse a nuestro país.

Lee: Guatemala exige una prueba negativa de Covid-19 a los migrantes para que ingresen a su territorio

Reportes sin confirmar señalan que en Guatemala los centroamericanos se negaron a presentar documentos y la prueba negativa de Covid-19.

Entre los ciudadanos que residen en la zona fronteriza hay diversidad de opiniones ya que algunos exigen respeto a los derechos humanos de los migrantes mientras otros piden que se les niegue la entrada.

De acuerdo con la ley, el ciudadano extranjero o residente de los países vecinos puede cruzar la frontera cuantas veces lo desee sin que su permanencia exceda de siete días y no se le autoriza a trabajar en México.

En redes sociales se expresaron estas posiciones. Chris Coronel señaló: “El ejército debe repeler con la fuerza esta amenaza a la seguridad y salud de los mexicanos, es su obligación. Si no respetan las leyes, menos respetarán los protocolos sanitarios”.

Abraham Hernández, por su parte, señaló: “ojalá que a su llegada a la frontera con México, la Guardia Nacional y personal del INM hayan sido capacitados con perspectiva de derechos humanos; las personas migrantes tienen derechos reconocidos en distintas normas jurídicas que las autoridades mexicanas están obligadas a reconocer y respetar”.

Allan García, un indocumentado de nacionalidad hondureña, dijo: “El único delito es que somos ilegales, pero somos humanos, igual que vos que está leyendo; dedicado a todos los que emigramos para seguir adelante y sacar a la familia adelante. Luchamos por nuestros hijos…