:)

Inteligencia Artificial

Las guayabanas son arte manual veracruzano que viajan hasta Japón

La creadora de las Guayabanas, María del Rocío Serrano López está feliz de que su trabajo viaje hasta el otro lado del mundo para vestir a sus clientes

Published

on

Se tarda hasta un mes es terminar de trabajar 30 camisas. / Foto: Guadalupe Castillo

CÓRDOBA, Veracruz. Lo que bien se aprende no se olvida y ese refrán lo emplea María del Rocío Serrano López: Ella es microempresaria del sector textil y desde niña recuerda verse envuelta en lino, algodón, hilos de colores y guayaberas, ahora hizo su sueño realidad y crea las guayabanas, una combinación de la ropa típica de Yucatán y camisas.

Desde niña, su infancia fue en Ciudad Serdán, Puebla, donde sus padres Sergio y Teresa tenían su negocio de confección de camisas ya que su padre era sastre, “recuerdo que llegaba al taller y solo veía a mi padre trabajar, yo quería saber y le preguntaba a la empleadas como hacían cada cosa, así fui creciendo”, comparte.

Con el paso de los años, María del Rocío tomó la decisión de estudiar la carreta técnica de Industria del Vestido y conforme pasó el tiempo ella culminó sus estudios y tomó las riendas del negocio familiar, ahora tiene 22 años en el mercado y sus creaciones llegan hasta la región, específicamente al Tianguis de Fortin Siglo XXI.

Lee: Diseñadora veracruzana usa cempasúchil, helechos y bugambilias para pintar vestidos

Su negocio que lleva el nombre combinado de sus padres, se dedica a la realización de las Guayabanas, una combinación de guayaberas con camisas, pues expresó que el estilo fresco y tradicional de estas puede quedar bien con un pantalón de vestir, de mezclilla e inclusive una bermuda.

Cuestionada sobre la realización de las Guayabanas explicó que de un corte se hacen 60 camisas de cada modelo y el alforzado se hace línea por línea a mano, por lo que se tarda aproximadamente un mes en sacar por completo 30 camisas.

 “Se puede decir que es un arte hacer estas camisas porque hacemos calidad y no cantidad, es poco lo que traemos a la región, pero la camisas es laboriosa, no somos como una maquila”, explicó la microempresaria.

Teniendo un poco de ayuda mecánica poco a poco su negocio creció, hasta que la pandemia de Covid-19 afectó su situación económica y laboral, detrás de su microempresa hay familias y mujeres madres solteras que dependen y para no quedarse sin empleo se tuvo que recortar el sueldo así como otros gastos.

Incluso, María del Rocío tuvo que entrar al mundo de la confección de cubrebocas, pues las camisas no estaban siendo vendidas, no había negocio y aunque entró en el mundo de los envíos a otros lados del estado e inclusive de la República Mexicana, no era suficiente.

“Ahorita como está el rebrote del virus empezó a afectarnos, mis ventas bajaron, si una camisa la vendo en 350 pesos un cubrebocas en 20, esa es la diferencia, me costó trabajo acoplar mis gastos con un costo mucho menor”, recalcó.

Recordó que en el 2019, llegaron a vender dentro del Tianguis Siglo XXI de Fortín al menos 500 camisas de noviembre a diciembre, sin embargo en esta ocasión sí fueron 150 es demasiado.

Lee: Historias del sur de Sinaloa: Los vestidos de la Virgen del Rosario son una reliquia preciada

Las Guayabanas tienen estilos diferentes pero cada uno va con el tipo de tela que corresponde ya sea lino o algodón, así también, los bordados especiales como los entretejidos de colores o uno solo son hechos 100 por ciento a mano mujeres oaxaqueñas quienes tardan aproximadamente un  mes en hacer dos tiras que adornan de una a dos Guayabanas.

“La camisa artesanal me costó trabajo porque el hablar con las artesanas para que las hicieran a mi gusto, pero nosotros viajamos a Oaxaca, ellas me ponen los diseños, los escojo, los traigo al taller y los incrusto”, detalla.

Desde la talla 0 hasta la 52, realizando modelos especiales, cuello de un color diferente al resto de la camisa entre otras peticiones, esta mujer ha realizado los sueños de sus clientes e inclusive a vestido a padres e hijos con el mismo diseño.

Tiene conocimiento que sus camisas circulan en lugares como Campeche, Yucatán, Cancún, Coatzacoalcos e inclusive en Japón, pues una clienta le pidió para enviarle a su hijo que allá radica “me quedé admirada, mis camisas viajan, vienen la compran para el hijo o sobrino que está fuera del país y la envían”.

Actualmente, la microempresa de María Luisa está viéndose afectada, sin embargo eso no hace que su ánimo decaiga pues sabe que vendrán tiempos mejores y que para todos sale el sol, sabe que sus diseños y el trabajo que ella, su familia y trabajadores ponen vale la pena y por eso que cada miércoles de Tianguis se puede ver su puesto con las camisas en los maniquíes luciendo la tela, los colores y el diseño.

¿Quieres adquirir una?, puedes contactar vía WhatsApp al 245-103-28-39.

Guadalupe Castillo |Organización Editorial Mexicana