:)

Inteligencia Artificial

Premian a maestra por un método para enseñar a rarámuris

Autoridades premiaron a la maestra Aída Holguín, quien diseñó un método para que sus alumnos rarámuris no se atrasaran en sus clases

Published

on

Maestra enseña a rarámuris

CUAUTÉMOC, Chihuahua. En su auto, la maestra Aída Lissete Holguín González llevó la ciencia hasta sus estudiantes, rarámuris alejados de las aulas a causa de la epidemia de Covid-19 pero que se beneficiaron del programa “La ciencia no es ciencia sin experimentar”, creado por la profesora para enseñar biología, física y química en forma práctica.

El proyecto fue reconocido con el primer lugar en el concurso nacional “Prácticas educativas innovadoras frente al Covid-19”.

La maestra enseña ciencias desde hace 10 años en la Secundaria Técnica 85 a la que acuden principalmente alumnos de comunidades rarámuris.

Lee: Guanajuato estudia regresar a clases presenciales en enero

Imparte Biología a primer grado, Física a segundo y Química a tercero a chicos que viven en la zona serrana del estado y que se alojan durante el curso en el albergue ubicado en Norogáchi.

Cuando los estudiantes se fueron a casa por la pandemia comenzó a notar que los cuadernillos que emitió la Secretaría de Educación regresaban sin anotaciones ni tareas. La maestra se preocupó mucho y al ser una apasionada de la ciencia que gusta de hacer su clase práctica, decidió que debía hacer algo por sus estudiantes rarámuris.

“Yo me gradué con mención honorífica de la Normal , precisamente mi documento tiene la leyenda La ciencia no es ciencia sin experimentar, así que me decidí que no podía quedarme así y tomé mi laboratorio ambulante y me fui a buscar a mis alumnos”, explica.

A bordo de su vehículo particular cargó con el microscopio, compró un lente especial que convierte su celular en un instrumento científico que amplifica imágenes, tomó materiales y emprendió un recorrido por las comunidades.

“A los más pequeños les dan miedo los aparatos, pero los de segundo y tercero se ponían muy contentos, porque saben que me gusta mucho hacer experimentos”, platica la maestra, quien considera que el lado positivo de la situación, fue que sus alumnos comenzaron a responder los cuadernillos.

“Hemos tenido más acercamiento, el llegar a sus casas, son muy hospitalarios y se sienten queridos, saben que me importan y ponen más atención a su educación”, explica.

Experimentos simples y hasta un alambique, fueron elaborados este ciclo por los ávidos estudiantes de la maestra Aída, que quizá enfrentaron un año académico diferente, pero con el apoyo decidido y su sed de conocimiento, lograron un excelente resultado.

Su modo de trabajo pronto se dio a conocer y le invitaron a participar en el concurso nacional Prácticas educativas innovadoras frente al Covid-19, en el que participaron 323 docentes y se premiaron siete prácticas en cuatro categorías y se otorgaron 2 menciones honoríficas.

La convocatoria fue emitida por CLASE, Coppel, Fondo Unido- United Way México, Fundación Alejo Peralta, Fundación Compartamos, Fundación FEMSA, Fundación Televisa, Promotora Social México y el Tecnológico de Monterrey.

“Nuestros estudiantes están deseosos de aprender cosas nuevas cada día, aprendizajes que les sean útiles en la vida diaria”, afirma la profesora.

Su ejemplo es inspirador pues nada la detuvo para llevar el conocimiento hasta sus estudiantes y mostró que su vocación es auténtica en un momento en el que la humanidad la necesita más que nunca.

Edna Martínez | El Heraldo de Chihuahua