:)

El Extranjero

Crece la lucha política en medio de la pandemia de Covid-19 en El Salvador

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele no tiene el respaldo del Congreso que ha aprobado diversas iniciativas

Published

on

Habrá elecciones en febrero del 2021.

En medio un fuerte debate entre el gobierno de Nayib Bukele que apuesta por los confinamientos contra el Congreso y la Corte Suprema de Justicia que apuestan por evitarlos, el número de decesos a causa del coronavirus o Covid-19 en El Salvador, se elevó a mil 111 con la muerte de cuatro personas más, según las estadísticas oficiales actualizadas.

El trasfondo de toda esta lucha política es por el triunfo de los comicios de febrero de 2021.El mandatario de El Salvador que no tiene poder ni respaldo en el Congreso ha luchado, casi desde el primer día que llegó a la Presidencia, contra los partidos tradicionalistas.

El Salvador renovará en 2021 los 84 diputados de la Asamblea Legislativa y los Gobiernos de los 262 municipios y se espera que el partido fundado por un movimiento de Bukele y dirigido por un primo suyo sea el partido más votado.

Lee: La vacuna de Covid-19 para los salvadoreños será gratuita: Nayib Bukele

Mientras, el gobierno busca soluciones sanitaria, el Congreso por su parte decreta partidas sin consultar al equipo de Bukele, de hecho, el pasado martes el Presidente anunció que su gobierno firmó un acuerdo con la farmacéutica AstraZeneca para el suministro de 2 millones de dosis de una vacuna contra el Covid-19 a partir del primer semestre de 2021.

El Ministerio de Salud (Minsal) informó de que los nuevas muertes corresponden a dos hombres, uno de ellos de entre 50 y 60 años y el otro entre 70 y 80 años. Las otras dos víctimas son dos mujeres de los grupos etarios de entre 60 y 70 años, y entre los 70 y 80 años, según la información de dicha cartera de Estado.

Por otra parte, el sitio oficial covid19.gob.sv del Minsal no registra desde el jueves nuevos contagios diarios, por lo que la cifra de positivos se encuentra en 38 mil 405 casos. De los 38 mil 405 contagios, 2 milo 216 casos están activos y 35 mil 78 salvadoreños han sido dados de alta, detalla la fuente.

El mayor número de contagios se registra el grupo etario de entre los 20 y los 39 años con un total de 16 mil 096 casos, le sigue el grupo de 40 a 59 años con 15 mil 2 contagios, y luego la categoría de 60 a 79 años con 4 mil 834, según las estadísticas gubernamentales.

El municipio de San Salvador sigue siendo el epicentro de la pandemia con 4 mil 547 casos, seguido por las localidades de Soyapango y Mejicanos con 2 mil 974 y mil 326 positivos, respectivamente.

En lo que va de la pandemia, diversos sectores han cuestionado las estadísticas proporcionadas por el Ejecutivo y, por ejemplo, en el caso de las muertes por Covid-19 se registra, según las alcaldías, un número superior al oficial.

El Gobierno salvadoreño no hace públicos los registros sobre las muertes con sospecha de coronavirus o con neumonía atípica.

A mediados de octubre, el ministro de Salud, Francisco Alabi, indicó en una conferencia de prensa que las cifras de fallecidos por el Covid que maneja el Gobierno se amparan en las pruebas de laboratorio.

Lee: El Salvador registra un descenso en los casos de Covid-19: Nayib Bukele

Por otra parte, Alabi defendió la decisión de poner bajo reserva durante dos años la información relacionada a las pruebas del coronavirus.

El otro pleito

Con los votos de los partidos opositores, la Asamblea Legislativa de El Salvador reformó un decreto legislativo para entregar recursos a las 262 alcaldías del país, pagar pensiones a los veteranos de guerra y asignar fondos para concluir las obras que desarrolla el Convenio del Reto del Milenio.

Sin embargo, el presidente Bukele rechazó la decisión de los diputados y adelantó que vetará el decreto porque “es inconstitucional, ya que la Asamblea Legislativa no tiene facultad para asignar fondos sin el aval de Hacienda”.

Bukele, que reaccionó en su cuenta oficial de Twitter, agregó: “Además este decreto legislativo no será ley hasta que tenga la firma del Presidente, cosa que no tendrá, ya que no solo es IMPOSIBLE DE EJECUTAR, sino que además es evidentemente inconstitucional”.

Un decreto previo que fue aprobado en mayo contemplaba mil millones de dólares en emisión de bonos, de los cuales 600 millones son para ayudar a los microempresarios afectados por la pandemia del coronavirus para reactivar sus empresas y 400 millones para gasto corriente del gobierno.

Con la reforma, los diputados asignan 288.2 millones de dólares para las 262 alcaldías, en su gran mayoría gobernados por los partidos de oposición. Se destinaron 50 millones para concluir las obras de FOMILENIO II, un programa destinado a mejorar el clima de inversiones para el crecimiento económico y reducción de la pobreza, 16 millones para pagar pensiones a los veteranos de guerra y 45.8 millones para pago a proveedores del sector privado.

La Corporación Reto del Milenio advirtió que, si no se aprobaban los fondos, “FOMILENIO II se verá obligado a cancelar los contratos de al menos cinco obras emblemáticas, las cuales quedarían inconclusas” con el agravante que, en vez de gozar nuevamente del prestigio de terminar con éxito un segundo convenio, El Salvador pasaría a la lista de países que no pueden honrar sus compromisos, aún en programas bilaterales de cooperación.

El programa FOMILENIO II, es financiado con 277 millones de dólares donados por la Corporación Reto del Milenio (MCC) de Estados Unidos y un aporte total de 88.2 millones del gobierno salvadoreño. Inició en septiembre de 2015 y estaba programado para finalizar el 9 de septiembre de 2020, pero se prorrogó por la pandemia. Al 30 de junio de 2020, se había desembolsado el 72 por ciento de los fondos de MCC, pero faltaba el último aporte de El Salvador.