:)

El Extranjero

William J. Burns es el nuevo jefe de la CIA designado por Joe Biden

William J. Burns posee el rango más alto en el servicio, embajador de carrera y ha trabajado con administraciones tanto republicanas como demócratas de EU

Published

on

La CIA es uno de los órganos de seguridad más importante para EU. / Foto: Cobertura 360

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden anunció que eligió al diplomático de carrera William J. Burns como director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), uno de los órganos de seguridad más importante para esa potencia mundial, que atraviesa por una grave crisis política.

Junto con Avril Haines, elegida como coordinadora de inteligencia nacional, este antiguo diplomático de carrera de 64 años, que ha servido en todas las presidencias tanto demócratas como republicanas, tendrá la complicada tarea de pasar página de la administración de Donald Trump.

El mandatario saliente despreció, e incluso contradijo, constantemente a sus agencias de inteligencia, negando o minimizando, por ejemplo, la injerencia rusa en las elecciones de 2016, con las que accedió a la Casa Blanca. También fue acusado de querer politizar estas instituciones poniendo a sus fieles a la cabeza. 

Lee: La irrupción de seguidores de Donald Trump en el Capitolio es un golpe de Estado

Burns “es un profesional consumado e íntegro que aportará los hechos y la independencia que exige nuestra seguridad nacional”, señaló el equipo de transición de Biden. 

Destacan que el diplomático “tiene la experiencia y la habilidad para organizar esfuerzos en todo el gobierno y en todo el mundo para garantizar que la CIA esté en condiciones de proteger al pueblo estadounidense”.

Nació el 4 de abril de 1956 en Fort Bragg (Carolina del Norte). En 1978 se licenció en historia en la Universidad de La Salle y en 1981 obtuvo una maestría y un doctorado en relaciones internacionales de la Universidad de Oxford. Además de inglés, habla también ruso, árabe y francés.

El funcionario, que se mostró crítico con la política exterior del Presidente saliente, sirvió en el Servicio Exterior de EU durante 33 años antes de retirarse en 2014 y posee el rango más alto en el servicio, embajador de carrera. 

También ocupó varios puestos de seguridad nacional en cinco administraciones presidenciales demócratas y republicanas. En particular, Burns se desempeñó como embajador de EU en Jordania de 1998 a 2001 y como subsecretario de Estado para Asuntos de Oriente Próximo entre 2001 y 2005. 

Posteriormente, sirvió como embajador en Rusia de 2005 a 2008, antes de ocupar el cargo de subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de 2008 a 2011. Entre los años 2011 y 2014 fue el subsecretario de Estado. 

Desde 2015, Burns es el presidente de Carnegie Endowment for International Peace, el ‘think tank’ en asuntos internacionales más antiguo de Estados Unidos.

El diplomático recibió tres premios presidenciales por servicios distinguidos y los más altos honores civiles del Pentágono y la comunidad de Inteligencia estadounidense. 

Lee: Joe Biden apoyará al desarrollo y a frenar la migración de los países de Centroamérica: AMLO

Después de retirarse del Servicio Exterior, Burns escribió el libro ‘The Back Channel: A Memoir of American Diplomacy and the Case for Its Renewal’ (‘Canal de retorno: una memoria de la diplomacia estadounidense y el caso para su renovación’), que describe varios eventos con los que estuvo directamente relacionado como diplomático, como la disolución de Yugoslavia y la expansión de la OTAN.

En caso de ser confirmado por el Senado, William Burns se convertirá en el primer diplomático de carrera al frente de la CIA, la poderosa agencia de contraespionaje estadounidense con 21 mil empleados. No es ni un político, ni un militar, ni un miembro de la élite de la inteligencia, como la mayoría de sus predecesores.

Burns debe suceder a Gina Haspel, directora de la CIA desde 2018, sustituta a su vez de Mike Pompeo, uno de los mayores fieles a Trump, cuando el presidente republicano le nombró secretario de Estado.

Burns es el segundo vicesecretario de Estado del expresidente demócrata Barack Obama (2009-2017) que se integra en el equipo de seguridad nacional de Joe Biden, después de Antony Blinken, quien se pondrá al frente de la diplomacia estadounidense. El nombre de Burns ya se barajó como posible secretario de Estado de la nueva administración, dada su gran experiencia con Irán. 

Durante la presidencia de Obama, estuvo implicado en las negociaciones secretas realizadas en 2011 y 2012 en Omán con este país enemigo, pese a la ausencia de relaciones diplomáticas con EU.

Estos diálogos abrieron el camino para los oficiales establecidos después entre Teherán y las grandes potencias (Estados Unidos, China, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido), que desembocaron en el acuerdo de 2015 con el que se pretendía evitar que la República Islámica se dotara de un arma nuclear.

Trump abandonó el pacto en 2018, por juzgarlo insuficiente, y restableció y endureció más tarde las sanciones estadounidenses contra Irán. Biden se ha comprometido a regresar al acuerdo y levantar las sanciones, a condición de que Teherán vuelva a aplicar restricciones a su programa nuclear, del que comenzó a alejarse en represalia a la “presión máxima” ejercida por Washington.